La Unión Europea y el escándalo de la financiación de la ILGA

ForumLibertas se ha ocupado de informar sobre los mecanismos de financiación de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) p…

Forum Libertas

ForumLibertas se ha ocupado de informar sobre los mecanismos de financiación de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) por lo que se refiere al marco Europeo. Es un hecho evidente que el 70% de sus ingresos corren a cargo, en primer término y de manera muy destacada, de la propia Unión Europea y a continuación del gobierno Holandés. El 30% restante corresponde a algunos donantes, entre los que destaca el famoso especulador financiero George Soros.

Para el 2012, en relación a un presupuesto total de 1.950.000 euros, será cubierto por la Unión Europea con la aportación de un millón, y otros 334.000 por el gobierno de Holanda. Se repite una vez más el que ésta es una entidad que sólo consigue recursos a través de las instituciones públicas y en particular de la Unión Europea, pero esto da lugar a una situación escandalosa. En tiempos de crisis, cuando escasean los recursos para cubrir las necesidades básicas, no se trata ya de que se regale un millón a un lobby internacional que posee intereses absolutamente específicos, que tiene todo el derecho a defender, pero que deben ser autofinanciados con sus propios recursos y no con los que surgen de los impuestos de los Europeos, también los nuestros, sino de que lo más escandaloso de esto es que vulnera la naturaleza jurídica del carácter del ILGA como miembro de las comisiones de la Unión Europea. Porque no puede aceptarse que un grupo creado para presionar a la Comisión y al Parlamento Europeo sea a su vez financiado por la propia institución. Esto es un contrasentido o una arbitrariedad de proporciones inaceptables, ya que consistiría en que la Unión Europea toma partido decidido por unos intereses de parte y los financia.

Si la Unión Europea quiere convertir al ILGA en un instrumento suyo que lo plantee por los mecanismos institucionales adecuados, y si no es así no puede continuar esta situación y el ILGA no debe recibir estas enormes cantidades de dinero. Las subvenciones pueden existir, claro que sí, pero han de ser proporcionales a los ingresos propios, han de constituir solo una pequeña parte de lo que cada entidad, y el ILGA no es una excepción, consigue con sus propios medios.

Una segunda derivada de esta cuestión es que, en estas condiciones, el ILGA tampoco puede formar parte de las organizaciones no gubernamentales que están en el Consejo de Naciones Unidas, porque esta participación está condicionada a que sus recursos procedan de la sociedad civil y no es el caso. Hay que poner coto de una vez por todas a estas falsas representatividades, a grupos de presión que actúan y se presentan en nombre de estados de opinión importante cuando en realidad por sus propios medios serían incapaces ni tan solo de pagar sus propios costes estructurales. En tiempos de crisis no estamos para este tipo de juego de manos.

Hazte socio

También te puede gustar