Las muñecas sexuales desembarcan en el Mundial de fútbol

Después de Barcelona y Londres, Moscú abre su primer burdel con mujeres robot y su promotor se fija en el público que viajará a Rusia por el Mundial

Barcelona fue la primera, le siguió Londres (Inglaterra), más tarde París (Francia) y Alemania y ahora ha llegado el turno de Moscú (Rusia). El negocio de las muñecas sexuales se expande al mismo ritmo que crece el debate y la polémica sobre esos prostíbulos que sustituyen a las mujeres de carne y hueso por cuerpos inanimados de silicona y que cosifican, aún más si cabe, el cuerpo de la mujer. En el caso de Moscú el anuncio llega semanas antes de que arranque el Mundial de Fútbol 2018. Y no es una casualidad. El propio empresario que ha montado ese burdel afirma que tiene puestas muchas esperanzas en esta competición y augura que el arranque del negocio irá muy bien con el desembarco en la capital rusa de aficionados al fútbol de todo el mundo y los jugadores y comitivas de las selecciones apuntadas a este Mundial.

The Dolls Hotel se ha ubicado en el centro financiero, en una zona céntrica y exclusiva de Moscú. Lolita, Sasha, Isilel o Natasha son algunas de las muñecas sexuales preparadas para atender a los clientes que contraten sus servicios. Nada nuevo, pues es la misma oferta que ya existe en las capitales europeas mencionadas donde este tipo de burdeles con mujeres de silicona funcionan hace ya meses. Los clientes pueden elegir entre un surtido de muñecas. Rubias, morenas, bajas, altas… o incluso por razas. Los promotores se esfuerzan, asimismo, por dotar de personalidad a esas muñecas.

La particularidad de Moscú es la buscada coincidencia de la apertura de este prostíbulo con robots sexuales (algunas de esas muñecas llevan dispositivos de inteligencia artificial) con la mayor competición mundial del fútbol. Dmitry Alexandrov, empresario que ha montado este hotel, lo ha dejado muy claro en una entrevista concedida al Daily Mail. “Además de atraer a turistas espero que los jugadores que participarán en el torneo deportivo visiten también estas instalaciones para relajarse, siempre y cuando cuenten con el permiso de sus entrenadores”, afirmó Alexandrov al medio británico.

En el caso de Moscú ese burdel se presenta como un “centro de ocio para adultos”. Y su promotor insiste en que ese negocio, además de ofertar una instalación para mejorar la vida sexual de muchas personas –“todo de forma legal”, insiste– la iniciativa puede ser también muy positiva de cara a combatir “uno de los problemas más antiguos de Rusia, como es la explotación violenta de las mujeres”. Dmitry Alexandrov augura también para ese hotel un gran éxito entre el público local. El empresario se basa, a la hora de hacer estas previsiones, en una encuesta según la cual el 36% de los rusos están descontentos con su vida sexual. Los precios por ese servicio rondan los cien euros a la hora.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>