Con las precauciones necesarias

La violencia contra las mujeres multiplica su efecto de degradación y humillación cuando se produce en una pareja en la que hay hijos. Los menores suelen ser víctimas del chantaje afectivo y sufren también ellos la terrible injusticia de la que es objeto, generalmente, su madre.

Pienso que la intervención de los tribunales en esta cuestión tiene que hacer difíciles equilibrios. Sin duda estamos ante un terreno pantanoso. La justicia tiene que actuar con rapidez pero la violencia machista debe, a su vez, estar suficientemente probada. La retirada de la custodia o la restricción del sistema de visitas debe hacerse con las precauciones necesarias.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>