La yihad de El País y Europa Laica

El diario El País tiene una fijación con la Iglesia Católica que comparte con Europa Laica, la organización especifica cuyo único fin es reducir a la Iglesia y a lo cristiano a las catacumbas de la intimidad. Ambos cooperan bajo un trasfondo de ideas propio de aquella masonería que todavía ve en la Iglesia un mal que debe ser erradicado.

Ahora retoman, con algún tuneado, su argumento de siempre sobre la financiación de la Iglesia, y también como siempre pervierten la realidad a base de manipularla, engañando a quienes todavía confían en este periódico, ejemplo paradigmático de lo que es un lobby.

Cuestiona que la Iglesia pueda dedicar una mínima parte de lo que ingresa mediante el 0,7% del IRPF de quienes marcan la cruz en la casilla correspondiente, 7,7 millones de los 250 ingresados en el 2013, a “actividades pastorales”, como si esta no fuera la principal “actividad social” propia de la Iglesia.  Critica que de esta asignación le corresponda solo 5,6 millones a Cáritas, cuando es evidente que Cáritas, la mayor ONG no gubernamental de España, la que más gente mueve y atiende, uno de los grandes bastiones que ha facilitado soportar la crisis, es una obra directa de la Iglesia y no viviera básicamente de sus recursos.

Claro que, bien leído los datos, también sirven para remarcar aspectos positivos, que naturalmente El País y Europa Laica, que está en el origen de la información, pasan por alto, como el hecho de que la frase “vivir como un obispo” signifique ingresar solo 15.000 euros al año, algo que ya da una idea de la “opulencia” en la que viven los miembros más destacados de la Iglesia.

El País además miente sin sonrojo cuando afirma que la cifra que ingresa la Iglesia por marcar la cruz en la declaración de renta, “no se detrae de lo que pagan esos ciudadanos concretos, sino de todos, sean católicos o no” Digamos el nombre de quien escribe tamaña manipulación: Helena G. Sevillano. Es una obviedad que la cantidad recaudada está contabilizada solo de quienes marcan la casilla correspondiente a la Iglesia.

Al realizar la declaración de la renta, existe la opción personal de elegir entre:

  • Destinar el 0’7% del IRPF a la realización de programas que desarrollan las entidades sociales y Organizaciones no Gubernamentales (ONG) que se dedican a trabajar en el ámbito de la acción social;
  • Optar por el sostenimiento económico de la Iglesia Católica;
  • simultanear ambas opciones, señalando las dos casillas.

Es decir, la destinación del dinero es bien clara: sostenimiento económico de la Iglesia, algo que El País presenta como si se incumpliera la finalidad de la casilla. Lógicamente dicho sostenimiento implica mantener a los sacerdotes y su seguridad social, actividades pastorales, centros de formación, entre otras mucho menos importantes, además de la citada de Cáritas. Incluye, asimismo, 4,8 millones que por concepto de IVA paga al estado como consecuencia de las obras que realizan en sus templos.

La manipulación continúa con el menú de siempre, añadiendo las desgravaciones fiscales que comparte con otro tipo de instituciones sin ánimo de lucro, como partidos, sindicatos y fundaciones. Pero, por lo visto, solo importa la exacción si es la Iglesia quien la detenta. ¿Por qué, eso es algo que El País debería explicar? ¿Por qué a lo que tiene derecho una fundación sea del pelaje que sea, no puede tenerlo la Iglesia o la confesión musulmana, protestante o judía? Y lo mismo se puede decir de los conciertos escolares que tiene la escuela católica, no en razón de su confesionalidad, sino porque cumple con las condiciones que rigen en el campo educativo. El implícito de Europa Laica y de El País es evidente: todos los centros que reúnan los criterios pueden acceder al concierto, excepto los católicos. Eso tiene nombre. Es sectarismo, discriminación.

Dos reflexiones finales

La primera es que el dinero recaudado por la vía de la casilla es la asignación más democrática de todo el Presupuesto del Estado porque es el resultado de la voluntad directa de los ciudadanos que, al marcarla, se convierten en contribuyentes activos y solidarios, en lugar de ser meros contribuyentes pasivos. Y, precisamente, es esto lo que le molesta a El País y a Europa Laica: personas fiscalmente activas comprometidas con la Iglesia, que además han soportado tan bien el embate de la crisis, de manera que la reducción experimentada en los ingresos ha sido menor que la caída de la renta per capita.

La segunda es para señalar la siguiente reflexión.  ¿Cuáles serían las consecuencias de que desapareciera la casilla del 0,7%, que es la ilusión de la vida de Europa Laica y su pareja mediática El País?

Automáticamente sería prioritario poder pagar a los sacerdotes, y como su retribución es ya muy baja, mileurista, difícilmente se podría reducir más, porque un sacerdote también come y se viste -mal, pero se viste. Esto puede significar aproximadamente 220 millones que afectarían a las actividades que realiza la Iglesia en favor de los más necesitados, a través de Caritas, y otras organizaciones, dañaría la sostenibilidad de nada menos que 800 centros para ancianos, enfermos crónicos y discapacitados. Afectaría a sus 57 ambulatorios para atender a quienes nada tienen y a sus actividades hospitalarias benéficas que se desempeñan en 68 hospitales, también a las guarderías para madres con necesidades, a las escuelas en barrios marcados por la pobreza. En otras palabras, lo que proponen El País y Europa Laica, es destruir una maquina social de producción de servicios para los más necesitados, allí donde el estado llamado del bienestar nunca ha llegado. Lo que se proponen es dañar a los pobres, marginados e inmigrantes.

O son unos irresponsables por no verlo o son malvados.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Como en los viejos tiempos del siglo XIX y antes de su aparición política en escena, los sociatas ignoran deliberadamente que el famoso 0’7 es una compensación al robo político de bienes denominado Desamortización de Mendizábal. Por lo que veo son cates y catetos en Historia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>