Los boy scouts y el homosexualismo político

Ninguna institución se salva de la propagación de la homosexualidad. Ante la presión del lobby homosexual y de grandes empresas q…

Forum Libertas

Ninguna institución se salva de la propagación de la homosexualidad. Ante la presión del lobby homosexual y de grandes empresas que han quitado sus aportes a los Boy Scouts de EE.UU. para presionar que permitan la homosexualidad en sus filas (líderes y miembros abiertamente homosexuales), el Consejo nacional votará el próximo mes el cambio de la política de más de un siglo. Si sucediera, se abriría un campo más que promisorio para que los homosexuales promocionen su estilo de vida en niños y adolescentes.
Los Scouts cuentan con más de 2,7 millones de miembros y más de 1 millón de voluntarios. La Suprema Corte les avaló en el año 2000 que pudieran rechazar homosexuales, pero ahora el lobby gay, políticos (entre ellos Obama) y empresas que les quitan la financiación, piden la apertura de la institución hacia los homosexuales en EE.UU. En 2000, en el caso de Boy Scouts of America (BSA) y otros vs Dale, la Corte Suprema de los EE.UU. confirmó el derecho constitucional a la libertad de asociación como una organización privada a los Boy Scouts of America (BSA). Este derecho permite a los BSA y organizaciones similares, excluir a una persona de su pertenencia cuando “la presencia de esa persona afecta de manera significativa la capacidad del grupo para defender (su) punto de vista público o privado”. En este caso, el Tribunal Supremo dictaminó que los BSA tienen el derecho de no permitir a los homosexuales como líderes adultos, ya que la homosexualidad se opone al “mensaje expresivo” de los BSA. En julio de 2012, el Consejo de Administración de BSA reafirmó esta política. En enero de 2013, sin embargo, los BSA anunciaron que estaban "discutiendo la posibilidad posible de que se elimine la restricción de pertenencia nacional en materia de orientación sexual”.
Hazte socio

También te puede gustar