Las dos armas de Zapatero para evitar su fracaso electoral en junio

Mientras se preparaba el anuncio de la intervención del Gobierno en la Caja de Castilla la Mancha, Zapatero se desplazaba casi a las ant&iacute…

Forum Libertas

Mientras se preparaba el anuncio de la intervención del Gobierno en la Caja de Castilla la Mancha, Zapatero se desplazaba casi a las antípodas para poder ofrecer una foto dando la mano al vicepresidente Joe Biden de EEUU. La razón fundamental de tanto esfuerzo es una: nuestro presidente del Gobierno cree que puede sacar el clavo de la crisis con la foto de sus encuentros con Obama, quien se ha convertido para Zapatero en la panacea a todos sus problemas políticos y económicos.

Visto a pie de calle puede sonar extraño, incluso a algunos les puede parecer una estupidez, pero es así. Zapatero confía en remontar las peligrosas elecciones europeas de junio a través de la agenda de los próximos días: la cumbre del G-20 en Londres, la asamblea de Estrasburgo de la OTAN, y la cumbre en Praga UE-EEUU. A todo esto, aun añadiría la foto de Estambul de la alianza de civilizaciones, pero este encuentro que era la apoteosis ha quedado seriamente devaluado por la ausencia del presidente americano que ya no bendecirá con su presenciaeste invento de Zapatero, que sirve sobre todo para consumir dinero sin que haya proporcionado ni un solo rédito político ni una sola mejora al servicio de la paz.
Terrible paradoja. Zapatero ha llegado a la misma conclusión que Aznar: necesita de la alianza incondicional con Washington. Esta es su mejor garantía, por eso mandará lo que haga falta a Afganistán y aplicará el doble lenguaje con Kosovo.
Pero existe una notable diferencia con la forma de actuar del anterior presidente español. Aznar partía del supuesto de que ayudando a EEUU conseguía réditos políticos y económicos. Zapatero, que lo lee todo en clave de política interior, tiene una actitud más servil y se limita a hacerle la pelota, convirtiendo a Obama en una especie de salvador del mundo. Esto es un error extraordinario y convierte a España en una fan de EEUU mucho más acérrima e incondicional de lo que en el mejor momento lo haya podido ser Polonia, por razones diametralmente opuestas.
Para ver como se perfila la relación y el encantador ninguneo americano que existe en ella, porque saben que el otro está entregado, basta con leer la breve intervención de Biden en la rueda final de la cumbre, donde destaca la excelente relación entre España y EEUU, que “excede al desacuerdo” -dice-que pueda haber sobre Kosovo. Es decir recuerda la existencia de la discrepancia, aunque hay mayores motivos para que no signifique nada más que un señalamiento ¿Cuales son estos grandes motivos que nos unen? La frase, un dardo que difícilmente puede ser ingenuo, dicha por Biden lo acota con claridad alagradecer “los esfuerzos de España en Irak y en Afganistán”. Es decir, le recuerda a Zapatero el anterior compromiso, ignorando absolutamente la retirada, y equipara aquella ayuda con la que ahora le pide para Afganistán. Lo que Irak fue para Busch y Aznar, es Afganistán para Obama y Zapatero.
Pero existe otra baza electoral que Zapatero piensa utilizar para las elecciones europeas de junio, y por esta causa ha preparado el calendario. Se trata de la ley del aborto que entrará en el Congreso en pleno clima electoral. Esto debería llevar a una atenta reflexión a todos los que pretendemos que la ley no prospere y que trabajamos para la erradicación del aborto en España. El Gobierno no daría este paso dentro de unos pocos meses si pensara que no saca provecho de ello.
Hoy mismo, una encuesta publicada en La Razón pone de relieve que el gran peligro de Zapatero es la abstención de sus votantes más que el éxito del PP. Los populares pueden ganar, no porque mejoren en su número de votos, sino porque los socialistas pierden un montón de ellos, en gran medida a causa de la abstención. Y el arma que va a utilizar para hacer olvidar la crisis y movilizar a su electorado va ser el aborto y la Iglesia. Y esto plantea una reflexión compleja pero necesaria¿Cómo enfrentarse al aborto sin que ello sirva para que el PSOE movilice a unas bases desilusionadas por la gestión de la crisis económica? Esta es una pregunta necesaria, a la que es necesario contestar si no se desea facilitar un éxito ahora muy difícil de Zapatero.
Si no se consigue, y hasta ahora no se ha logrado, que algunas de las iniciativas del Gobierno de Zapatero en el ámbito de la antropología humana y de los valores morales tengan un coste político para él, vamos mal, porque entonces se entiende que esta línea de acción ayuda al Gobierno a sacar votos,mientras que la oposición a Zapatero lee en el resultado un mensaje pésimo: que apoyar determinados valores no tiene rentabilidad. Romper este círculo vicioso es una necesidad y una urgencia.
Hazte socio

También te puede gustar