Los consensos de El País

Inmediatamente después de la aprobación de la Ley del Aborto, El País se despachó con un editorial que debería ser …

Forum Libertas

Inmediatamente después de la aprobación de la Ley del Aborto, El País se despachó con un editorial que debería ser objeto de estudio en las facultades de periodismo dentro del paquete del cómo se manipulan los hechos sin el menor rubor, una enseñanza que sin duda, para determinado tipo de periodismo, resulta una necesidad vital.

Dicho editorial intenta presentar la aprobación de la Ley del Aborto como el resultado del consenso y así lo titula. Su base argumental es que votaron los nacionalistas del PNV. Este es su fundamento básico. Parece importarle poco que el PP, 8 de los 10 diputados de CiU, CC, UPN, UPyD, votaran en contra. Es decir, que el consenso consiste en el apoyo del PNV porque son o proceden del cristianismo y son la repera de conservadores. Reducir a esto el consenso es de un cinismo impresentable.

Una vez más se demuestra el porqué del interés del Gobierno en tener un compañero de viaje que intentara disfrazar que ésta es una ley hecha contra la voluntad de la sociedad española, aunque formalmente haya alcanzado la mayoría parlamentaria. Lo es porque la actual representación del Congreso, que debe ser respetada, como es lógico en un sistema democrático, ya no expresa la preferencia política de los ciudadanos. Esto sólo bastaría para que la actual ley hubiera sido objeto de la búsqueda de un acuerdo mucho más amplio, pero no era esa la pretensión del Gobierno. Se trataba simplemente de una doble operación política. Por una parte, satisfacer los intereses del lobby de las clínicas abortistas; por otra, utilizarlo como un arma para movilizar su propio electorado y distraerlo de la gravedad de la crisis. Esto segundo es obvio que no le ha funcionado. El Gobierno de Zapatero se hunde en las encuestas, y esta ley sin ser determinante habrá contribuido a ello.

Zapatero ha calculado mal como viene sucediendo desde hace tiempo, y el aborto no le ha servido para recuperar el empuje electoral. Su futuro hoy es negro, y eso abrenuevas perspectivas sobre las que reflexionar y actuar

Hazte socio

También te puede gustar