Las últimas medidas de presión de EE.UU. sobre Cuba no convencen ni a la oposición democrática

Las noticias sobre Cuba siguen muy ligadas a la falta de libertad, aunque el endurecimiento del embargo perjudica notablemente a su población. Con la …

Las noticias sobre Cuba siguen muy ligadas a la falta de libertad, aunque el endurecimiento del embargo perjudica notablemente a su población. Con la excusa de acelerar la transición a la democracia en la isla, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, acaba de aprobar un nuevo paquete de medidas que entraron en vigor el miércoles 30 de junio, entre las que destacan la limitación para los viajes de los cubanos residentes en Estados Unidos (uno cada tres años y una estancia máxima de 14 días), la reducción de los gastos a un máximo de 50 dólares al día y la prohibición del envío de remesas a familiares que militen en el Partido Comunista. De momento, estas decisiones, que pueden suponer un duro golpe para muchas economías familiares, lo único que han conseguido es que los máximos responsables del régimen comunista y la disidencia interna, pero también incluso una parte de la numerosa colonia exiliada en Miami, coincidan en las críticas.

Bush actúa así porque considera que las ayudas económicas del exterior y las divisas generadas por el turismo son los dos pilares que mantienen en el poder a Castro. Pero estas restricciones pueden perjudicar aún más a muchos cubanos que, en estos momentos, ya se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. El trabajo por la libertad de Cuba requiere un esfuerzo de la comunidad internacional en muchos ámbitos, pero sin olvidar que el primer objetivo son las personas y, por tanto, la justicia social y la erradicación de la pobreza en la isla. La dictadura que vive la isla no justifica que se pueda tomar cualquier tipo de medida de presión contra el país, y menos si se perjudica gravemente a su población más necesitada de recursos básicos.

La entrada en vigor de las últimas medidas de endurecimiento del embargo coincide en el tiempo con la publicación, el viernes 25 de junio, del Informe 2004 sobre la Libertad Religiosa en el Mundo, un trabajo de Ayuda a la Iglesia Necesitada donde se denuncian algunos hechos que se produjeron en Cuba durante el año 2003. En el documento, se destaca este episodio: “En Cuba, en el ámbito de las limitaciones también físicas a la libertad religiosa que subsisten en la isla, cabe subrayar que el 11 de septiembre (como ya explicó el mismo día la agencia ACIPRENSA) la policía política cubana y un grupo de paramilitares impidieron violentamente a un grupo de disidentes católicos llegar al santuario mariano de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, patrona del país; la peregrinación fue interceptada en Melgarejo, a pocos kilómetros de la iglesia”.

Por otro lado, y también sobre Cuba, el Informe 2004 sobre la Libertad Religiosa en el Mundo recuerda la reciente publicación, concretamente el pasado 25 de febrero, de un documento en el que el arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, “propone un análisis de la situación general de la isla cinco años después de la visita de Juan Pablo II”. Lo hace con motivo del “150º aniversario de la muerte de Félix Varela, un sacerdote católico, independentista (cubano), hombre de cultura y autor de una frase que tiene plena vigencia: No hay patria sin virtud”. El escrito del cardenal Ortega anima, en esta línea, a recuperar la memoria de Félix Varela, actualmente en proceso de beatificación, con el objetivo de “construir un futuro mejor para Cuba y sobre todo empezar a pensar, que es una obligación no sólo de los intelectuales, sino de todos los habitantes de la isla”, concluye el reciente Informe sobre la Libertad Religiosa.

Actualmente hay 200 presos políticos

La falta de libertades en Cuba es una realidad que va más allá del ámbito religioso, aunque son muchos los cristianos están participando activamente en la lucha contra la dictadura y por la democratización del país. El domingo 27 de junio, un grupo de mujeres del Comité de Madres por la Libertad de los Presos Políticos, una entidad oficialmente ilegal, entregó al nuncio del Papa en La Habana, Luigi Bonazzi, una carta en la que le solicita una entrevista para hablar de sus familiares encarcelados. “En la actualidad, existen en Cuba más de 200 presos políticos, algunos en prisión sólo por su forma de pensar y otros cumpliendo una condena excesiva”, dice el texto entregado al religioso.

El mismo domingo, en que se celebraba el “Día de los padres”, otro grupo de unas 20 madres y hermanas de presos políticos, en este caso conocidas como las “damas de blanco”, se concentraron en la Quinta Avenida del barrio de Miramar, en La Habana, también para protestar por la existencia de presos políticos. “Para nuestros hombres no caben las felicitaciones, porque los hombres que se encuentran encerrados injustamente no pueden ser felices”, afirmó la esposa de Héctor Maseda, un ciudadano condenado a 20 años de cárcel.

La Unión Europea mantiene su firmeza

En estos últimos años, Europa se ha convertido en un ejemplo de coherencia a la hora de apoyar la democratización de Cuba. Las presiones diplomáticas, el reconocimiento de la disidencia interna y una posición común desde 1996 sobre la necesidad de promover los derechos humanos y las libertades fundamentales han dañado la imagen internacional del régimen castrista, que ya ve en la Unión a un nuevo “enemigo”. De momento, los 25 países miembros no se plantean revisar los acuerdos adoptados en su momento porque consideran que “no se han producido los mínimos cambios exigibles en materia de derechos humanos”. También se mantienen la reducción de las visitas oficiales a la isla y la invitación de disidentes a las celebraciones de fiestas nacionales en las embajadas europeas, unas medidas que fueron decretadas en junio de 2003 como consecuencia de la campaña represiva impulsada por el Gobierno cubano pocos meses antes (que incluyó incluso algunas ejecuciones).

A todo esto, cabe añadir el importante gesto de conceder a Oswaldo Payá, impulsor del Proyecto Varela (una iniciativa que prevé pactar un calendario de elecciones libres), el Premio Sajarov a los Derechos Humanos 2003. Tampoco debe olvidarse que el nuevo Parlamento europeo surgido de las elecciones del 13 de junio, con 276 escaños para el Partido Popular Europeo (PPE) y 201 para el Partido Socialista (PSE), es visto de momento con buenos ojos por todos los demócratas cubanos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>