Lo nunca visto ni oído: escribe el obispo de Kenia

Por si todavía queda algún europeo incapaz de sorprenderse a que extremos de fanatismo y barbarie se está llegando actualmente en…

Forum Libertas

Por si todavía queda algún europeo incapaz de sorprenderse a que extremos de fanatismo y barbarie se está llegando actualmente en algunas partes de África, le invito a leer lo que ha escrito el obispo de Kenia, monseñor Emmnanuel Bárbara en su diócesis. Tomo parte de su relato del medio católico digital Religión en Libertad (17/6). Lo difundo por los pobres medios a mi alcance, lamentando que otros muchísimo más poderosos estén muy ocupados en el grandioso evento del campeonato de futbol. “En Mpeketoni hay tres parroquias y cuatro conventos de monjas. Un convento está situado en el centro de la ciudad, la zona atacada. Gracias a Dios, las hermanas no se han visto involucradas en el asalto. Yo les aconsejé apagar todas las luces y no moverse del convento”.Según la reconstrucción del obispo, “el ataque comenzó a las ocho y media de la tarde de ayer. Cerca de 50 guerrilleros llegaron al centro de Mpeketoni, atacando y saqueando la comisaría y la armería. Mataron a un policía. Luego destruyeron una antena de telefonía móvil, pero afortunadamente había otra más, por lo que pude estar en contacto con los sacerdotes y religiosas. Los guerrilleros atacaron dos hoteles y pararon a los automovilistas y peatones, preguntándoles si eran musulmanes o cristianos. Si eran cristianos los mataban”. “Por lo que sabemos, hasta ahora, las víctimas son 48, pero todavía no es un balance definitivo”, añade Mons. Barbara. “Los refuerzos policiales llegaron una hora más tarde, cuando los asaltantes habían huido. Ahora los están buscando en el bosque. No se sabe ni de dónde venían. Algunos dicen que de la zona de Malindi, mientras que otros afirman que vienen de Somalia. Ningún grupo ha reivindicado hasta ahora la responsabilidad del ataque, pero el modus operandi es el de los Shabaab de Somalia. Todo estaba muy bien organizado, los comandos conocían el mapa de la ciudad y se dirigieron directos a las metas que tenían la intención de atacar”. “Estamos muy preocupados, porque el ataque se produce en un momento de tensión entre el gobierno y la oposición. A nivel social, a pesar del crecimiento económico del país, la riqueza producida no llega a una buena parte de la población. Por ello les pido que oren por nosotros, porque los keniatas no se dejan llevar por la tentación del odio”, concluye el obispo con más de 20 años de experiencia en el país”. Sí, monseñor: Rezamos y rezaremos algunos por estas inauditas matanzas-nunca vistas ni oídas-pero también elevamos nuestra voz para que al menos, tras la diversión del futbol, algunos muy poderosos se enteren de lo que hoy está pasando en nuestro mundo. Lo nunca visto ni oído.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

No están permitidos los comentarios.