Los atentados impiden a los cristianos de Irak celebrar la Navidad en paz

La violencia que se respira en Irak está alterando el espíritu navideño de los cristianos que viven en ese país. Los constantes atentados y los numero…

Forum Libertas

La violencia que se respira en Irak está alterando el espíritu navideño de los cristianos que viven en ese país. Los constantes atentados y los numerosos ataques que han sufrido los colectivos de creyentes y las iglesias ubicadas en territorio iraquí han llevado al patriarca católico caldeo de Bagdad, Emmanuel Delly, representante de la comunidad cristiana mayoritaria en Irak, a tomar la decisión de “anular” las misas de Nochebuena de este viernes, 24 de diciembre, como “protesta contra los ataques” que sufren los fieles.

El anuncio fue hecho por el obispo Andreas Abouna: “El patriarca ha decidido anular todas las misas que deberían celebrarse este 24 de diciembre a las diez de la noche”. Ninguna misa se celebrará, pues, más allá de las 5 de la tarde de este día. El día 25 por la mañana se volverá a la normalidad en la celebración de los oficios. 

Temor a asistir a misa

El obispo Abouna ha asegurado que la decisión no se ha tomado por temor a atentados durante la misa del gallo, sino más bien porque los fieles tienen cada vez más miedo de ir a las iglesias. De hecho, desde la caída del régimen de Sadam Hussein, en abril de 2003, los cristianos han sido objeto de numerosos atentados. El pasado agosto estallaban cuatro bombas contra tres iglesias de Bagdad y una de Mosul, con el resultado de 10 víctimas mortales. Dos meses después, el 16 de octubre, de nuevo 5 iglesias eran objeto de atentados que no ocasionaban víctimas, pero que sembraban el terror entre el colectivo de creyentes, que se sienten un blanco fácil. Desde el 10 de abril de 2003 ya han sido asesinados en Irak un total de 88 cristianos, según datos de la agencia FIDES.

A mediados de diciembre, el arzobispo caldeo de Kerkuk, al norte de Irak, monseñor Louis Sako, ya había anunciado que su comunidad viviría estas Navidades sin grandes celebraciones. En un comunicado difundido con motivo de las fiesta navideñas, el prelado señala que “muchas familias han perdido a sus parientes o hijos, víctimas de grupos fundamentalistas o en los atentados contra las iglesias de Mosul y Bagdad”. “Por esto, hemos decidido que no organizaremos recibimientos durante los días de Navidad: rezaremos por nuestro país para que el Señor conceda la paz a nuestra tierra”.

En la iglesia baptista evangélica de Bagdad también se respira tristeza y miedo en estos días navideños. El pastor Nabil Sara explica que “cada vez hay más gente que me dice que tiene miedo a venir. Esta Navidad sólo tendremos un servicio, el día 25 a las ocho de la mañana”.

Los cristianos, más vulnerables

La sensación de vulnerabilidad por parte de la población cristiana en Irak es evidente. Salem Azíz, un vecino de 71 años de Bagdad, dibuja un horizonte lleno de sombras, después de que sus nietos hayan emigrado a Suecia y de que un sobrino suyo haya sido secuestrado y liberado tras pagar un rescate: “Los otros –los musulmanes- también sufren secuestros, pero nosotros… nosotros somos vistos como más vulnerables, y se aprovechan”. Y en los comercios sucede otro tanto. “El año pasado había vendido ya 500 árboles de Navidad, este año sólo llevo 100”, afirma un comerciante.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar