Los altibajos de los divorcios durante la crisis: aumenta la conflictividad

El número de demandas de disolución matrimonial registradas en España en el primer trimestre de 2015 fueron 33.009, lo que supuso…

El número de demandas de disolución matrimonial registradas en España en el primer trimestre de 2015 fueron 33.009, lo que supuso un incremento del 2,3% respecto al mismo periodo del año anterior. Los divorcios de mutuo acuerdo fueron 19.595, es decir un 1,1% más respecto a 2014, mientras se produjeron 13.414 no consensuados, que supone un aumento del 4,1%.

A la vista de estos datos, una primera conclusión es que respecto a 2014 ha aumentado significativamente la conflictividad en los divorcios, según recoge el informe publicado por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el pasado 8 de junio.

Sin embargo, cabe preguntarse qué evolución ha seguido el número de divorcios a lo largo de los ocho años de crisis aguda por los que ha atravesado España, y de la que todo apunta a que, aunque lentamente, se está saliendo.

La respuesta a esta pregunta la tienen los datos del informe del CGPJ, donde se pueden observar las fluctuaciones que han experimentado las disoluciones matrimoniales desde 2007 hasta 2015, según se ve en la siguiente tabla, elaborada a partir de esos datos.

Altibajos de divorcios

La tabla muestra que en el primer trimestre de 2007 se registraron 23.182 divorcios consensuados y 14.335 no consensuados. Si comparamos ambos tipos de divorcios con los registrados en el mismo trimestre de los años siguientes, hasta llegar a 2015, se pueden observar varias fluctuaciones arriba y abajo.

En los divorcios consensuados, hay un repentino descenso coincidiendo con el primer año de crisis, 2008, donde se pasó de los 23.182 de 2007 a los 18.923 del año siguiente. Y ese descenso, aunque menos marcado, continuó en 2009 (17.357).

En 2010 se reactivaron los divorcios de mutuo acuerdo y subieron, aunque tímidamente, durante tres años: 18.262 (2010), 18.284 (2011) y 18.365 (2012); para volver a descender a 17.020 en el primer trimestre de 2013.

Sin embargo, en 2014 vuelven a dar un salto hacia adelante y se sitúan en 19.376, para crecer en menor medida hasta los 19.595 de 2015.

Los no consensuados vuelven a subir

Algo parecido ha sucedido con los divorcios no consensuados, pero en la evolución de este tipo de disolución matrimonial, también con fluctuaciones, se aprecia un incremento de la conflictividad, aunque sin llegar a las cotas de 2007.

En el primer trimestre de 2007 fueron 14.335, y se redujeron a 11.808 al año siguiente, para volver a crecer en 2009 (11.992), en 2010 (12.558) y 2011 (13.017). En 2012 bajaron un poco (12.821) y también en 2013 (11.948), para incrementarse de nuevo en 2014 (12.887) y 2015 (13.414).

Una conflictividad que va a más

Además, si se observa la cuarta columna de la tabla, la que muestra el coeficiente de conflictividad, el resultado de dividir los consensuados entre los no consensuados, se puede ver al comparar 2007 con 2015 que la conflictividad ha ido a más. Hay que considerar que, cuanto menor es el coeficiente, mayor es el peso de la conflictividad sobre el total de las disoluciones matrimoniales.

Entre 2007 y 2011 el coeficiente fue descendiendo, hasta llegar a 1,40. A partir de ese año, hubo un ligero crecimiento con variaciones, para después volver a descender en 2015, con un coeficiente de 1,46, muy alejado del de 2007 (1,62).

En cualquier caso, las cifras en su conjunto concluyen que los divorcios conflictivos están creciendo en un porcentaje proporcionalmente mayor que los consensuados, que también lo hacen. También muestran que la crisis es la causa fundamental del descenso del divorcio en el periodo comprendido entre 2008 y 2013, con altibajos; y que ahora, con el inicio de la salida de esa crisis, vuelven a subir.

Hazte socio

También te puede gustar