La victoria de un partido respaldado por cristianos causa enfrentamientos en Nigeria

Más de 400 personas han muerto, según la Cruz Roja, a causa de los enfrentamientos desatados el jueves por la noche en la ciudad nigeria…

Más de 400 personas han muerto, según la Cruz Roja, a causa de los enfrentamientos desatados el jueves por la noche en la ciudad nigeriana de Jos tras la victoria del Partido Popular Democrático, respaldado por cristianos, en una elecciones locales que musulmanes del partido opositor consideraron un fraude.

Muchos cuerpos, con heridas de bala y machete, han sido depositados en la mezquita principal de la ciudad y algunos han sido llevados a los servicios clínicos del Hospital Universitario.

Las fuerzas de seguridad nigerianas han impuesto este sábado el toque de queda para intentar frenar los enfrentamientos intercomunitarios, que han dejado también iglesias y mezquitas quemadas, unos siete mil desplazados (que se alojan en albergues y sedes municipales, barracones y centros religiosos) y centenares de detenidos.

No es una guerra de religión

El Papa ha animado a los creyentes a pedir a Dios que “toque el corazón de quienes creen que éste es el camino para resolver los problemas locales e internacionales” y ha invitado a todos a “dar ejemplo de mansedumbre y de amor para construir una sociedad digna de Dios y del hombre”.

El arzobispo de Abuya, John Onaivekan, ha lamentado que esta violencia se presente en los medios de comunicación como una guerra de religión entre musulmanes y cristianos, cuando en realidad las causas son más complejas: sociales y sobre todo políticas: la lucha entre dos partidos locales.

Todo empezó con un rumor

La ola de violenciacomenzó cuando manifestantes de la etnia hausa, que secunda al opositor Partido de Todos los Pueblos de Nigeria,comenzaron a incendiar neumáticos en las calles tras extenderse un rumor que atribuía la victoria al gobernante Partido Democrático Popular.La violencia se extendió cuando los dos grupos étnicos rivales, hausas y beroms, tomaron las calles armados con machetes y armas caseras.

La disputa electoral puede haber hecho despertarenfrentamientos étnicos latentes durante décadas.Las tensiones en la región se remontan al tiempo en el que los musulmanes hausa comenzaron a colonizar las tierras de cultivo, antes en manos de grupos indígenas de religión cristiana y animista, lo que sembró una rivalidad irreconciliable.

Los 140 millones de personas que viven en Nigeria están divididos a partes iguales entre cristianos y musulmanes. Las dos comunidades conviven en su mayoría de forma pacífica, con predominio musulmán en el norte y cristiano en el norte.

Episodios precidosya se han vivido en la ciudad de Yelwa, el mismo estado donde se encuentra la ciudad de Jos, en la ciudad de Enugu, al sureste, y en Kano, la segunda ciudad del país.

Además, el creciente descontento de la población con el gobierno de Umaru Yar’Adua, que padece una enfermedad renal crónica,ayuda a generar tensiones y la violencia ha puesto en peligro la producción de petróleo del Delta del río Níger, la principal fuente de divisas para el país, lo que ha provocado que el gobierno vea peligrar su principal fuente de ingresos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>