Un libro contra las habladurías: la verdad sobre el fallecimiento de Juan Pablo I

Albino Luciani murió de infarto y no asesinado, como algunos sectores contrarios a la Iglesia quisieron dar a entender, según un nuevo libro

Durante años se alimentaron sospechas y teorías conspirativas. ¿Falleció Juan Pablo I por causas naturales o fue asesinado? La súbita desaparición de aquel papa sonriente, sólo 33 días después de ser elegido, propició todo tipo de conjeturas. La guerra fría estaba en su apogeo. Italia vivía los años de plomo del terrorismo. Un entorno histórico perfecto pata que cualquier cosa pudiera parecer posible.

Un libro publicado, Papa Luciani, crónica de una muerte, de la periodista Stefania Falasca, pretende poner fin a las especulaciones, aunque seguramente no lo logrará por completo. Según los testimonios y documentos inéditos a los que ha tenido acceso la autora, Juan Pablo I (Albino Luciani) murió, casi con toda probabilidad, de un ataque al corazón. Habrá quien diga que Falasca no es imparcial –pues ejerce también de vicepostuladora en la causa de beatificación de aquel breve pontífice–, pero el estudio realizado muestra ser muy riguroso. El prólogo lo ha escrito el actual secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, quien sugiere que Luciani, por su proximidad, humildad y simplicidad, así como por su énfasis en la misericordia, fue un papa similar a Jorge Mario Bergoglio.

La obra de Falasca repasa las últimas horas de vida de Albino Luciani aquel 28 de septiembre de 1978. Una de las monjas que lo atendía, sor Margherita Marin, que tiene ahora 76 años, recuerda que estaba planchando, en el apartamento pontificio, con la puerta de la habitación abierta, y veía al Papa andar arriba y abajo leyendo papeles. Según la religiosa, Juan Pablo I se detuvo y le dijo: “Sor, la hago trabajar tanto… No hace falta que me planche tanto la camisa porque hace calor, sudo y tengo que cambiarla a menudo. Planche sólo el cuello y los puños, que el resto ni se ve, sabe”. Esta anécdota tan hogareña revela la humanidad de Juan Pablo I y su carácter.

Sor Margherita no notó ningún signo de violencia

Un elemento clave sobre la muerte lo proporcionó el primer médico que fue llamado cuando encontraron al Papa sin vida, a la mañana siguiente. Renato Buzzonetti supo, por medio del secretario de Juan Pablo I, el sacerdote irlandés John Magee, que el Pontífice, la noche antes, mientras rezaban juntos, antes de cenar, había sentido un fuerte dolor en el pecho, en el tercio superior de la zona del esternón. Eran las 7.30 horas de la tarde. El dolor se prolongó cinco minutos y remitió. Luciani no le dio importancia y no quiso que se avisara a un médico.

Al día siguiente, sor Vicenza, una monja que llevaba 20 años al servicio de Luciani, notó algo raro. Le había dejado, como de costumbre, una taza de café en la sacristía, a las 5.15 h de la mañana. Al cabo de un rato fue a retirarla. Estaba aún llena. No la había tocado. Decidió entonces llamar a la puerta, con varios golpes, sin obtener respuesta. “¡Santidad, no debe hacerme estas bromas!”, exclamó sor Vicenza. Entró en la habitación y se encontró al Papa muerto, en pijama, tumbado en la cama, con cojines bajo la espalda, papeles en la mano y la luz encendida. No había ninguna señal anómala, ningún indicio de violencia. Todo en su sitio. “Ni una arruga”, rememora en el libro sor Margherita, quien también entró en la estancia. “Estaba recostado un poco a la derecha, con una leve sonrisa, las gafas puestas, los ojos medio cerrados, como si durmiera –agrega la monja–. Le toqué las manos. Estaban frías. Me impresionaron las uñas, un poco oscuras”.

Magee les ordenó después que no dijeran que habían sido ellas quienes descubrieron el cadáver. La versión oficial sería que lo hicieron los secretarios. No quedaba bien, en 1978, informar de que había mujeres, aunque fueran monjas, que entraban en el dormitorio papal, aun en esas circunstancias.

Falasca descubrió también que, en 1975, Luciani había tenido un problema cardiovascular por el que fue hospitalizado y que, después de ser tratado con anticoagulantes, se creyó solventado.

Tras la muerte de Juan Pablo I –cuyo proceso de beatificación recibirá luz verde en breve– se entronizaría a Juan Pablo II, el papa polaco. Hay un documento, tramitado entonces por la Secretaría de Estado, en el que los médicos que embalsamaron a Luciani responden a las angustias. Una de las preguntas era esta: “¿Una muerte súbita es siempre natural?”.

Casi 40 años después, la muerte del papa Luciani está más que resuelta.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    La muerte que si que no está nada clara es la del cardenal Caffarra, uno de los cuatros obispos católicos que pidieron formalmente a Francisco que aclarara las dudas y confusiones doctrinales, por no decir herejías, que el documento Amoris Laetitia ha dado lugar. No consta que monseñor Caffarra estuviera enfermo.

  2. 2

    Un ataque cardíaco produce un dolor agudo. Si Juan Pablo I hubiera muerto por ese motivo, no estaría “plácidamente” en su cama, como si durmiera. No habiéndose realizado, que yo sepa, autopsia, no está en absoluto resuelto el tema. Sería más probable otro tipo de dolencia, pero ataque cardíaco, desde luego no.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>