Las llagas de la misericordia

En la festividad de la Divina Misericordia, instituida por San Juan Pablo II, el Papa Francisco quiso recordarnos que Jesús nos invita a mirar …

Forum Libertas

En la festividad de la Divina Misericordia, instituida por San Juan Pablo II, el Papa Francisco quiso recordarnos que Jesús nos invita a mirar sus llagas, que nos invita a tocarlas para sanar nuestra incredulidad y, sobre todo, a entrar en el misterio de sus llagas, que es el misterio de su amor misericordioso.

A veces nos sentimos abatidos ante los trágicos acontecimientos de la historia humana y nos preguntamos por qué suceden, estos últimos días hemos vivido múltiples casos. La maldad humana puede abrir en el mundo abismos, grandes vacíos, vacíos de amor, vacíos de bien, vacíos de vida.

Precisamente, antes de comenzar la celebración en la que fue proclamado doctor de la Iglesia San Gregorio de Narek, el Papa recordaba aquel domingo, con el corazón lleno de dolor, pero también de esperanza, el atroz y descabellado genocidio que los armenios, junto a sirios católicos y ortodoxos, asirios, caldeos y griegos, sufrieron hace ahora cien años. Hoy también existe un genocidio de la indiferencia, de un mundo que en tantas ocasiones mira para otro lado ante el drama del prójimo.

Por eso es necesario recordar, porque allí donde no existe memoria la herida del mal sigue abierta. Y por eso es necesario seguir teniendo muy presentes en la oración a nuestros hermanos perseguidos, porque para nosotros es imposible salvar esos abismos, pero Dios, con su misericordia, sí puede colmar los vacíos que el mal abre en nuestro corazón y en nuestra historia.

Hazte socio

También te puede gustar