Las causas de nuestros males (y II)

Revuelta mayo del '68

Comentaba en mi blog anterior que vivimos bajo los efectos de dos grandes revoluciones desreguladoras. La primera, la del “sesenta y ocho”, en el orden de la moralidad, gestada desde la primacía de lo sexual y el deseo como vector de ruptura. Lo que empezó siendo una revuelta para transformar las estructuras económicas, se quedó en alteración de las instituciones del matrimonio, la familia, la paternidad, la maternidad y la filiación con todas sus derivadas, afectando al núcleo duro, la infraestructura social. La segunda, en los años ochenta, trató de la desregulación económica. Ambas han confluido y cabalgan sobre un mismo vector: el liberalismo.

Hoy a pesar del formateado de nuestras mentes y la dictadura de lo políticamente correcto ya son de una evidencia palmaria las consecuencias, aunque se intente, para disimulo, presentarlas como elementos aislados sin entrar a fondo en las causas, y solventando todos los problemas que ocasionan con apelaciones a la intervención pública. Es lo que sucede con la nueva, pero no última, tendencia que construyen las sinergias entre homosexualidad masculina, sexo, tecnología y mercado, las “chemsex”, la peligrosa mezcla de sexo durante días, estimulado por una combinación de drogas. La emergencia del problema en relación a la propagación de enfermedades de trasmisión sexual y las consecuencias de la drogadicción, no se combaten con la desautorización frontal de estas prácticas, sino con su “normalización” y la exigencia de ayudas públicas.  No existen límites para la realización del deseo.

Los efectos de aquellas dos desregularizaciones unificadas por políticas comunes a derecha e izquierda, nos han conducido a una doble crisis que tiene efectos demoledores, y que en el caso de Europa puede destruirla, porque como escribe el director de La Vanguardia, Marius Carol, sus estructuras están crujiendo.

El efecto más visible de esta crisis política, el más tratado, es la eclosión de los “populismos”, un concepto impreciso, que engloba cosas muy distintas cuando no contrapuestas, que comparten algunos elementos comunes. Básicamente dos: el rechazo de las actuales élites y la recuperación, mal que bien, de una cierta razón objetiva; es decir, de valores que están más allá de la subjetividad del sujeto y que deben cumplirse. Qué valores componen este orden y cómo se implantan es la gran cuestión y el origen de grandes diferencias entre ellos

La emergencia de este signo político es casi global. Está extendida en toda Europa, con la singularidad española, porque Podemos responden a aquel patrón, pero por la izquierda y de la mano de teorías como la de la hegemonía cultural, de Gramsci, y toda la formulación más reciente de Laclau, ahora mismo el FPO se ha convertido en el primer partido de la civilizada y desarrollada Austria, y su candidato puede ser presidente de la República. Pero también se da en una medida nunca vista en Estados Unidos, donde el populismo demagógico de Trump está destruyendo al Partido Republicano, mientras que en los demócratas, un candidato insólito para aquellos lares, Sanders, ha  levantado la bandera del socialismo, sin desaparecer en el primer intento. En un lugar tan físicamente lejano como Filipinas, Rodrigo Duterte será el nuevo presidente con medidas populistas de represión y mano dura contra las drogas, la criminalidad y la corrupción.

En la Europa del Este, que ha vivido muchos años la doble y trágica experiencia de los nazis y el comunismo, gobiernan en Polonia y en Hungría, y con notable apoyo popular a pesar de las embestidas externas, dos fuerzas políticas: el Partido Ley y Justicia, en el primer caso, y el Fidesz-Unión Cívica Húngara, en el segundo, que se declaran explícitamente fuera de la concepción liberal, un hecho insólito fuera del marxismo, y que le vale las iras de Bruselas y del grueso de la élite de los medios de comunicación.

Todo esto sucede porque el mayo de sesenta y ocho hibridado en el liberalismo, en sus versiones más de derechas o más socialdemócratas, que se concreta en la sociedad desvinculada, ha generado tres graves crisis que ahora se acumulan y entrecruzan sus consecuencias.

Ha producido una crisis de moralidad, es decir, del marco de referencia y los acuerdos fundamentales en los que se ha basado la sociedad para organizar la vida en común y sustentar sus instituciones políticas, así como para construir una conciencia y un horizonte de sentido a las personas. El vector de destrucción está relacionado con el deseo sexual sin límites ni cauces, en sus manifestaciones inmediatas y mediatas, y por extensión, en la conversión del deseo y la preferencia subjetiva en el eje de las políticas. El resultado evidente y políticamente no abordado es la multiplicación de los costes sociales y su afección a la capacidad de desarrollo socioeconómico y de bienestar, sobre el progreso social, en definitiva

Una segunda crisis es la democrática, y en términos más precisos de las instituciones, en una doble vertiente, la de la representatividad y confianza y la de la eficiencia en la gobernanza.

La tercera es la económica, de la mano del marco de la economía neoclásica y la visión desreguladora, donde el mercado prima sobre las necesidades de las personas sobre el bien común. El resultado es la cronificación del paro, la desigualdad y el aumento de la pobreza, con una derivada políticamente peligrosa, el reforzamiento de la élite económica, el adelgazamiento de la clase media y el crecimiento de la población de rentas más bajas.

El populismo desencadenado no es tanto la respuesta como la expresión política del problema. Es como la fiebre en un organismo enfermo. La solución no es el menosprecio, sino el análisis de las causas y la forma de responder a ellas. En todo caso, algo está claro: el modelo liberal y la cultura “sesentayochista” nos han conducido hasta aquí. Podemos aprender cosas de ellos, pero es irracional pensar que de las ideas que nos están destruyendo saldrá la solución.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>