Lo raro es que no roben

Los días pasados han sido tormentosos en Catalunya. Primero las hazañas de Felix Millet al que no le basta con ser parte del oasi catal&…

Los días pasados han sido tormentosos en Catalunya. Primero las hazañas de Felix Millet al que no le basta con ser parte del oasi catalá, sino que se apropia dineros de una de las instituciones señeras de la catalanidad. Luego el informe sesgado de la Generalitat sobre los informes triviales y bien pagados, con la perla del Conseller de que se tendría que hacer informes sobre los informes –patético-. Luego que no se aplica la ley de la prostitución con una extraña tolerancia, como si no fuese un tema muy estudiado y pensado. No se puede callar la financiación de los abortos por parte de la administración con diversos engaños formales. Así, lo raro es que no se robe más.

Robar es un tema importante, pero menos que otros. Le superan, por ejemplo, la pederastia, la violencia, los atentados a la vida en todas sus formas, la mentira institucional, el escándalo de los menores, alejar a las personas de la religión, la brujería en sus variadas formas. Pero, da la sensación de que a algunos sólo les escandaliza la apropiación del dinero. No parece lógico. Vayamos a la raíz.

La raíz de estos malos frutos se encuentra en una forma de egoísmo que se llama relativismo. Si no existen actos intrínsecamente malos, todo es bueno si me conviene, depende de la utilidad que tenga para mí. En esas perspectivas, el ladrón público o privado puede alegar que es de gran utilidad para él apropiarse de esos dineros que le ayudan a desarrollar su personalidad con un proyecto de futuro muy importante. ¿Quién le irá a decir que no tiene razones para tomar esos dineros? Se puede decir que la ley, pero si se quiere montar contra viento y marea una ley que llama derecho al delito de matar a un nasciturus y no se aplica la ley anterior que dice que se tiene que informar a la embarazada de las terribles consecuencia del síndrome del post aborto, pues tomar unos papelitos garantizados que se llaman euros, tampoco es tan importante.

Las cosas son como son, y nadie es relativista cuando le molesta la acción de otro. Nadie acepta que le maten un hijo, o que no le informen de sus derechos, o que le den un torta en la policía. Todo está bien trabado de modo que si uno quiere derechos tiene que respetar los derechos de los demás y las leyes justas. ¿Qué autoridad puede tener un gobierno para aplicar la ley, si intenta pasar leyes homicidas?

Curiosamente, los autores intelectuales de estos desaguisados tan evidentes callan. La culturita rebelde que se puede resumir en cultura del preservativo y a mí que me zurzan, no tiene respuestas. La crisis económica se origina en unos golfos muy listillos, y todos tenemos que pagar sus lindezas. Las mujeres violadas a callar. Si los educadores provocan a niños de menos de 10 años para que se masturben cuanto antes cantemos aleluyas, si toda la educación de la sexualidad a los 13 años es póntelo o pónselo, pues no te quejes de lo que va a pasar. Si a los 16 les dices que a abortar que son dos días, dime tú lo que le pasará a los 33 cuando llegue la factura con recargo.

¿Por qué no se va a la raíz ética y se recomienza otra vez? Tres mandamientos que hacen referencia a Dios, cinco que hacen referencia a los otros, y dos a uno mismo. Es decir, los Diez mandamientos sin los cuales el hombre y la mujer se convierten el lobos hambrientos o cualquier otro animalillo que queramos tomar como referencia.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>