Las personas religiosas son más generosas al hacer donaciones

Ir a la iglesia o no, no influye mucho en el porcentaje de donantes, pero sí en su generosidad. En una investigación realizada en Australia, han compr…

Forum Libertas

Ir a la iglesia o no, no influye mucho en el porcentaje de donantes, pero sí en su generosidad. En una investigación realizada en Australia, han comprobado que el 84% de la gente que no va a la iglesia ha hecho donativos, por un valor medio anual de 223 dólares australianos (130 euros) mientras que el 89% de las personas practicantes han hecho donativos, pero por un valor medio de 460 dólares australianos (267 euros).
 
Es decir, todo el mundo da algo a causas solidarias o caritativas a lo largo del año, pero el que tiene práctica religiosa estable da el doble que el no practicante.
 
Más aún, en Australia, como en otros países de cultura anglosajona y presencia protestante, está muy extendida la práctica del diezmo: pagar un 10% de los ingresos o sueldo. Un 35% de los cristianos australianos pagan diezmo. Otro 25% pagan del 5 al 9%. Los que más diezman son los adventistas y los pentecostales, de los cuales un 60% pagan el diezmo. Los que menos, los anglicanos y luteranos.
 
Los 20 millones de australianos de a pie donaron en el 2004 un total de 4.466 millones de euros, mientras que las empresas donaron 1.914 millones. En estas cifras no se cuenta la oleada de donativos a causa del tsunami del Índico, que como en otros países despertó una gran generosidad.  Según un informe del gobierno, los ciudadanos dan casi el doble en 2004 que en 1997, debido a una buena situación económica.
 
La investigación la ha realizado la Christian Research Association de Australia, a cargo de Philip Hughes. "En las iglesias, los que eran sólo cristianos nominales han tendido a irse, así que queda el grupo más comprometido, que da más aunque son menos", explica Hughes.
 
Hughes también explica que los cristianos prefieren dar el dinero a proyectos específicos. Si la parroquia simplemente pasa la bolsa para mantenimiento, la gente da poco dinero. Si se les anima a financiar tal o cual proyecto concreto (una escuela en el Tercer Mundo, o pintar los locales parroquiales) los feligreses son mucho más generosos.
 
Y los más generosos, las personas entre 25 a 44 años, que son los que trabajan, pero también los que tienen una familia que mantener.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar