Los 10 temas que abordó el Papa en el vuelo de regreso de Colombia

“Colombia es un pueblo de esperanza y de futuro”, dijo Francisco, que habló de corrupción, cambio climático, migración o la crisis de Corea del Norte, entre otros

Después de cinco días intensos, del 6 al 10 de septiembre, en los que el papa Francisco realizó una visita apostólica a Colombia, visitando las ciudades de Bogotá, Cartagena, Medellín y Villavicencio, regresó a Roma este lunes 11 de septiembre. Durante el vuelo de regreso, el pontífice ofreció una conferencia de prensa a los periodistas acreditados en el avión en los que hizo un balance de su visita y se dejó interpelar por la gente de prensa sobre otros temas de interés como: El cambio climático; la situación de los migrantes en Europa y los Estados Unidos, la corrupción, la situación en Venezuela y en Corea del Norte, entre otros.

El director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Greg Burke, inició la rueda de prensa agradeciendo al Santo Padre su disponibilidad y destacó que Colombia, durante estos cuatro días, “nos ofreció testimonios fuertes y emocionantes de perdón y de reconciliación. Pero también nos ofreció una lección continua de alegría y de esperanza, dos palabras que usted usó mucho en este viaje” y le cedió la palabra al papa Francisco.

Colombia es pueblo noble con esperanza de salir adelante

“Buenas tardes y muchas gracias por su trabajo, comenzó diciendo el papa Francisco. Estoy conmovido de la alegría, de la ternura, de la juventud, de la nobleza del pueblo colombiano. Un pueblo noble que no tiene miedo a expresarse como siente, no tiene miedo a escuchar y a hacer ver lo que siente. Así lo percibo yo.

La primera pregunta fue cedida a un periodista colombiano, que agradeció en primer lugar al pontífice por haber visitado su país y dejarles tantos mensajes profundos y de cercanía. A continuación preguntó:

Usted Santo Padre llegó a un país dividido. Dividido por cuenta de un proceso de paz. Entre los que aceptan y no aceptan ese proceso. ¿Qué hacer concretamente, qué pasos dar, para acercar a las partes divididas, para que a nuestros dirigentes dejen ese odio, dejen ese rencor? Si pudiera volver, a nuestro país en unos años, ¿Cómo le gustaría ver a Colombia?

Francisco: A mí me gustaría que el lema al menos fuese: “Demos el segundo paso”. Que al menos fuera ese. Después de 54 años de guerrilla, más o menos, se acumula mucho, mucho odio, mucho rencor, mucha alma enferma. Y la enfermedad no es culpable. Viene.

Las guerrillas, los paramilitares, la corrupción, todos han cometido pecados malos que provocaron esta enfermedad del odio. Pero se dieron pasos que dan esperanza, pasos en la negociación, el último fue el cese del fuego del ELN, y lo agradezco mucho. Pero hay algo más que yo percibí. El querer ir adelante en este proceso va más allá de las negociaciones que se están haciendo o se deben hacer. Es una deseo espontáneo, y allí está la fuerza del pueblo. Yo tengo esperanza en esto. El pueblo quiere respirar, pero debemos ayudarlo con la cercanía, la oración, y sobre todo con la comprensión de cuánto dolor hay dentro de tanta gente.

Corrupción

Colombia sufrió muchas décadas de violencia a causa de la guerra, por el conflicto armado, y también por el narcotráfico. Sin embargo, los estragos de la corrupción en la política fueron tan perjudiciales como la misma guerra ¿Qué hacer ante este flagelo, como castigarlos. ¿Habría que excomulgar a los corruptos?

Me hace una pregunta que yo me la he planteado muchas veces. Yo me la he planteado de esta manera: ¿El corrupto tiene perdón? Yo escribí un pequeño libro que se llama “Pecado y corrupción”. Todos somos pecadores y sabemos que el Señor está cerca nuestro. ‘Dios nunca se cansa de perdonar’, si el pecador se anima y pide perdón. El problema es que el corrupto se cansa de pedir perdón y olvida de como se pide perdón. Esto es un problema grande. Es un estado de insensibilidad ante los valores, ante la destrucción, a la explotación de las personas. No es capaz de pedir perdón. Es muy difícil ayudar a un corrupto, muy difícil, pero Dios puede hacerlo. Yo rezo por ello.

El protagonista de la pacificación es el pueblo

¿Usted piensa que es posible replicar este modelo colombiano en otros conflictos en el mundo?

Integrar otras personas, en la homilía de la misa de clausura hablé de esto, integrar a las personas no es la primera vez. En muchos conflictos estuvieron integradas otras personas. Un modo de ir adelante, un modo sapiencial de política. Existe la sabiduría de pedir ayuda, creo que estos recursos técnicos, digamos así, políticos, ayudan y piden a veces la intervención de las Naciones Unidas para salir de la crisis, pero solo un proceso de paz irá adelante si lo toma el pueblo. El protagonista de la pacificación o es el pueblo, o se llegará a un cierto punto. Pero cuando toma la iniciativa el pueblo es capaz de hacerlo bien. Yo veo que ese es el camino superior.

El cambio climático

Después del huracán Harvey, estuvieron casi a la misma vez tres huracanes en la misma zona. ¿Existe una responsabilidad moral de los líderes políticos, que desechan colaborar con las otras naciones para controlar las emisiones de gas de efecto invernadero porque dicen que el cambio climático sea obra del hombre?

Quien niega esto debe ir a los científicos y preguntarles a ellos. Ellos hablan muy claro. Los científicos son precisos. Se ven los efectos del cambio climático, y los científicos dicen claramente el camino a seguir, y todos nosotros tenemos una responsabilidad. Todos, cada uno tiene una pequeña, o una grande. Una responsabilidad moral. No aceptar las opiniones o tomar decisiones. Tenemos que tomarlo en serio. Creo que es algo para no bromear.

Usted me preguntaba cuál era la responsabilidad moral. Cada uno tiene la suya. Los políticos tienen la suya. Cada uno la suya. Yo diría que cada uno tiene su propia responsabilidad moral. Los científicos son clarísimos. No son opiniones al aire. Son clarísimos, y luego que decida, y la historia juzgará las decisiones.

Alerta sobre el ‘dios de bolsillo’

Usted muchas veces, en los discursos que hizo en Colombia, volvió a llamar a la necesidad de hacer las paces con la creación. Respetar el medio ambiente como condición necesaria para que se pueda crear una paz social estable.¿Por qué se tarda en el que se tome conciencia, sobre todo por parte de los gobiernos, que sin embargo parecen solícitos quizás en otros sectores, por ejemplo, en el armamentístico?

¿Por qué? Me viene una frase del Antiguo Testamento, creo que de un salmo: ‘El hombre es un estúpido’, es un testarudo que no ve. El único animal creado que mete la pata en el mismo lugar es el hombre. La soberbia, la suficiencia, y también está el ‘dios bolsillo’. Tantas cosas, decisiones, tantas contradicciones dependen del dinero. El hombre es un estúpido, dice la Biblia. Es así, cuando no se ve, no se ve. Se mira solo una parte.

Corea del Norte

¿Qué opinión tiene sobre la crisis de Corea?

Corea del Norte, te digo la verdad, no lo entiendo. De verdad, no entiendo el mundo de la geopolítica. Es muy fuerte para mí. Creo que, con lo que veo, hay una lucha de intereses que, se me escapa, no lo puedo explicar, de verdad. Pero lo otro importante: no se toma conciencia.

La situación de los migrantes en los Estados Unidos

En los Estados Unidos se abolió la ley de los “dreamers”, de los “soñadores”. Usted no cree que con la abolición de esta ley los jóvenes pierden la alegría, la esperanza, el futuro. Escuché de esta ley, no pude leer los artículos, cómo se toma la decisión. No la conozco bien. Alejar a los jóvenes de la familia no es algo que de un buen fruto. Todo joven tiene su familia. Tengo la esperanza de que se repiense un poco esta ley, porque escuché hablar al presidente de los Estados Unidos que se presenta como un hombre “pro vida”. Si es un buen hombre “pro vida” entiende que la familia es la cuna de la vida y se debe defender la unidad. Por eso tengo interés en estudiar bien la ley.

Verdaderamente, cuando los jóvenes se sienten, en general, sea este caso u otro caso, explotados, al final se sienten sin esperanza. ¿Y quién la roba?: la droga, otras dependencias, el suicidio, el suicidio juvenil es muy fuerte y viene cuando vienen sacados de la raíz.

Es muy importante la relación de un joven con las raíces. Los jóvenes desarraigados hoy, piden ayuda, quieren reencontrar la raíz, por eso yo insisto tanto en el diálogo entre ancianos y jóvenes. Que dialoguen con los padres, pero los ancianos. Porque allí están las raíces, un poco lejanas, para evitar los conflictos que puede haber con las raíces más próximas, la de los padres. Pero los jóvenes hoy tienen necesidad de reencontrar las raíces. Cualquier cosa que vaya contra la raíz les roba la esperanza.

De verdad, sobre esa ley no quiero expresarme porque no la leí y no me gusta hablar de aquello que no estudió bien.

Los inmigrantes en Europa y la explotación de Àfrica

Querríamos saber qué piensa usted de esta política del gobierno italiano de restringir el ingreso de barcos de Libia, de cerrar las salidas, considerando también el hecho de que después los inmigrantes que se quedan en Libia viven en condiciones deshumanas y muy precarias.

En primer lugar yo siento el deber y gratitud por Italia y Grecia porque han abierto el corazón a los inmigrantes. Pero no basta con abrir el corazón, el problema del inmigrante es: primero un corazón abierto siempre, también es un mandamiento de Dios: “Recibe, porque tú has sido esclavo en Egipto”. Pero un gobierno debe gestionar ese problema con la virtud propia del gobernante: la prudencia. ¿Qué significa?

Primero: ¿Cuántos lugares tengo? Segundo: No solo recibir, integrar. Yo he visto ejemplos, aquí en Italia, de integraciones preciosas. En otro vuelo, creo cuando volvíamos Suecia, hablé de la política de integración de Suecia como un modelo. Pero también Suecia dijo con prudencia: este número yo no puedo. Porque existe el peligro de la no integración. Tercero: es un problema humanitario, lo que usted decía. La humanidad debe tomar conciencia de esta situación. Las condiciones, que usted hablaba, el desierto. Yo he visto las fotografías. Primero de los explotadores.

Hay una última cosa que quiero decir, sobre todo para África. Hay en el inconsciente nuestro, un principio: África debe ser explotada. Hoy en Cartagena vimos un ejemplo de la explotación humana en cualquier caso. Un jefe de gobierno dijo una verdad sobre esto: los que huyen de la guerra son otro problema, pero hay muchos que huyen del hambre. Invirtamos allí para que crezcan, pero en el inconsciente colectivo está la cuestión de que cuando los países desarrollados van a África es para explotarla. África es amiga y debe ser ayudada a crecer.

La ONU debe hacerse sentir en Venezuela

Usted habló de Venezuela luego del ángelus. Usted pidió que se rechace todo tipo de violencia en la vida política. El jueves, después de la Misa en Bogotá, usted saludó a cinco obispos venezolanos. Lo sabemos todos, la Santa Sede está y estuvo muy comprometida por un diálogo con ese país. Desde hace meses usted pide el fin de toda violencia. Pero el presidente Maduro, por un lado, tiene palabras muy violentas contra los obispos, de otro lado dice que está con el papa Francisco. ¿Sería posible tener palabras más fuertes y quizás más claras?

Creo que la Santa Sede habló fuerte y claramente. Lo que dice el presidente Maduro, que lo explique él. Yo no sé qué tiene en su mente, pero la Santa Sede hizo mucho enviando allí al grupo de trabajo de cuatro ex presidentes. Ha enviado a un nuncio de primer nivel. Después habló con personas, habló públicamente. Yo muchas veces en el Ángelus hablé de la situación buscando siempre una salida, ayudando, ofreciendo ayuda para salir. Parece que la cosa es muy difícil, y lo más doloroso es el problema humanitario, tanta gente que escapa o sufre. Debemos ayudar a resolverlo de todas maneras. Yo creo que la ONU debe hacerse sentir también allí para ayudar.

En Colombia hay esperanza y futuro

Por último, dijo el papa Francisco, una vez más quisiera agradecer el ejemplo del pueblo colombiano. Y querría terminar con una imagen. Lo que más me llegó de los colombianos en las cuatro ciudades ha sido la gente en las calles, saludándome.

Lo que más me ha llegado es que el papá, la mamá, alzaban a sus niños para hacérselo ver al Papa para que el Papa lo bendijera. Como diciendo: este es mi tesoro, esta es mi esperanza. Este es mi futuro. Yo te creo. Esto me ha llegado. La ternura, los ojos de esos padres, de esas madres. Precioso. Esto es un símbolo. Símbolo de esperanza, de futuro. Un pueblo que es capaz de hacer hijos y después los muestra, los hace ver así, como diciendo: este es mi tesoro, es un pueblo que tiene esperanza y tiene futuro. Muchas gracias.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>