La voz de un obispo copto católico se alza ante la violencia militar en Egipto

"No tienen derecho" a amenazar las vidas de quienes protestan pacíficamente en la Plaza de Tahrir desde el pasado 18 de noviembre. As…

"No tienen derecho" a amenazar las vidas de quienes protestan pacíficamente en la Plaza de Tahrir desde el pasado 18 de noviembre. Así lo cree y lo ha manifestado el obispo copto católico de Giza (Egipto), monseñor Antonios A. Mina, en relación a la dura represión que está ejerciendo la policía y los militares con los manifestantes.

En declaraciones a la organización internacional católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) y que recoge Aciprensa, el prelado dijo que "usar la violencia contra gente pacífica no es aceptable" y por eso "las autoridades deben explicar sus acciones".
Las declaraciones del Obispo se da en el marco de la represión por parte del gobierno militar de las protestas comparadas a las que hicieron renunciar al presidente Hosni Mubarak en febrero.
Las últimas protestas sacaron a decenas de miles de personas a las calles, de las cuales 26 han sido asesinadas y muchas otras heridas. "Las autoridades no tienen derecho a disparar a gente pacífica" y advirtió que las fuerzas del orden "no han aprendido la lección de que si le disparas a alguien la gente simplemente reaccionará".
Se pide el fin del gobierno militar
Los que protestan exigen el fin del gobierno militar que el 22 de noviembre aceptó la renuncia del primer ministro Essam Sharaf y su gabinete, para conformar uno nuevo hacia la formación de una nueva administración en camino al régimen civil en julio de 2012.
"Los jóvenes que comenzaron la revolución (contra Mubarak) ya no confían en las autoridades, especialmente las miliares. Estaban llenos de esperanza cuando comenzó la revolución y ahora ya no la tienen", explica el obispo copto.
Las manifestaciones prosiguen
Este lunes, 21 de noviembre, se han reproducido choques entre manifestantes y fuerzas policiales del gobierno de transición en torno a Tahrir, especialmente en la calle Mohamed Mahmud, que une la plaza con la sede del Ministerio del Interior, blanco de la ira de los manifestantes después de tres cuatro jornadas consecutivas de protestas.
La plaza en sí se encuentra en calma desde la media tarde del domingo, pero sobre ella pesa la amenaza de una nueva intervención de la Policía, que cuenta con el apoyo del Ejército. En Tahrir permanecen unas 1.000 personas que han desplegado una gran pancarta con el lema "El pueblo quiere un Consejo Civil", parafraseando la famosa consigna revolucionaria "El pueblo quiere la caída del régimen".
La última oleada de protesta comenzó el viernes, 18 de noviembre, con una gran manifestación para exigir una rápida transición desde el actual gobierno militar a uno civil y se ha extremado después de que las fuerzas de seguridad desalojaran violentamente en la mañana del sábado a un pequeño grupo de manifestantes que habían decidido acampar en la plaza Tahrir.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>