Liberan bajo fianza a la joven cristiana Rimsha Masih

La adolescente cristiana paquistaní Rimsha Masih, encarcelada a mediados de agosto por un supuesto delito de blasfemia contra el Islam, obtuvo …

La adolescente cristiana paquistaní Rimsha Masih, encarcelada a mediados de agosto por un supuesto delito de blasfemia contra el Islam, obtuvo hoy la libertad condicional bajo fianza, previo pago de medio millón de rupias (algo más de 5.200 dólares).

El juez decidió concederle la libertad bajo fianza días después de que la Policía detuviera a Jalid Yadun, el imán que había lanzado la acusación contra la niña, por la presunta falsificación de las pruebas inculpatorias.

En caso de pagarse la fianza, y una vez que se dicte formalmente la salida de la cárcel de la niña -de unos 12 años de edad y que padece una discapacidad mental-, podría reunirse con su familia en un lugar secreto por motivos de seguridad, según indicó Robinson Asghar, asesor del Ministerio para la Armonía Social.

Por su parte el presidente de la Liga Interconfesional de Pakistán, Sajid Ishaq, declaró a la agencia Efe sobre el pago de la fianza, cuyo importe no puede ser sufragado en ningún caso por la familia, Ishaq declaró que “hay varias organizaciones que ya se mostraron dispuestas a colaborar, así que no será un problema”.

Rimsha Masih, vecina de un barrio humilde de Mehrabad, a las afueras de Islamabad, fue encarcelada a mediados del agosto después de que algunos vecinos musulmanes la acusaran de haber quemado parte del libro ‘Noorani Qaida’, un manual infantil de introducción al Islam que contiene versículos del Corán.

El imán que lanzó la acusación fue detenido a finales de la semana pasada después de que varios testigos, vecinos de la aldea de Masih, aseguraran que habían visto cómo el clérigo introducía "papeles quemados" del Corán en la mochila de la adolescente.

La detención de Rimsha Masih causó la indignación de grupos religiosos y laicos de todo el mundo y cuya vida podría correr peligro si regresase a su barrio, según explica Aica.

Leyes contra la blasfemia

Las leyes contra la blasfemia de Pakistán castigan duramente, sin descartar la pena de muerte, a quienes hablen mal sobre el Islam o el profeta Mahoma y a quienes profanen o quemen partes del Corán, el libro sagrado musulmán. Aunque se dictaron varias condenas en aplicación de esa ley, nunca se llegó a ejecutar a nadie, pero sí se produjeron casos de linchamiento de personas acusadas de blasfemia por parte de grupos de fanáticos.

Como explica Asia Bibi (la más célebre de las personas encarceladas por este motivo, gracias a la labor de difusión del caso de la periodista francesa Anne-Isabelle Tollet en el libro “Sáquenme de aquí”), esta ley se utiliza con frecuencia para venganzas personales. Basta con lanzar una acusación de esta naturaleza para excitar la ira de los islamistas, sin mayor prueba.

Una vez formulada la acusación, los jueces son amenazados de muerte si no condenan al acusado. En el caso de Asia Bibi fueron asesinados en 2011 por defenderla tanto el ministro de Minorías, el cristiano Shahbaz Bhatti, como el gobernador del estado del Penjab, el musulmán Salman Taseer. Ante esa demostración de poder, resulta muy difícil encontrar quien se atreva a desafiar la dictadura real de los fundamentalistas.

El arresto de Masih desencadenó el éxodo de cientos de cristianos de la aldea de la niña, sobre todo después de que los responsables de varias mezquitas informaran a través de altavoces de lo que supuestamente había hecho la menor. Los cristianos representan el cuatro por ciento de la población paquistaní.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>