‘Los antifaces de Dory‘, de Jorge Martínez Lucena

Jorge Martínez, en esta obra, pretende profundizar en la naturaleza de este hombre posmoderno, que a su vez quiere ser definido por la ausencia de nat…

Jorge Martínez, en esta obra, pretende profundizar en la naturaleza de este hombre posmoderno, que a su vez quiere ser definido por la ausencia de naturaleza. Ese hombre, que ha perdido los referentes de la memoria y de la narratividad (entendida en su sentido más vital), es como el famoso personaje de una película de animación: el pez Dory de "Buscando a Nemo". Un pez en busca de algo, que tiene un fin vital pero que a su vez no puede recordar ni inteligir.
 
Así, el hombre posmoderno, como Dory, es un hombre necesitado de una comunidad y cuya única esperanza es sorprenderse constantemente ante aquello que se le presenta como novedoso. Ciertamente la compostura posmoderna se convierte en un arma de doble filo que bien puede abocarle al más desesperante dominio de la moda, los medios, y las sinergias del nuevo capitalismo, o bien, esa naturaleza rota puede asombrase ante lo sencillo y ante la amistad desprendida.
 
Todos tenemos algo de Dory, pues todos necesitamos de una compañía de la que fiarnos. En la medida en que la cultura posmoderna nos ha nublado el fin de nuestra existencia, la amistad se convierte en el único medio para escaparse del nihilismo individualista.
 
Por eso, para Jorge Martínez es especialmente importante reflexionar sobre la educación y sobre la comunicación. La comunicación sólo podemos entenderla desde su perspectiva antropológica más profunda. El lenguaje es una concreción de la comunicación en cuanto que transmisión. El pensamiento se transmite como la misma vida, sea social sea biológica. Por ello es tan importante para cualquier docente, o padre de familia, entender que todo diálogo, transmisión y comunicación sólo son fructíferos en la medida que se participa de una comunidad que se sorprende ante la vida y ante la verdad.
 
La obra con que se va a encontrar el lector sorprenderá, tanto por su fuerza expresiva como por su sólida fundamentación e interdisciplinariedad. Entender el sujeto posmoderno exige abarcarlo desde la teología, la filosofía, la antropología, la psicología, la historia o desde las perspectivas de la teoría de la comunicación.
 
Se exige además revisar las teorías de la “narratividad” tan fundamentales en una era como la nuestra dominada por los medios y su interpretación de la realidad.
 
La “narratividad posmoderna” se caracteriza por una ausencia de los metarrelados que fundamentaron todas las culturas. Jorge Martínez sentencia:
 
“Sin metarrelatos el hombre queda entregado a lo efímero, a lo fragmentario, a lo ocasional, a lo intensivo, al presentismo del punk, es decir, a la apariencia más allá de la cual el nihilismo dice que no hay nada”.
 
Todo este proyecto se inicia con esta obra que, a buen seguro, dejará paso a otras obras que nos ayudarán a entender al hombre posmoderno. Pero no estamos ante una propuesta meramente intelectualista sino que se dilucidan, leyendo estas páginas, las soluciones que proponer a un sujeto fragmentado y abocado a la triste nada.
 
Los antifaces de Dory.
Un retrato en “collage” del sujeto posmoderno.
Jorge Martínez Lucena
Editorial Scire,
Barcelona, 2008,
270 págs.
 
 
Algunas reseñas de Jorge Martínez en ForumLibertas.com:
 
Un encuentro tardío con el enemigo, de Flanner O’Connor
 
Educar es un riesgo, de Luigi Giussani
 
Yo y tú, objetos de lujo, de Vicente Verdú
 
 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>