Los españoles dejarán de cobrar pensiones antes de 2050: La solución, el número de hijos

Un reciente informe del CesIfo, presentado el 10 de marzo por la Fundación BBVA, viene a constatar que la crisis del sistema de pensiones es una preoc…

Forum Libertas

Un reciente informe del CesIfo, presentado el 10 de marzo por la Fundación BBVA, viene a constatar que la crisis del sistema de pensiones es una preocupante realidad y puede provocar un decisivo crack que deje a los españoles sin pensiones antes del 2050. De hecho, la propia Comisión Europea ha recomendado a España recientemente que introduzca reformas en su sistema de pensiones. La solución, según el estudio del CesIfo, se centra en incentivar las pensiones privadas, el sistema de ayudas y las deducciones por hijos, unas medidas que el Gobierno español quiere restringir.

El informe del CesIfo , integrado por el Centro de Estudios Económicos de la Universidad de Munich y el Instituto IFO de investigación económica, hace un análisis sobre la situación de los sistemas de pensiones públicas en los países industrializados y llega a la conclusión de que, en general, “no son sostenibles”. España concentra los datos más pesimistas, sólo superados por Japón, en las previsiones para el 2050. 

Las peores previsiones, para España

Como se puede observar en la tabla que sigue a continuación, España es, después de Japón, el país que tiene unas perspectivas de futuro más “negro” para el 2050, en lo que al sistema de mantenimiento y financiación de la población pasiva se refiere.

ACTIVOS QUE FINANCIAN A LA POBLACIÓN PASIVA

País

2004

2050

Estados Unidos

0,18

0,32

Reino Unido

0,24

0,38

Irlanda

0,17

0,41

Dinamarca

0,23

0,42

Holanda

0,21

0,42

Francia

0,25

0,46

Bélgica

0,27

0,47

Alemania

0,27

0,49

Austria

0,24

0,55

Italia

0,29

0,65

España

0,25

0,68

Japón

0,29

0,72

En 2004, en España, cada trabajador soportaba la carga equivalente a 0,25 jubilados, una cifra que casi se triplicará en el 2050, con 0,68 jubilados por trabajador. A la vista de estos datos, partiendo de la base de que por cada pensionista se hace necesario un mínimo de 2,1 trabajadores, lo que equivale a que cada trabajador soporte la carga del equivalente a 0,47 jubilados, se puede deducir que los españoles dejarían de cobrar las pensiones antes de llegar al 2050. Este límite de 0,47 es superado también por Japón, el peor situado, con 0,72; Italia, con 0,65; Austria, con 0,55 y Alemania, con 0,49.

Falta de capital humano

La crisis del sistema de pensiones “es el resultado de la falta de capital humano y el sistema de capitalización significa rellenar ese vacío de capital humano”, dice el estudio, que propone un sistema parcialmente de capitalización, en el que los trabajadores destinen parte de sus ahorros a financiar sus futuras pensiones. Este sistema no ha de impedir, según el CesIfo, el empeoramiento de los “niveles de vida” y no podrá beneficiar a todas las generaciones, aunque “puede contribuir a estimular el ahorro nacional y a distribuir la carga de las pensiones entre las distintas generaciones”. 

La encrucijada de España

En España, el problema del envejecimiento de la población alcanzará su cenit cuando la generación del baby boom de los años 60-70 llegue a la edad de jubilación poco antes del 2050. En cuanto a la reforma fiscal anunciada por el Ejecutivo de Zapatero, que restringirá los incentivos a los planes de pensiones y contempla también una rebaja de las actuales deducciones por hijos para las rentas más altas, el informe del CesIfo considera que para España “es fundamental” tener un segundo pilar de capitalización individual y privado que complete el actual sistema contributivo.

La pensión, en función del número de hijos

La propuesta más innovadora y eficaz de este informe sugiere que el impuesto sobre la renta establezca diferencias según el número de hijos y “los sistemas de deducciones puedan utilizarse para proporcionar más incentivos por tener hijos”. Concretamente, el informe del CesIfo propone “la indexación parcial del derecho a las pensiones de financiación pública en función del número de hijos”. O sea, aquellas familias con más hijos deberían pagar menos al sistema de pensiones y, cuando se retiren, cobrar una jubilación más alta que los que optan por una baja natalidad o por no tener niños.

Cabe señalar que, en comparación con las exiguas ayudas que ofrece la Administración española, en muchos países de la Unión Europea se compensan los gastos que conlleva el aumento del número de hijos con mayores desgravaciones en la declaración de la renta y con ayudas más cuantiosas para las familias numerosas.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar