Lo afirman los terapeutas de pareja: “si acuden a terapia, más del 60% supera la crisis”

Un total de 126.293 mujeres denunciaron a sus parejas o ex parejas por malos tratos en 2007, lo que supuso un incremento del 52,6% con respecto a 2005…

Un total de 126.293 mujeres denunciaron a sus parejas o ex parejas por malos tratos en 2007, lo que supuso un incremento del 52,6% con respecto a 2005, según los datos del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) divulgados en 2008.

Sin embargo, estas estadísticas se podrían haber reducido de forma muy significativa si esas parejas, definitivamente rotas, hubieran recurrido a la conciliación antes de que la crisis estallara fuera de control o acabara en un ‘divorcio exprés’.

Lo afirmaban hacealgo más de un par de añoslos terapeutas de pareja: “de las parejas que acuden a terapia, un 60% suele superar la crisis”, decía la psicóloga y divulgadora Pilar Varela, que analizaba este tipo de conflictos en su libro Amor puro y duro.

También vienen a avalar esta afirmación las cifras sobre denuncias de malos tratos facilitadas entoncespor el CGPJ, que reflejaban, asimismo, que en el 64% de los casos, la relación afectiva se mantenía.

Denuncias, al alza

Los datos del Observatorio contra la Violencia de Género sobre las denuncias presentadas por mujeres en 2007, en comparación con 2005, mostraban una paulatina tendencia al alza.

Cabe señalar que no hay datos de 2006 porque, “por error”, el CGPJ no los solicitó a los juzgados correspondientes, según informaba Europa Press. Y hay que tener en cuenta que los juzgados de Violencia de Género empezaron a funcionar en junio de 2005.

Así, el observatorio destacaba que, el año 2007, se presentaron 29.277 denuncias en el primer trimestre; 31.789 en el segundo; 32.372 en el tercero; y 32.855 en el cuarto.

Hay que recordar también que ese incremento de denuncias, con una media de más de 170 por día en ese año,no hacía otra cosa que aumentar al mismo tiempo los procedimientos judiciales abiertos, las sentencias, las condenas y los hombres encarcelados por esta causa.

El problema de la Ley de Violencia de Género es que, a pesar de estas estadísticas, no se consigue frenar el número de feminicidios, porque, entre otras cuestiones, desprecia la posibilidad de mediación o conciliación.

¿Queda cariño?

Mientras tanto, los expertos en terapia de pareja muestran las ventajas de que matrimonios o parejas en crisis recurran a sus servicios. En España son más de 600 los psicoterapeutas acreditados por la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas, tal como informababapor esas fechas el diario El Mundo en su dominical Magazine.

Ya en la primera sesión, la pregunta clave del terapeuta a la pareja en crisis es la siguiente: “¿Os queda algún rescoldo de cariño?”.

Si la respuesta es afirmativa, algo que sucede en hasta un 65% de los casos, con ayuda del experto vuelven a ‘conectar’ con aquella persona de la que se enamoraron, “aunque la terapia supone un 80% de esfuerzo personal”, aseguraba Juan Pedro Núñez, profesor de Psicología de la Universidad Pontificia de Comillas.

Las crisis son algo natural y esperable; a fin de cuentas, cuando nos enamoramos lo hacemos de un sueño, de otro idealizado […] No obstante, ahora las parejas no se resignan tan fácilmente a una convivencia dolorosa o distante”, añadía.

“Ahora el matrimonio se concibe como una forma de encontrar la felicidad; por eso, cuando se desvanece, son muchas las personas para las que la convivencia pierde su sentido”, destacaba.

“Aunque deteriorado, el amor vale”

Por su parte, la psicóloga Pilar Varela insistía también en que “un amor vale mucho, aunque esté deteriorado” y consideraba que la terapia funciona si ambos desean salvar su relación.

“De las parejas que acuden a terapia, un 60% suele superar la crisis, un 25% acaba separándose y el resto no mejora pero tampoco rompe la convivencia, a la espera de que la crisis se disuelva con el paso del tiempo”, aseguraba .

Otra experta, la psicóloga clínica Carme Serrat, está convencida de que la sociedad individualista y hedonista favorece la falta de compromiso.

La educación protectora, permisiva y mimada trae como consecuencia una baja tolerancia a la frustración. Si a la primera crisis rompes la baraja, no vas a aprender. Y un divorcio no es como quitarse unos zapatos”, sentenciaba.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>