Las contradicciones de una sociedad que minimiza el fenómeno creciente de la pedofilia en España

España es probablemente el país de la UE con una legislación más dura en lo referente a la violencia doméstica, con…

España es probablemente el país de la UE con una legislación más dura en lo referente a la violencia doméstica, con un sistema sancionador muy estricto en el que la mujer de entrada siempre es víctima, la falta se convierte en delito e incluso la presunción de inocencia para el hombre no existe.

De hecho, la llamada Ley de Violencia de Género es una ley que parece más basada en la ideología de género que en la realidad española en un contexto europeo, ya que las españolas son las europeas que menos agresiones sufren. Y aún reconociendo que esta lacra social debe erradicarse, cabría preguntar si era necesario hacer una ley específica ante la realidad estadística de esta cuestión en España.

La reflexión viene a cuento ante el creciente fenómeno de los delitos de pedofilia en este país, sobre todo desde el imparable auge de las redes sociales. ¿Habría que hacer también una ley específica para atajar el incremento de este tipo de delitos o nos encontramos ante las contradicciones de una sociedad que minimiza esta cuestión mientras magnifica la otra?

El auge de la pedofilia en internet

Sin ir más lejos, el pasado 11 de abril la Guardia Civil daba cuenta del resultado de la operación ‘Canterbury", que se saldó con la detención de 17 personas y otras 12 imputadas en toda España por intercambiar y distribuir imágenes y vídeos de contenido pedófilo a través de Internet. A los detenidos se les imputó un delito de corrupción de menores.

En esa operación se llevaron a cabo 21 registros en 15 provincias españolas y fueron intervenidos más de 20.000 archivos almacenados en diferentes soportes informáticos, llegando a ocupar más de 20 Terabytes de imágenes y vídeos de contenido pedófilo. Participaron en la misma componentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Navarra con la participación de más de 100 agentes de otras unidades de la Guardia Civil.

La nota difundida por este cuerpo policial detallaba que "los miembros de la organización adoptaban medidas de seguridad mediante la encriptación de archivos, protección con contraseña de los mismos, almacenamientos en nubes virtuales, activación de archivos ocultos, etc.".


Tirando del hilo

La operación se inició en junio del pasado año, cuando un ciudadano de la Comunidad Foral de Navarra puso en conocimiento de la Guardia Civil la existencia de un vídeo con contenido pedófilo, por lo que se inició una investigación para aclarar los hechos.

Fruto de estas investigaciones, los agentes pudieron comprobar que los implicados en esta organización estaban intercambiando a través de redes P2P (Peer to Peer) vídeos e imágenes de contenido pedófilo.

Asimismo, se pudo constatar que los miembros de la organización adoptaban medidas de seguridad mediante la encriptación de archivos, protección con contraseña de los mismos, almacenamientos en nubes virtuales, activación de archivos ocultos, etc., para intentar dificultar la labor de investigación en caso de ser descubiertos por los agentes.

Continuando con las investigaciones la Guardia Civil estableció un dispositivo de seguimiento y control sobre este grupo de personas.

El buscador ‘Quijote’

La operación ejecutada fue posible gracias a la colaboración de la cátedra ‘Amaranto’ de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), que ha desarrollado para la Guardia Civil el buscador ‘Quijote’ en redes Peer to Peer. Esta herramienta permitió la localización de aquellos usuarios de estas redes que intercambiaban imágenes y vídeos de contenido pedófilo.

Las detenciones se produjeron en Corbera de Llobregat (Barcelona), La Nucía (Alicante), Tarragona, Cazalla de la Sierra (Sevilla), Los Abrigos (Tenerife), Torrejón de Ardoz (Madrid), Rincón de la Victoria (Málaga), Lorquí (Murcia), Madrid, Armilla (Granada), Puertollano (Ciudad Real), El Campello (Alicante), Mataró (Barcelona), Almansa (Albacete), Barcelona, Archena (Murcia), y Córdoba.

Los imputados residen en Girona, Los Abrigos (Tenerife), Armilla (Granada), Barcelona, Algeciras (Cádiz), Algete (Madrid), Vidreres (Girona), Madrid, Gelvés (Sevilla), Madrid, Punta Umbría (Huelva), y Alcalá de Henares (Madrid).


Otros casos de pederastia

Además de los casos de pedofilia a través de las redes sociales, cabría citar otros recientes ejemplos de pederastia que han tenido eco en los medios de comunicación, como el de Ciudad Lineal, en el que Antonio Ortiz está acusado de cuatro violaciones a menores y para el que el juez ha ratificado su situación de prisión provisional comunicada y sin fianza.

También tuvo repercusión mediática el caso del pederasta de Castelldans, acusado de abusar sexualmente de cinco menores que tenía acogidos en su casa, y que aceptó a finales del pasado mes de marzo la pena de 51 años de prisión.

Por no hablar del mayor caso de pederastia de España, el conocido como el ‘caso Kárate’, en el que durante más de 20 años profesores de una escuela de kárate en Las Palmas captaron a menores de entre 9 y 17 años de los que presuntamente abusaron, convirtiendo las clases en rituales sexuales bajo la supervisión del principal imputado, Fernando Antonio Torres Baena, ex campeón de España de esta especialidad y dueño del prestigioso gimnasio ‘Torres Baena’.

Hay recordar que ya en 2011 se consideraba a España como el segundo país con más pedófilos on line en todo el mundo, tras Estados Unidos. Así lo constataba entonces un estudio de la Fundación Alia2.

Hazte socio

También te puede gustar