Legalizar parcialmente la prostitución: un coladero para la trata de blancas

España es actualmente el país europeo donde más facilidades encuentran las mafias y los ‘protectores’ de las prostitutas para llevar a cabo sus accion…

Forum Libertas

España es actualmente el país europeo donde más facilidades encuentran las mafias y los ‘protectores’ de las prostitutas para llevar a cabo sus acciones delictivas con mujeres inmigrantes ‘sin papeles’. Sin embargo, el número de jóvenes extranjeras que entran de forma irregular en Cataluña podría dispararse, si obtiene luz verde el anteproyecto de ley que la Generalitat de Catalunya ha redactado para regular el ejercicio de la prostitución en esta comunidad autónoma.

Mafias, proxenetas, empresarios del sexo y la propia administración ya se frotan las manos ante la propuesta, un auténtico coladero para la trata de blancas.

La propuesta de la consejera de Interior de la Generalitat, la socialista Montserrat Tura, está pendiente de los preceptivos informes legales para someterse, si es posible antes del verano, a la aprobación del Gobierno catalán y su remisión al Parlamento autonómico para su tramitación.

El último borrador elaborado por Tura contempla, entre otras, las siguientes novedades:

La prostitución se podrá ejercer en cuatro tipos de locales: los bares de copas, los locales que ofrecen espectáculos eróticos, los moteles o casas de relax destinadas a este efecto y las gestionadas directamente por las prostitutas.

En el mejor de los casos, el número de habitaciones no podrá exceder de 12 y la jornada laboral será de ocho horas diarias y hasta seis días a la semana. Además, las casas regentadas por prostitutas se podrán gestionar a través de cooperativas y deberán tener una distancia mínima de 250 metros entre sí y con respecto a los centros escolares.

Con respecto a los macroburdeles, los impulsores del proyecto de ley descartan su cierre y no tienen nada decidido todavía.

En cuanto a la edad mínima para ejercer la prostitución, se eleva de los actuales 18 años a los 21. Todos los espacios públicos, sean carreteras o centro de las ciudades, quedan exentos del ejercicio de la prostitución, aunque los ayuntamientos podrán acotar áreas limitadas durante un período de un año desde la entrada en vigor de la ley.

Duro informe del Instituto de la Mujer

Ante el anteproyecto de ley de la consejera Tura, ya se han producido las primeras reacciones de entidades y asociaciones en defensa de los derechos de la mujer. De hecho, por poner un ejemplo, el Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, ya emitió a comienzos de este año un duro comunicado contra los planteamientos de legalización de la Generalitat sobre la prostitución.

El texto califica la prostitución como “una práctica intrínsicamente degradante, incompatible con los valores de una sociedad democrática”. Regular esa “lacra social”, dice el informe, supone un retroceso en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, así como un evidente “obstáculo” para combatir la violencia machista. También insiste en que la iniciativa de regular la prostitución supone “fundamentar” el ejercicio de la misma y abocaría a muchas inmigrantes a iniciarse en la prostitución para poder obtener ‘papeles’.

Entrando por Cataluña

Porque, ¿cómo se puede dar tantas facilidades para ejercer la prostitución sin provocar un auténtico alud en el tráfico de mujeres? Reclutar voluntarias para emigrar ilegalmente a España, con la excusa de que ganarán mucho dinero y pronto obtendrán sus papeles, será ‘coser y cantar’ para los traficantes.

De hecho, ante la permisividad de las actuales leyes españolas, mujeres procedentes de países del Este, África y Sudamérica encuentran en territorio español un paraíso donde poder ofrecer su cuerpo a cambio de dinero.

Además, desde que Francia puso a funcionar la ‘ley Sarkozy’ en marzo de 2003, el endurecimiento en la aplicación de la ley francesa provocó un auténtico ‘éxodo’ de prostitutas hacia la frontera con España, con lo que la explotación de mujeres inmigrante en la zona norte de Cataluña ha experimentado un espectacular crecimiento en los últimos tres años, hecho denunciado en repetidas ocasiones por representantes de la Iglesia en la zona.

Evidentemente, con el incremento de inmigrantes que comercian con su cuerpo en Cataluña y también en el resto de España, debido al efecto llamada de la permisividad española, se ha podido constatar también un aumento de la prostitución infantil y del tipo de delincuencia que suele girar en torno al mundo de la prostitución.

Puestos a legalizar…

Si de lo que se trata es de facilitar el ejercicio de la prostitución por parte de jóvenes inmigrantes, puestos a legalizar, ¿por qué no se legaliza la trata de blancas? Así, de una tacada, se conseguirá suficiente ‘materia prima’ para cubrir todas las ‘necesidades’ y se acabará también con los molestos problemas de tener que controlar qué prostituta tiene ‘papeles’ y quién no los tiene.

La experiencia de los dos países europeos donde se ha legalizado la prostitución, Holanda y Alemania, viene a demostrar que la regulación de esta práctica lo único que consigue es favorecer el aumento de jóvenes inmigrantes y el tráfico de mujeres, que en el caso holandés se ha multiplicado por cuatro desde su puesta en práctica. Lo mismo ha sucedido en Alemania, aunque en menor medida.

Sólo la abolición total de esta práctica y la penalización del cliente pueden acabar con todos estos problemas, como se ha demostrado sobradamente en el modelo sueco. Pero, claro, ello implica una renuncia a una sustanciosa parte del ‘pastel’ económico que genera negociar con el sexo, un pastel con el que el Estado y las administraciones también llenan sus arcas. Hay que tener en cuenta que el negocio de la prostitución es el segundo más rentable del mundo, tras el del tráfico de armas.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar