Los creyentes en la Universidad: misa bajo presión

El pasado día 17 unos jóvenes irrumpieron en la misa que se celebraba, como habitualmente, en la capilla de la facultad de Económ…

Forum Libertas

El pasado día 17 unos jóvenes irrumpieron en la misa que se celebraba, como habitualmente, en la capilla de la facultad de Económicas de la UB con ánimo de impedir el culto. A los siete días, es decir, el día 24, pese a la desconsiderada amenaza de los citados vándalos, tuvo lugar la acostumbrada Eucaristía en dicha facultad, con nutrida asistencia, de modo que algunos no pudieron acceder debido a las pequeñas dimensiones de la capilla. Fue una Misa preciosa, con muchos jóvenes llenos de fervor y bellos cantos acompañados de guitarra. El sacerdote celebró con gran serenidad y piedad, por más que afuera los díscolos jóvenes obstruyeran el paso a los fieles y crearan un ambiente algo tenso intentando impedir la celebración. En el interior de la capilla, un joven estudiante rezaba para que Dios iluminara a los alborotadores. Las autoridades de la Universidad, la decana de la Facultad y el Rectorado, estuvieron a la altura de las circunstancias y asumieron prácticamente sus responsabilidades.

Cabría reflexionar sobre la actitud de estos jóvenes, con barniz izquierdista, que tratan de impedir la libertad de expresión y de culto en la Universidad; una Universidad que tiene entre sus pilares la libre expresión de opiniones e ideas con el fin de imponer una asimetría antidemocrática. En efecto, ellos gozarían de libertad para organizar en la Universidad fiestas laicistas, en las que se invita a la apostasía; mientras que quienes profesen creencias religiosas tendrían vetado reunirse en la Universidad para celebrar su fe.
En Francia, un laicismo mal entendido deja sin presencia religiosa a la Universidad, cayendo en esa aludida asimetría antidemocrática de dar carta de naturaleza en la universidad a las expresiones arreligiosas o antirreligiosas, al tiempo que se prohíbe la manifestación pública de la fe. En cambio, en países de larga tradición democrática, como EEUU, muchas universidades fueron fundadas por diversas denominaciones cristianas y lógicamente celebran su culto respectivo. Pero, incluso para las universidades de inspiración laicista, el Tribunal Supremo dictaminó que tenían que respetar la libertad de expresión y, por ende, la libertad de culto. Otros países, como Inglaterra o Suiza, dan cabida al culto religioso en sus universidades de acuerdo con sus tradiciones históricas.
En nuestro país, las universidades fueron fundadas por la Iglesia Católica, y en los antiguos edificios persiste la capilla que se ha respetado. La universidad laica en España proviene de la desamortización de Mendizábal, cuando, entre otros bienes de la Iglesia sus universidades le fueron expropiadas. La actual Constitución proclama, art. 16, la libertad religiosa; así como reconoce el especial papel de la Iglesia católica (haciéndose eco de su mayoritaria implantación en nuestras tierras). Asimismo, el Código Penal vigente tipifica como delito la interrupción coactiva del culto religioso.
No quisiéramos terminar sin recordar a estos jóvenes, quizá instrumentalizados yque en su obcecación piensan liberar algo, o a alguien, obstaculizando el culto católico en una facultad de una Universidad libre y que seguramente abrigan una subterránea animosidad contra la religión, que en una reunión católica se ruega a Dios, de quien creemos procede todo bien, por todos los hombres, incluso por quienes nos persiguen y nos calumnian. En ello, aunque de modo imperfecto, no hacemos sino seguir a Cristo, nuestro Dios y Señor, que fue torturado y asesinado y que en medio de sus acerbos dolores decía: “¡Padre, perdónales porque no saben lo que hacen!”.
Hazte socio

También te puede gustar