Los españoles se movilizan mucho, pero se asocian poco, lo constata un estudio de la Fundación BBVA

Un estudio internacional de la Fundación BBVA sobre "Valores políticos-económicos y la crisis económica" muestra…

Un estudio internacional de la Fundación BBVA sobre "Valores políticos-económicos y la crisis económica" muestra un ejemplo más de la desvinculación de la sociedad en España al constatar que los españoles se movilizan mucho, incluso más que los europeos, pero se asocian poco y muy por debajo de la media de la UE-10.

Esta es una de las conclusiones a las que se puede llegar a la vista de dos de las cuestiones que plantea el estudio, la que hace referencia a la participación de los españoles en asociaciones y la que se refiere a la participación en diferentes acciones cívicas.

En cuanto a la participación española en asociaciones, está muy por debajo de la media de la UE-10. Las deportivas, las culturales y los sindicatos son las que más asociados tienen en España, aunque siempre por debajo del 10%.

Las asistenciales o benéficas, las religiosas, las relacionadas con la salud y los partidos políticos no pasan del 3%; y en las de derechos humanos, medio ambiente, científicas y de protección de animales el asociacionismo español el porcentaje baja del 2%.

Por contra, los españoles se movilizan más que los europeos en cuanto a la crisis económica, la gestión de gobierno o situación política y los derechos humanos; y algo menos que la media de la UE en temas relacionados con el medio ambiente.

Siempre por debajo de la UE

Así, como se puede observar en la siguiente tabla, elaborada a partir de los datos del estudio de la Fundación BBVA, las asociaciones deportivas son las que cuentan con una mayor afiliación enEspaña: el 8,1%; mientras que en la UE-10 es del 20,3%.

A esta le siguen las culturales y artísticas (5% España y 6,2% la UE); los sindicatos (5% y 7,6%); las asistenciales o benéficas (3,1% y 6,7%); las religiosas (2,6% y 7,6%); las relacionadas con la salud (2,5% y 3,6%); con los partidos políticos (2,2% y 2,9%); losderechos humanos (1,3% y 1,6%); y las pro medio ambiente (1,3% y 2,5%).

Por debajo del 1% se encuentran las asociaciones científicas, con el 0,8% y el 1,6%; y por último las de protección de los animales, con el 0,7% para España y el 3,3% para la UE-10.

A la hora de protestar, por encima

Por el contrario, si hablamos de la intervención en acciones cívicas, las relacionadas con la crisis económica cuentan con un 20,9% de participación española, ante el 9,8% de la UE.

En las que tienen que ver con la gestión del gobierno o la situación política ha participado un 15,8% de españoles, frente al 8,3% de europeos. Y las relacionadas con los derechos humanos tienen un 12,1% de participación española y un 12% de europea.

Solo en cuestiones de medio ambiente la participación de los españoles (10,7%) es menor que la de la media de la UE-10 (14,4%).

Un coeficiente revelador

Otra forma de verlo es calculando el coeficiente que se desprende de dividir el porcentaje español entre el europeo para cada tipo de asociación. Cuanto menor es de 1 más manifiesta la diferencia en comparación con la UE-10, y nos permite ver, en una escala de mayor a menor coeficiente, cuál es la situación de España respecto a la UE.

Así, el asociacionismo en protección de animales es donde hay mayor diferencia, con un coeficiente de 0,20. Y le siguen la afiliación a asociaciones religiosas (0,34), deportivas o recreativas (0,39), asistenciales o benéficas (0,46), científicas (0,50), pro medio ambiente (0,52), sindicatos (0,67), salud (0,69), culturales y artísticas (0,80), derechos humanos (0,81) y partidos políticos (0,88).

Si nos referimos a la participación en acciones cívicas, los coeficientes están ahora igual o por encima de 1, salvo el medio ambiente, con 0,74. Así, derechos humanos muestra un coeficiente de 1, la gestión del gobierno o situación política un 1,90, y la crisis económica un 2,13.

Algunas sorpresas

A la vista de estos datos sobre el asociacionismo español, una de las primeras cuestiones que llama la atención es que las asociaciones religiosas en España cuentan con menos afiliados que las de la media de la UE-10, siendo prácticamente una tercera parte.

También sorprende la gran diferencia entre los asociados europeos y los españoles a entidades deportivas y recreativas. Por no decir de los asociados a organismos de protección de animales, que aunque es bajo también en Europa (3,3%), en España es tan solo del 0,7%. Y la baja afiliación a asociaciones científicas dice mucho del interés de España por esta cuestión, aunque a pesar de que la UE nos dobla tampoco tienen los europeos un porcentaje óptimo.

Otros datos interesantes que muestra el estudio es que un 20,6% de los españoles participaron en huelgas en 2013, mientras que tan solo lo hizo un 7,6% de los europeos. Y con las manifestaciones sucedió otro tanto: 23,2% de los españoles y 10,3% de los europeos.

El informe también señala que “existe, en general, una relación positiva entre los diferentes indicadores de vínculo con la esfera pública: lectura de periódicos, el nivel de asociacionismo y el nivel de participación social y política”. Es decir que la gente que lee más diarios suele tener un nivel más alto de asociacionismo y participación.

Para concluir, el estudio señala que entre los países “con alta apreciación de la esfera pública” figuran Dinamarca, Suecia y Países Bajos, con Alemania situada cerca de este grupo de tres países.

En el lado opuesto, entre los países “con distancia con la esfera pública”, destacan Italia y España, con una Francia “que se acerca” a estos dos países, “aunque con un mayor vínculo con el espacio público”.

Otra de las conclusiones es con respecto a las “percepciones y actitudes de los europeos frente a la crisis”. Los países con “una baja percepción de crisis económica nacional” son también Dinamarca, Suecia, Países Bajos y Alemania. Y también aquí los países en el otro extremo son los mismos que antes: Italia, España y Francia.

Por último, además de tener un bajo perfil asociacionista, los españoles se caracterizan, según el estudio:

– Por estar “interesados en las noticias de ámbitos nacionales y europeos, pero bajo nivel de seguimiento de la información en la prensa”.

– Sentirse “muy afectados por la crisis y un sector minoritario, pero significativo” movilizarse “frente a la misma”.

– Expresar “un bajo nivel de confianza en las instituciones políticas y económicas”.

– Valorar “negativamente el funcionamiento de la democracia”, aunque el voto “es valorado como el principal mecanismo para influir en los asuntos públicos”.

– “Amplio apoyo al Estado del Bienestar, abogando también por amplios mecanismos de intervención del Estado en la economía”.

– “Se valora negativamente el efecto del euro en la economía nacional, pero se rechaza abandonarlo”.

– “Los jóvenes españoles se encuentran aún más distanciados de los partidos políticos, al tiempo que constituyen el segmento más informado y movilizado”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>