La Vanguardia dice ahora que “la Iglesia sale del armario”

Vuelve La Vanguardia. Después de las “perlas” sobre la vida de Jesús, que ya se comentaron recientemente en ForumLibertas, este jueves nos han obsequi…

Forum Libertas

Vuelve La Vanguardia. Después de las “perlas” sobre la vida de Jesús, que ya se comentaron recientemente en ForumLibertas, este jueves nos han obsequiado con una colección de comentarios jocosos sobre la Iglesia, a cargo de Laura Freixas, que se chanza con la negativa del Obispo de Córdoba a ceder la mezquita a los musulmanes, y de un libro publicado por un monseñor de la curia vaticana en el que se recogen algunas frases de Oscar Wilde, "libertino convicto y confeso", en palabras de Laura Freixas.

Con una gran seguridad en sí misma esta articulista afirma que la postura del obispo de Córdoba “pertenece a un mundo que desaparece y tiene los días contados”. Nos parece un juicio arriesgado sobre un tema tremendamente complejo. Piensen ustedes que también los cordobeses, con la alcaldesa al frente, respaldan la postura del señor obispo, y no creo que la población de Córdoba pertenezca a "un mundo que desaparece y tiene los días contados".

A propósito de un libro de monseñor Sapienza en el que se incluyen algunos fragmentos de la obra de Oscar Wilde, se lamenta la señora Freixas de que “los que conocimos aún la vieja guardia no podemos evitar sentir cierta nostalgia de aquel tiempo (…) en que no había conciliación imaginable entre un alto cargo vaticano y un dandy iconoclasta y sodomita… la época, en fin, en que aún era posible rebelarse contra algo”.

En fin, yo no veo que citar a un autor no canónico suponga una gran novedad, una sorprendente conciliación entre mundo y evangelio: el mismo Cristo afirmó que había venido a conciliar este mundo con el Padre y ya en vida sorprendió a los apóstoles al hablar con la samaritana pecadora, y a los fariseos al no condenar a María Magdalena.

Siente nostalgia la señora Freixas de cuando la Iglesia aparecía más monolítica ante sus ojos y ella podía rebelarse. Ahora, se lamenta, ya no puede rebelarse contra nada…

Parece subyacer aquí la postura de que la rebelión es buena en sí misma, una rebelión permanente, quizá al estilo Mao o al estilo Chavez o tal vez al estilo de ciertas clases acomodadas y progres que todavía no se han enterado de que ha caído el muro de Berlín y no dejan de atacar a la Iglesia, enemigo tradicional del socialismo clásico y moderno. Los defensores de rebelión por la rebelión olvidan que lo realmente deseable no es la vida rebelde sino la vida buena.

Todo esto de Oscar Wilde le da motivo a Laura Freixas para abrir un artículo con el estridente título de: “La Iglesia sale del armario”. Tampoco es un titular suyo, sino cogido de otro rotativo, pero en cualquier caso, no parece apropiado leerlo en la segunda página de opinión del diario La Vanguardia.

Hazte socio

También te puede gustar