Las 35 horas de Podemos

Un punto clave de Podemos, junto con la jubilación a los 65 años, es la reducción de la jornada a un máximo de 35 horas. P…

Un punto clave de Podemos, junto con la jubilación a los 65 años, es la reducción de la jornada a un máximo de 35 horas. Pensamos que este objetivo sintetiza muy bien lo que representa esta organización: alcanzar el poder con promesas, para después, una vez instalados en él, asignar al “enemigo” de la gente, a la “casta” desposeída, la responsabilidad de no poder realizar el programa. Es decir y salvando las distancias, el método chavista. Porque los dirigentes de Podemos, que son profesores universitarios, aunque no economistas, saben que tal objetivo es imposible en la condiciones objetivas concretas de este país. Y, sea dicho de paso, esta cuestión y otras dicen muy poco de la calidad profesional de los dos economistas responsables del programa.

España siempre ha tenido desde la década de los ochenta graves problemas con su productividad. Esta ha sido la causa de la fragilidad de su crecimiento y de su modesta capacidad exportadora. Lo ha sido, en periodos, a causa de la productividad del trabajo, pero sobre todo a causa del factor determinante, la productividad total de los factores. Decreciente y en torno al uno por ciento, incluso menos en la década de los noventa, o negativa a principios de este siglo. A diferencia de otros países, caso de Irlanda, España hace décadas que no puede articular un aumento de la ocupación con mejora de la productividad. No tiene porque ser siempre así, pero es así, y hasta que no resolvamos la compleja cuestión de la productividad total esto no tiene solución. España solo ha ganado productividad ahora, situándola en unos términos razonablemente buenos, por el brutal sistema de mandar millones de personas al paro. Hoy producimos prácticamente lo mismo que antes de la crisis con mucha menos gente trabajando.

Reducir la jornada a 35 horas significa dos cosas. Una, disminuir el salario en la misma proporción. Dos, mantener el salario y cobrar más por hora trabajada. En el primer caso, la consecuencia es una disminución de los ingresos de todos los que trabajamos, lo cual es grave porque la devaluación interior ha sido dura y los salarios en España han disminuido entre el 2009 y 2013 un 12%, y el poder adquisitivo un 7,3%. Se puede alegar que al reducir más los salarios trabajando menos dará lugar a nuevos puestos de trabajo, sí, pero muchos menos que las horas reducidas, porque allí donde sea posible se sustituirá la diferencia con inversión que reduzca la necesidad de trabajo, ahora más costosa. Por otra parte, la nueva contratación por el límite de las 35 horas significará unos mayores costes proporcionales a la empresa, lo que conduciría al empleo temporal y a tiempo parcial. En cualquier caso, si esta es la vía, los sacrificados son los trabajadores, sin un beneficio competitivo para las empresas. También puede significar el aumento del trabajo sumergido de las horas trabajas sin declarar, porque comportará ventajas mutuas: más ingresos para el trabajador, menos costes para la empresa. Esto será factible sobre todo en los autónomos y pymes. El impacto sobre la reactivación del mercado interior de todo esto será nulo o negativo.

La segunda vía es reducir la jornada laboral sin reducir el salario. En este caso lo que se produciría es una pérdida de productividad igual o quizás menor a la generada por el aumento del coste, lo que automáticamente frenaría la contratación, y posiblemente aumentaría la destrucción de puestos de trabajo por parte de aquellas empresas que ya se aguantan al límite.

Podemos, como todos los partidos, no solo ha de formular propuestas con la idea de atraer a la gente, sino que en aquellas que son más controvertidas han de ser razonadas en respuesta a lo que son las objeciones más evidentes. En esta misma línea también debería explicar cómo combina la jubilación a los 65 años con el actual déficit de la Seguridad Social, el agotamiento del fondo de reserva, y a partir de la próxima década el declive imparable provocado por la combinación de la falta de gente joven y la jubilación del baby boom. Pero este ya es otro tema increíble del programa de Podemos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>