Los excesos de Bono

¿Qué duda cabe que un buen ministro es aquél que se muestra con prudencia, que es la actitud lógica de todo buen servidor del Estado? Y esto no tiene …

Forum Libertas

¿Qué duda cabe que un buen ministro es aquél que se muestra con prudencia, que es la actitud lógica de todo buen servidor del Estado? Y esto no tiene nada que ver con el carácter, con “el talante” de cada uno, sino con el cuidado con que tratan los temas de Estado. José Bono, un candidato fallido a la secretaria general del PSOE (precisamente ante Zapatero, no lo olvidemos), ya hizo de su toma de posesión como ministro de Defensa un espectáculo con famosos, comunicadores, obispos y empresarios. Todos los presentes constituían una extraña mezcla que, eso sí, llamaba poderosamente la atención. Fue un inicio algo atípico para un Ministerio cuya expresión exterior debe ser la del rigor y la austeridad. En estos últimos dos días, Bono ha alcanzado un nivel singular en sus dichos y desdichos. Primero se metió con los obispos y el matrimonio homosexual con un argumento de elefante en una cacharrería: “Es mejor que la bendición la den los obispos a una pareja homosexual que se quiera que no a otra que no se quiera”. No vale la pena comentar tamaña tontería pero sí apuntar que esto no corresponde a un ministro de Defensa.

 

El resultado fue que, a las 24 horas, matizó sus declaraciones, no sea que se enturbiara una de sus bazas básicas en el juego interno del PSOE, como es el poder presentarse como el prácticamente único interlocutor que les queda en relación con la Iglesia. Pero esto podría ser un calentarse la boca, y en este sentido resulta mucho más grave que, ya en temas de su actual oficio, se mueva en términos tan contradictorios como afirmar ayer que, si la ONU lo pide, el ejército volvería al Irak, lo cual es coherente con la última resolución de Naciones Unidas pero contrario a los intereses del mercado electoral interior. Como consecuencia de ello, pasó a desmentirlo al día siguiente. Al final, para entender la política exterior española, será necesario llamar a Harry Potter.

Hazte socio

También te puede gustar