Los dos extremos del empleo público en España: en Extremadura, el doble de funcionarios que en Cataluña

Uno de cada cuatro extremeños trabaja en la Administración. “Se constata una tendencia compartida por todas las CC.AA., el porcentaje de empleados públicos sobre el total de ocupados aumenta a lo largo de la crisis”, según un informe del Instituto de Estudios Económicos

Cataluña tiene 13,5 puntos porcentuales menos de empleados públicos que Extremadura Cataluña tiene 13,5 puntos porcentuales menos de empleados públicos que Extremadura

Aunque el empleo público en España está por debajo de la media de la OCDE, los funcionarios españoles se han duplicado en los últimos 25 años, como informábamos el pasado viernes, 17 de marzo. Además, a nivel territorial, el número de funcionarios por Comunidades Autónomas (CC.AA.) muestra un escenario de contrastes muy marcados.

De hecho, los empleados públicos en Extremadura, donde uno de cada cuatro trabajadores es funcionario, vienen a ser el doble de los que hay en Cataluña, según el informe ‘El empleo público en España: desafíos para un Estado Democrático más eficaz’, presentado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Estos datos vienen a coincidir con los que ya mostraba en enero de 2016 otro informe, en este caso publicado por la Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña (PIMEC), donde se advertía de que Extremadura lidera el ranking del empleo público en España.

Al mismo tiempo, el informe del IEE “constata una tendencia compartida por todas las CC.AA. (exceptuando las insulares): el porcentaje de empleados públicos sobre el total de ocupados aumenta a lo largo de la crisis económica”.

Con la crisis ha aumentado el porcentaje de funcionarios sobre el total de trabajadores en España

Con la crisis ha aumentado el porcentaje de funcionarios sobre el total de trabajadores en España

Los dos extremos del empleo público

El informe del IEE describe en este apartado “los rasgos fundamentales del empleo público en su distribución geográfica”, detectando así “la diferencia entre CC.AA.”. Y, aunque se puede hablar de una cierta homogeneidad, “son varios los matices y variaciones que se deben señalar”, añade.

Una primera cuestión que destaca es que “nos encontramos con diferencias en el porcentaje de empleados públicos sobre el total de la población: 4% en Cataluña y 8% en Extremadura”, que representan los dos extremos del empleo público en España, como se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir del estudio.

Salvo alguna excepción, el porcentaje de empleados públicos en 2008 sobre el total de la población viene a ser el mismo que en 2015

Salvo alguna excepción, el porcentaje de empleados públicos en 2008 sobre el total de la población viene a ser el mismo que en 2015

“Esto indica un nivel de heterogeneidad no menor en la realidad pública española”, agrega el informe.

En el gráfico también se observa que el porcentaje de funcionarios sobre el total de la población en 2015 viene a ser igual o menor incluso que en 2008.

Los efectos de la crisis

Sin embargo, cuando se analiza el peso del empleo público sobre el total de personas ocupadas “también constatamos diferencias importantes” entre las diferentes comunidades, pero en este caso todas ellas, menos Canarias, muestran un significativo aumento de empleados públicos entre 2008 y 2015, es decir durante la crisis económica, como se ve en este otro gráfico.

"La destrucción de empleo privado es mucho mayor que la reducción de empleo público". Esto explica el aumento del porcentaje  de empleados públicos sobre el total de trabajadores

“La destrucción de empleo privado es mucho mayor que la reducción de empleo público”. Esto explica el aumento del porcentaje de empleados públicos sobre el total de trabajadores

En este sentido, el informe aclara que “esto se debe, principalmente, a que la destrucción de empleo privado es mucho mayor que la reducción de empleo público”.

Además, en este gráfico se puede observar también el gran contraste entre los empleados públicos de Extremadura y los de Cataluña.

La comunidad con menor porcentaje de empleados públicos en 2015 (Cataluña) tiene 13,5 puntos porcentuales menos que la comunidad con mayor porcentaje (Extremadura)”.

“Cabe destacar aquí que el bajo peso porcentual del empleo público en Cataluña puede deberse a la importante presencia de ‘conciertos’ entre organizaciones del sector educativo y sanitario con iniciativas privadas”, que “puede significar una reducción de un porcentaje superior al 25% de empleados públicos en esa comunidad”, añade el estudio.

En cualquier caso, las diferencias de Extremadura no solo con Cataluña, sino también con Baleares, Valencia, Navarra y País Vasco, entre otras CC.AA., son muy significativas.

El informe también señala que esas diferencias entre comunidades tienen su causa en diversos factores, como “el tipo de modelo de prestación del servicio público”, y aquí insiste, por ejemplo, en el mayor “uso de fórmulas concertadas en Cataluña frente a mayor uso de la gestión directa en Extremadura”.

También habla de “las significativas diferencias en los servicios públicos a proveer (por factores demográficos, como el nivel de envejecimiento de la población, o por factores geográficos, como la extensión territorial); el factor histórico-político (la mayor o menor tradición administrativa como en el caso de Baleares, Cataluña y Valencia; o la ‘foralidad’ o uniprovincialidad); el modelo económico subyacente (agrario-industrial-servicios) que hay detrás de cada modelo de empleo público y, en el caso de Madrid, la capitalidad del Estado”.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    La administración puede pagar los servicios de personal de diversas formas:
    – directamente, a los funcionarios y laborales que contrate.
    – indirectamente, a través de las empresas con las que firma conciertos o contratos.

    Porque ¿quien creen ustedes que paga a los profesores de la educación concertada? ¿y a los de los convenios sanitarios? ¿y a los de las contratas de la administración?
    En Extremadura han tomado una opción, la contratación directa, y en Cataluña la indirecta, pero al final todo lo pagamos los mismos, los contribuyentes. De paso, con la contratación indirecta, los partidos catalanes tienen la posibilidad de cobrar el famoso 3% (y quien dice el 3% dice el 33%)

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>