Las emisiones de gases en España no han parado de crecer en 20 años; en la UE-27 se han reducido

En la reciente Cumbre de Copenhague, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó una interve…

En la reciente Cumbre de Copenhague, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó una intervención colmada de ecologismo que rubricó con una frase antológica que ha dado mucho que hablar en la red: “Pero la tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”.

Sin embargo, esa postura ecologista no se corresponde con la realidad a la hora de tomar medidas contra el calentamiento global, ya que España es, de largo, un país donde las emisiones de gases de efecto invernadero no han parado de crecer en los últimos 20 años, incluidos los de su mandato.

De hecho, si comparamos la evolución de las emisiones de CO2 en España con las de la Unión Europea de los Veintisiete (UE-27), observamos que mientras las de nuestro país han crecido desde 1990 alrededor de 54 puntos porcentuales las de la UE se han reducido 10 puntos.

Además, tal como se puede observar en el siguiente diagrama comparativo, reproducido a partir de una información publicada por el diario El País el pasado 9 de diciembre, por cada punto porcentual de PIB que creció en España en los últimos 20 años también creció algo más de un punto porcentual el consumo de energía y cerca de un punto las emisiones de gases.

En el gráfico se puede ver que desde 1990 el PIB en España creció alrededor de 63 puntos porcentuales, mientras la energía lo hizo en unos 64 puntos, y sus emisiones unos 54 puntos.

La progresión prácticamente paralela del PIB español, su energía y sus emisiones en los últimos 20 años difiere notablemente de la seguida por la media de los países de la UE-27 donde, por cada punto de PIB, la energía creció sólo 0,25 puntos (cuatro veces menos que España), y sus emisiones de gases en lugar de crecer se han reducido considerablemente en diez puntos.

‘El hombre del viento’

A pesar de ello, a Rodríguez Zapatero se le llena la boca de ecologismo y de mensajes populistas. Así lo hizo recientemente en la Cumbre de Copenhague, ante más de 120 jefes de Estado y de Gobierno, cuando pronunció las siguientes palabras:

“Tiene que haber acuerdo aquí y ahora. No esperemos más tiempo. Es absurdo, porque si fracasamos en Copenhague todos perderemos. Tenemos que lograr unir el mundo para salvar la Tierra. Nuestra Tierra, en la que viven pobres, demasiados pobres. Y ricos, demasiado ricos. Pero la tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”.

Zapatero dijo hablar en nombre de “la nación desarrollada que más ha incrementado sus recursos para ayuda al desarrollo en los últimos años” y que considera que “los objetivos del milenio son su primer compromiso ante el mundo y del mundo con la humanidad”.

Pero, estas palabras cargadas del ‘buenismo’ que suele caracterizar al Gobierno socialista no tienen nada que ver con sus políticas para combatir de forma efectiva el incremento de gases contaminantes.

Así, el Gobierno sigue adelante con sus políticas de subsidios al sector del carbón, la energía más contaminante, mientras expertos internacionales le recomiendan que tenga en cuenta otras opciones.

Recientemente, el director de la Agencia Internacional de la Energía, Nobuo Tanaka, sacaba los colores a Zapatero al recomendarle que mantuviera abierta la opción de las nucleares y se decidiera de una vez por eliminar las ayudas al carbón.

Alejados de Kioto

La recomendación de Tanaka tiene mucho que ver con la situación de España con respecto al protocolo y los compromisos adquiridos en Kioto, hace ahora 12 años.

El objetivo de esa cumbre era el de reducir las emisiones globales de seis gases responsables del cambio climático, el CO2 entre ellos, en al menos un 5% con respecto a las emitidas en 1990 en el período 2008-2012.

Sin embargo, a pesar de que España acordó no aumentar sus emisiones más de un 15% con respecto a 1990, la realidad es que actualmente ronda el 34%, un porcentaje que dobla de largo ese compromiso. De esa manera, nuestro país se ve obligado a comprar derechos de emisión para poder cumplir.

En el otro extremo, Europa ha reducido sus emisiones incluso por encima de su compromiso del 8% marcado en Kioto. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, se espera que la UE alcance entre 2008 y 2012 una reducción total del 13%.

Nuestros vecinos europeos Francia, Alemania, Reino Unido, Grecia y Suecia ya han logrado bajar sus emisiones por encima de los objetivos. Antes estos datos, ¿dónde queda, pues, el ecologismo de Zapatero?

Noticias relacionadas:

Contra el cambio climático: Zapatero lo reivindica ante la ONU y los laboristas británicos, pero no da ejemplo

Zapatero dice que “el cambio climático es más devastador que la crisis”, pero España es la más alejada de Kioto

España bate récord de emisiones de gases de efecto invernadero

España es el séptimo país que más incrementa sus gases contaminantes

España vuelve a incrementar sus emisiones de CO2 en 2007, denuncia CC.OO.

Zapatero pregona energías renovables; su Gobierno retrasa la normativa de biocarburantes

Credibilidad ZP: Quiere ser líder contra el cambio climático, pero España es líder en contaminación

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>