Los desafíos de hoy

Año tras año, cuando se acercan las fechas navideñas, tanto cristianas como paganas, el buzón de entrada de mi Outlook se …

Año tras año, cuando se acercan las fechas navideñas, tanto cristianas como paganas, el buzón de entrada de mi Outlook se satura de correos para todo. Pues se acerca el fin del ejercicio fiscal, deben efectuarse previsiones para el próximo y todo el mundo es feliz deseándote feliz navidad y próspero año nuevo. En asuntos apostólicos también pasa. Seguramente Vd. ya debe conocer la existencia de la agencia de noticias Zenit. Si no es así, vale la pena que Vd. la descubra por sí mismo.

Una vez descubierta, o tal vez en su caso redescubierta, vale la pena dar un paso más de carácter voluntario y telemático. Consiste en suscribirse, mediante pago único o mejor cuota voluntaria periódica, que sólo el suscriptor decide en magnitud y modalidad de pago domiciliado, junto con la recepción de los boletines electrónicos periódicos. Personalmente yo decido recibirlos semanalmente. Pagar cuota o donar ocasionalmente tiene una ventaja añadida. Las cantidades aportadas desgravan en la declaración de renta.

A mí me basta con crear una regla de correo específica a fin de que todos los boletines vayan a parar a una carpeta de correo específica. Mi “no tengo tiempo para leer” queda en stand by. Les adjunto, para su consideración, la carta que he recibido hoy con el título de este escrito. De mis cuotas apostólicas fijas de pago domiciliado, ésta es la que más me complace. Pues en el mundo hay cristianos sin recursos que reciben estas informaciones. Son informaciones que nadie más remite con esta claridad. Son informaciones que reciben cristianos, sacerdotes, religiosos, misioneros y Obispos en distintos lugares de la tierra, como maná caído del cielo.

Para hacer posible Zenit se precisa un equipo de personas. ¡Y el maná de cuotas y donaciones que hacen posible la agencia de noticias Zenit! Vale la pena invertir tres minutos del propio tiempo para atender El vídeo de Zenit, al final de la carta que les retransmito en cursiva mediante un simple copiar y pegar. El desafío de la agencia de noticias Zenit es la remisión de cartas como ésta cada año, a quienes hace años somos suscriptores con cuota fija domiciliada. Mi desafío es colgarla ahora en mi blog para conocimiento de todos Vds.

Estimado lector de ZENIT,

La circulación global e instantánea de la información nos lleva a ser hoy más conscientes de cuánto sufrimiento hay en el mundo y de cuántos problemas afronta la humanidad.

Intentemos hacer un elenco:

–la pobreza de multitud de personas que viven en la miseria o que no conocen otra cosa que sufrimiento y explotación.
–la todavía más profunda pobreza de no conocer a Cristo que, según la madre Teresa de Calcuta, es "la primera pobreza de los pueblos" y de la que no se libra ningún rincón de la tierra.
–las guerras.
–las injusticias, la crisis moral y las "estructuras de pecado" que pueden parecer inevitables e imposibles de erradicar del mundo complejo en que vivimos.
–la agresión a la vida desde la concepción a su fin natural.
–la crisis de la familia, insustituible célula básica de una sociedad sana y próspera.
–el relativismo cultural y moral que hace perder el sentido de la búsqueda y de la existencia de la verdad.
–la desequilibrada y miope relación con la naturaleza, a veces explotada en modo salvaje, a veces "idolatrada" y paradójicamente objeto de una atención mayor que la reservada al ser humano.
–las enfermedades.
–un desarrollo científico y tecnológico que puede ir adelante, a toda costa y en cualquier dirección posible, sin plantearse de ningún modo el problema de que la ética del comportamiento humano debiera en cambio imponer límites.
–los que mueren mártires en muchos lugares del mundo por testimoniar y llevar a Cristo.
–la agresividad, la hostilidad y la censura que a veces se reservan al Papa y a la Iglesia en el anuncio del mensaje de verdad y amor del Evangelio.
–la crisis económica que ha golpeado a países enteros y parece quitar horizontes de esperanza a tantísimas personas.

Frente a todo esto, nosotros como cristianos y como lectores de ZENIT, ¿cómo nos situamos?

Como nos enseña la "Gaudium et Spes", y como no se cansa de decirnos nuestro amado Papa Francisco, el mundo nos presenta motivos de tristeza pero también muchos motivos de alegría, o sea las semillas de vida, verdad y amor, muchas veces silenciosas, que las personas de buena voluntad cultivan en todos los rincones del planeta construyendo el Reino de Dios.

Que haya persecuciones, problemas, sufrimientos e injusticias es muy triste y toca profundamente a nuestra sensibilidad humana. Cada época de la historia de la humanidad ha tenido que afrontar y superar sus graves problemas. ¡A nosotros nos toca afrontar los de hoy!

Estamos convencidos de que lo que hace falta hoy es ¡un gran mensaje de esperanza!

Un mensaje en el que todos los hombres puedan sentirse unidos en la gran lucha/misión que no es la de hermano contra hermano, sino la de todos y cada uno contra el mal.

Es el mensaje que no se cansan de anunciar multitud de hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo, así como los cristianos que tratan de poner en práctica el Evangelio, la Iglesia y el Santo Padre.

¡Y el gran mensaje de esperanza es el mismo Cristo!

El mensaje y la experiencia de Cristo es la cuña que rompe el hielo, que ahuyenta el mal, que transforma la vida de las personas… luego viene todo el resto: el crecimiento humano y espiritual personal, y de enteras sociedades.

¿Cómo se puede difundir este mensaje si no hay quien lo anuncie?

Esta es la misión de ZENIT. ¡Es nuestra misión!

Es verdad que vivimos muchas dificultades pero también es verdad que, justo donde hay degradación y vacío de valores, los hombres tienen gran sed de Cristo y de su enseñanza.

Y al mismo tiempo el mundo de hoy ¡ofrece muchas oportunidades!

Queremos utilizar en el modo más eficaz posible los instrumentos que ofrece la actual tecnología para difundir en cada rincón de la tierra el mensaje del Papa, de la Iglesia, de los cristianos y de los hombres de buena voluntad de todo el mundo.

Frente a los desafíos que tenemos ante nosotros, queremos ser protagonistas.

Seguramente usted ya lo es con su trabajo y sacrificio cotidiano.

Hoy le proponemos ser protagonista añadiendo algo a lo que ya hace.

¡Ayúdenos personalmente a realizar la misión de ZENIT!

Para ello, le pedimos un donativo. Done Ahora:

http://www.zenit.org/spanish/donativos.html

De este modo ayudará también a los lectores que no pueden hacer un donativo, permitirá a ZENIT continuar y llegar aún a más personas que las 500.000 que en este momento reciben nuestros servicios por correo electrónico.

¡Si está convencido, haga un donativo ahora!

Gracias de antemano por lo que pueda hacer.

El Equipo de ZENIT


¡Toma parte activa en ZENIT!

El video de ZENIT

Página principal de ZENIT

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>