Los 10 argumentos de los ‘100 economistas’ para una reforma integral del sistema de pensiones

La reforma del sistema de pensiones está en boca de todos desde que el Gobierno anunciara, con alguna que otra marcha atrás, algunas med…

La reforma del sistema de pensiones está en boca de todos desde que el Gobierno anunciara, con alguna que otra marcha atrás, algunas medidas que han provocado un gran debate entre la opinión pública. En ese sentido, el llamado ‘grupo de los 100 economistas’ ha pedido públicamente una reforma integral del sistema público de pensiones con el fin de garantizar la viabilidad financiera del sistema de reparto a medio y largo plazo.

El documento, elaborado por alrededor de un centenar de relevantes economistas académicos y promovido por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), pide al Gobierno que no dé marcha atrás en su propuesta de aumentar la edad de jubilación de forma gradual de 65 a 67 años, por entender que “es la mejor manera de iniciar dicho debate, aunque otras propuestas del mismo calado deberían sucederse”.

Estos expertos consideran que el debate sobre la reforma de las pensiones públicas en España, que se ha desarrollado desde los años noventa, se ha conducido de forma “poco provechosa, con discusiones no suficientemente informadas que reproducen tópicos y errores ya reconocidos en el pasado”.

“Sistema insostenible”

Los ‘100 economistas’ consideran que el Pacto de Toledo creado en 1994 ha producido avances importantes, “acordando principios generales sobre cómo deberían abordarse las reformas, pero no han propuesto aún medidas concretas que puedan resolver los retos demográficos a los que se enfrenta el sistema de pensiones en las próximas décadas”.

La evolución demográfica hace que, sin reformas, el sistema de pensiones en España sea insostenible […] Si no se hace nada, España será después de Grecia el país europeo en que el gasto en pensiones suba más”, afirman los expertos.

Al mismo tiempo, también advierten de que “subir impuestos o cotizaciones sociales tendría efectos muy negativos sobre la generación de empleo y la inversión, sobre todo en nuestra economía en la que la tasa de desempleo es prácticamente el doble que la de la UE”.

Otra advertencia del informe apunta a que “el superávit del sistema de pensiones y la existencia de un fondo de reserva de 60.000 millones (6% del PIB) permite hacer la reforma con más tiempo pero no resuelve el problema de la sostenibilidad”.

El Libro Blanco, un primer paso

Por todo ello, los ‘100 economistas’ proponen “seguir la misma vía” que han adoptado con éxito países como Suecia, Reino Unido, Países Bajos o Alemania: “encargar la elaboración de un Libro Blanco a una comisión de expertos independientes que sirva de guía para que el Pacto de Toledo implemente cuanto antes una reforma que garantice la sostenibilidad del sistema de pensiones a largo plazo”.

Esto debería hacerse en un plazo razonablemente breve, aseguran. Este Libro Blanco debería ser el primer paso de la reforma, por lo que debería existir un compromiso previo de impulsarlo, siguiendo el dictamen de la Comisión no Permanente del Congreso de los Diputados.

Los promotores de este documento son: Michele Boldrin, Profesor de la Washington University, Juan Carlos Conesa, Profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona, Javier Diaz-Giménez, Profesor del IESE, Rafael Doménech, Profesor de la Universidad de Valencia, Luis Garicano, profesor de la London School of Económics, José Antonio Herce, socio director de AFI, Sergi Jiménez Profesor de la Universidad Pompeu Fabra, César Molinas, Fundador de Multa Paucis, y Pablo Vázquez, profesor de la Universidad Complutense. A este grupo se han adherido alrededor de 100 economistas cuya lista recoge la web, según la nota de prensa de FEDEA.

Los 10 argumentos

Este es un resumen de los 10 argumentos o conclusiones con que este centenar de economistas académicos plantean encarar la reforma del sistema público de pensiones en España.

1. Es inevitable. La evolución demográfica hace imposible que el sistema español de pensiones públicas pueda seguir ofreciendo las prestaciones actuales. De acuerdo con las proyecciones más recientes, tal como se observa en el siguiente gráfico, reproducido a partir del estudio, pasaremos de las más de 4 personas en edad de trabajar por pensionista actuales a 1,75 personas en edad de trabajar por pensionista en el 2049. España sería, después de Grecia, el país de la zona del Euro en el que el gasto en pensiones subiría más.

2. Es necesaria para la equidad. Dentro de las generaciones actuales que van entrando en la jubilación, el sistema español de pensiones contributivas produce situaciones de desigualdad evidentes. Al utilizar como base para el cálculo de la pensión contributiva sólo las bases de cotización de los últimos 15 años de vida laboral, resulta que los trabajadores que tienen periodos contributivos cortos y salarios elevados al final de su vida laboral acaban teniendo pensiones más altas que otros con períodos de cotización mucho más largos, pero que han tenido la mala suerte de perder su empleo cerca de la edad legal de jubilación.

3. No se trata de reducir la cuantía de las pensiones, aunque sí necesariamente su tasa de sustitución. El sistema español de pensiones contributivas de jubilación proporciona unas pensiones que, en relación al último salario percibido, son de las más elevadas de los países de nuestro entorno. La tasa de sustitución de las pensiones públicas (la relación entre la pensión recibida y el salario previo a la jubilación) en España es, en media, de alrededor del 80%, una de las más altas de los países miembros de esta organización […] Se han de combinar el alargamiento del periodo de la vida laboral y la reducción de la tasa de sustitución. Esto último no significa que la cuantía de las pensiones tenga que ser menor. El crecimiento económico permitirá que las futuras cohortes de la población lleguen a la jubilación con salarios más elevados y puedan recibir, por tanto, pensiones más elevadas que las actuales aun cuando se reduzca progresivamente la tasa de sustitución de las pensiones.

4. Debe hacerse de forma que se garantice a los jubilados presentes que no serán afectados por el cambio. La reforma de las pensiones tendrá efectos sobre las futuras cohortes de jubilados. Las personas que ya están recibiendo una pensión no se verán afectadas de ninguna manera y las que están próximas a recibirla sólo lo serían de forma marginal. […] Los sistemas de pensiones han de modificarse de forma muy gradual […] sólo entrarán plenamente en efecto después de varias décadas.

5. Ha de realizarse con tiempo, calma, conocimiento y oportunidad. Puesto que su efecto debe producirse después de varias décadas, la reforma de las pensiones ha de planificarse con tiempo suficiente. […] Que el sistema de pensiones esté actualmente en superávit y tenga un fondo de reserva del 6% del PIB es, en gran medida, irrelevante.

6. Es complementaria a la reforma laboral y ambas deben abordarse de forma coherente entre sí. En contra de la idea de que la reforma de las pensiones tendrá que conseguir que se alargue la vida laboral a medida que lo hace la esperanza de vida, se suele argumentar que las oportunidades de empleo de los jóvenes se verían perjudicadas en tal caso. […] Más bien ocurre lo contrario: son los países que tienen una mayor tasa de empleo de la población cercana a la edad de jubilación, los que también tienen una tasa de desempleo juvenil más baja. España corrobora claramente esta evidencia internacional: tras varias décadas con una alta incidencia de prejubilaciones y jubilaciones anticipadas seguimos teniendo una tasa de desempleo juvenil desorbitada.

7. No deberían repetirse los errores del pasado. El gobierno inicialmente actuó con valentía y planteó el aumento de la edad legal de jubilación. […] Sin embargo, inmediatamente se reprodujeron las resistencias a la reforma: titubeos del gobierno, escasa colaboración de los partidos que integran la Comisión Parlamentaria del Pacto de Toledo y total oposición sindical, todo ello con gran ruido mediático. […] Hay que decir que la propuesta del gobierno de aumentar la edad de jubilación es, verdaderamente, la mejor manera de iniciar dicho debate. Pero otras propuestas del mismo calado deberán sucederse.

8. Debe plantearse de forma global. La reforma de las pensiones no debería focalizarse sobre una medida concreta, sea la edad legal de jubilación, la duración del período de cálculo de la base reguladora de la pensión, o cualquier otra modificación paramétrica del sistema actual. Hay muchas medidas alternativas que pueden combinarse para conseguir el objetivo de alcanzar una tasa de sustitución de las pensiones públicas y una duración media de los periodos de jubilación compatibles en el futuro con los escenarios demográficos y socioeconómicos que se vislumbran.

9. Necesita un procedimiento de elaboración distinto al seguido hasta hoy. La reforma de las pensiones está encomendada a la Comisión Parlamentaria no permanente del Pacto de Toledo, que […] no ha propuesto todavía medidas concretas que puedan resolver los retos demográficos a los que se enfrenta el sistema de pensiones en las próximas décadas. Es probable que el Pacto de Toledo haya cumplido un ciclo y que en estos decisivos momentos, un nuevo impulso para la reforma pase sobre todo por una renovación de los conceptos operativos bajo los cuales debería abordarse el debate actual sobre las pensiones.

10. Debería elaborarse un Libro Blanco que explicara la reforma a la sociedad. Para avanzar con la reforma, se debe seguir la misma vía que se adoptó en Suecia, Reino Unido, Países Bajos y Alemania para comenzar sus reformas, todas ellas culminadas ya con éxito: encargar la elaboración de un Libro Blanco a una comisión de expertos independientes. […] Esto debería hacerse en un plazo razonablemente breve. El Libro Blanco debería ser presentado de forma creíble como el primer paso de la reforma. […] y pronunciarse claramente acerca de las dos cuestiones fundamentales que han de resolverse:

a ¿[…] Cuál debería ser la tasa de sustitución de las pensiones públicas de jubilación a financiar mediante el principio de reparto y qué medidas de reforma son más convenientes para llegar a dichas tasas de sustitución?

b ¿Cómo conseguir que cada generación ahorre más para su jubilación y qué medidas habría que considerar en este sentido? […] ¿hasta qué punto ha de recurrirse a la capitalización obligatoria? ¿Hasta cuánto y cómo puede extenderse la cobertura del actual sistema español de fondos de pensiones? ¿En qué activos debería materializarse ese ahorro?

“En resumen, la hora de la reforma de las pensiones es ahora. Se acaba el tiempo, porque, a la vista de los cambios demográficos que se vislumbran, ya se ha retrasado mucho y porque necesitamos recuperar el crédito internacional que los mercados financieros están poniendo en duda”, concluye el estudio.

Un último apunte del informe recuerda que en 1970 la relación entre cotizantes y pensionistas era de 6,2 por uno, es decir había 20.402.000 trabajadores y 3.290.800 jubilados (+ de 65 años). Sin embargo, en 2008 esa relación ya fue de 3 por uno (22.189.900 trabajadores y 7.303.500 jubilados). Para 2050, advierte, la relación será de 1,47 por uno, es decir habrá alrededor de 22.000.000 trabajadores y 15.000.000 de jubilados.

La reforma del sistema de pensiones se vislumbra, pues, como algo verdaderamente urgente, a tenor de los datos que muestra y que prevé el ‘grupo de los 100 economistas’.

Noticias relacionadas:

El Gobierno ‘maquilla’ las cifras de los subsidiados: ya hay casi uno por cada trabajador

‘El hundimiento’: Zapatero se va a rezar a Washington mientras la economía española se desmorona

Otro golpe para las pensiones: no sólo llegarán más tarde sino que pierden poder adquisitivo

Decálogo urgente: actuaciones indispensables para evitar la quiebra del sistema de pensiones

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>