Los excesos del Informe Lunacek

El pasado 4 de febrero el Parlamento Europeo aprobaba el Informe Lunacek, a pesar de las masivas protestas en varias ciudades europeas en contra de la…

El pasado 4 de febrero el Parlamento Europeo aprobaba el Informe Lunacek, a pesar de las masivas protestas en varias ciudades europeas en contra de la propuesta de la feminista radical Ulrike Lunacek, que otorga privilegios especiales para el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT).

Esos "privilegios para las personas LGBT", reivindicados por Lunacek y aprobados por los europarlamentarios, muestran la gran injusticia del Parlamento Europeo. Por una parte, prácticamente ignora la gran discriminación y maltrato a que son sometidos los inmigrantes en muchos de sus países miembros.

Por otra, otorga trato de favor y privilegios a las organizaciones del homosexualismo político al haber aprobado, por ejemplo, derechos específicos para LGBT; coberturas por "sexo" para transgénero e intersexuales; no discriminación en materia de salud; derechos de asilo y de reunificación familiar para sus ‘matrimonios’…, y aún hay más.

A la vista del contenido del Informe Lunacek, cabe resaltar algunos de los puntos aprobados por el Parlamento Europeo y elaborados por la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior.

¿Derechos específicos? ¿Por qué no derechos para todos?

Ya al inicio de la "propuesta de resolución del Parlamento Europeo" se puede leer la expresión "hoja de ruta de la UE contra la homofobia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género". Pero, ¿por qué no una hoja de ruta también contra la discriminación de rumanos, musulmanes, gitanos, africanos, pobres, disminuidos o ancianos?

Y la misma pregunta se podría plantear cuando en las "consideraciones generales" advierte el informe de que "la Unión Europea carece actualmente de una política integral para proteger los derechos fundamentales de las personas LGBTI".

Y en el apartado A (vi) el texto insiste en que "en conjunto con los organismos competentes, la Comisión y los Estados miembros deben buscar concienciar a los ciudadanos de los derechos de las personas LGBTI".

Aquí Lunacek incluye el concepto "concienciar" a las personas sobre esos supuestos derechos de un colectivo concreto, el de LGBT, pero esto no deja de ser a su vez una discriminación de otros colectivos discriminados. Lo que deberían de cuidar y promover los Estados miembros son los derechos de todas las personas a no ser discriminadas, indistintamente del tipo de colectivo que se trate.

La ideología de género, presente

Si observamos el apartado C (ii), el texto indica que "en conjunto con los organismos competentes, la Comisión debe emitir directrices especificando que transgénero e intersexuales están cubiertos por "sexo" en la Directiva 2006/54/CE relativa a la aplicación del principio de igualdad de oportunidades e igualdad de trato entre hombres y mujeres en materia de empleo y la ocupación".

Aquí la cuestión es la incorporación en un documento normativo europeo de los conceptos "transgénero" e "intersexual", ambos confusos y profundamente ideológicos, especialmente el de "transgénero", ya que parte del supuesto de admitir que hay el género. Y la ideología de género es eso, una ideología que puedes compartir o no.

De esta manera, el texto aprobado tiene claves de interpretación de una ideología que además es sectaria.

Fomentar la homosexualidad en la escuela

Otra cuestión conflictiva del Informe Lunacek es la referente a la "no discriminación en la educación", donde se puede leer que "la Comisión debe promover la igualdad y la no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género con programas entre toda la juventud y la educación".

Añade que "debe facilitar el intercambio de buenas prácticas en la educación formal, incluidos los materiales de enseñanza, contra el acoso escolar y la no discriminación políticas, entre los Estados miembros a través del método abierto de coordinación […], incluidos los servicios de ayuda a la juventud y trabajo social".

En definitiva, el Informe pretende fomentar la homosexualidad en la enseñanza. Y en ningún momento aparece en ese texto la figura del padre.

La salud también es para todos

Si vamos al apartado E, que habla de "la no discriminación en materia de salud", nos encontramos con afirmaciones de este tipo: "la Comisión debe facilitar la relativa a los problemas de salud más amplios LGBTI dentro relevantes políticas de salud estratégicas, incluidos el acceso a servicios de salud, la igualdad en materia de salud…".

La comisión debe también "retirar los trastornos de identidad de género de la lista de los trastornos mentales y del comportamiento para asegurar una reclasificación no patologización de las negociaciones en la versión 11 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE- 11 )". Y añade que "debe apoyar a los Estados miembros en la formación de la salud profesional".

Al mismo tiempo, advierte de que "la Comisión y los Estados miembros deben llevar a cabo investigaciones sobre temas de salud específica a las personas LGBTI".

Y vuelve a insistir en la especificidad del colectivo en materia de salud: "los Estados miembros deben tener en cuenta las personas LGBTI dentro de los planes nacionales de salud y sus políticas, […] políticas de salud y encuestas de salud que tengan en cuenta los problemas de salud específicos LGBTI". Y "los Estados miembros deben establecer o revisar los procedimientos de reconocimiento de género legales para que respeten plenamente el derecho de las personas transexuales a la dignidad ya la integridad corporal".

Todo este apartado es un excelente exponente de la contradicción de querer dar todo tipo de derechos y privilegios al colectivo homosexual, al pedir que se preste especial atención a los problemas específicos de LGTB. Pero, el principio de igualdad demanda que esa atención en materia de salud se de por igual a todos los grupos sociales en el supuesto de que estén mal atendidos.

En lo referente a la investigación sobre temas de salud específica de LGBT, hay que subrayar que lo primero e importante es saber de qué enfermedades hablamos, porque si son enfermedades derivadas del ejercicio sistemático de comportamientos de riesgo la solución ideal no es investigar para curar, la solución es prevenir y evitar esas prácticas de riesgo.

Lo que no es tolerable es utilizar dinero público para facilitar las prácticas sexuales de riesgo.

Y cuando se refiere a que se "respete plenamente el derecho de las personas transexuales a la dignidad y a la integridad corporal", volvemos a lo mismo, el respeto no es una cuestión de transgénero, es una cuestión general. Todos deben ser preservados.

Imposición en la reunificación familiar

En el apartado H se habla de "los Estados miembros, y la Directiva 2003/86/CE sobre el derecho a la reunificación familiar, el respeto a todas las formas de familias jurídicamente reconocido conforme a las leyes nacionales de los Estados miembros", y se incluye "el registro de parejas, matrimonios y reconocimiento legal de género, con el fin de reducir la discriminación legal y barreras administrativas para los ciudadanos y sus familias que ejercen su derecho a la libre circulación".

Añade el texto que "los Estados miembros que han adoptado legislación relativa a las parejas del mismo sexo deberían reconocer disposiciones con efectos similares adoptadas por otros Estados miembros".

Todo ello equivale a imponer una reunificación familiar que, en este caso, hace entrar por la puerta de servicio el reconocimiento a escala europea del ‘matrimonio’ homosexual.

Hay que considerar que en Europa solo unos pocos países han reconocido ese tipo de uniones. Pero, con este texto aprobado, se determina el reconocimiento de las fórmulas jurídicas que tengan estas personas en otros estados. Así, una persona que esté casada y emigre a otro lugar, puede acogerse en nombre de este ‘matrimonio’ a la reunificación familiar aunque en ese país no sea legal. Esto vulnera plenamente la legislación de dichos estados.

Asilo político, más de los mismo

Y vamos al apartado K, el de "Asylum", donde el Informe Lunacek dice que "la Comisión debería incluir temas específicos ligados a la orientación sexual e identidad de género en la aplicación y seguimiento de la legislación de asilo, incluida la Directiva 2013/32/EU, en común procedimiento para conceder o retirar la protección internacional, y la Directiva 2011/95/UE, sobre normas para el reconocimiento de nacionalidades de terceros países o apátridas como beneficiarios de protección internacional".

En pocas palabras, se establece la homosexualidad como una condición para ser asilado en Europa. Esto es un sinsentido. En unos tiempos en los que se está restringiendo brutalmente el asilo a los inmigrantes, ahora resulta que la condición de homosexual bastará para acogerse al derecho de asilo.

Para terminar con este análisis, en el apartado L se señala que "la Comisión debe continuar su monitoreo actual de las cuestiones vinculadas a la salud sexual, orientación e identidad de género en los países candidatos a la adhesión".

Aquí lo que se viene a advertir es que, para entrar a la UE, se vigilará a los países candidatos para ver cómo tratan toda esta cuestión detallada en el Informe Lunacek.

La gran injusticia

Ante todo ello, hay que insistir en la gran injusticia cometida por el Parlamento Europeo con la aprobación de este texto, que contrasta el trato de favor hacia el homosexualismo político con su pasividad con el drama de la inmigración en Europa.

En unos momentos de dureza absoluta de los países europeos contra la inmigración, es un monumento a la injusticia el dar privilegios a los homosexuales en nombre de la no discriminación cuando se está discriminando a los inmigrantes, se les encierra en espacios que más bien parecen campos de concentración, dejamos que mueran en travesías y no les atendemos, o los deportamos a sus países de origen.

Haciendo todo esto, que se tengan en cuenta de forma especial las reivindicaciones del homosexualismo político y en el Parlamento Europeo no se alce ninguna voz contra la pasividad ante el drama que está viviendo la inmigración irregular, clama al cielo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>