Los gobiernos se preocupan: el divorcio tiene un alto coste económico

Un reciente informe del Institute of Marriage anda Family Canada titulado Opciones Privadas, Costes Públicos: Cómo nos cuestan a todos l…

Un reciente informe del Institute of Marriage anda Family Canada titulado Opciones Privadas, Costes Públicos: Cómo nos cuestan a todos las Familias Rotas detalla el impacto económico del fracaso matrimonial en la sociedad canadiense.

El estudio, según informa el portal de noticias Zenit.org, cuantifica el coste de las rupturas familiares en relación al gasto del gobierno para el año fiscal 2005-2006. La cifra del presupuesto a ayudas a familias rotas ascendía a 7.000 millones de dólares canadienses al año (6.100 millones de dólares americanos).
El estudio aborda la situación de la mujer como la figura que salía más perjudicada de la ruptura ya que protagonizaban lo que se conoce como la “feminización de la pobreza”. El texto también se fija en el impacto en los hijos ya que el divorcio no solamente está ligado a la pobreza, sino que numerosas investigaciones demuestran que los niños en contextos familiares sólidos se crían mejor que los que conviven en hogares fragmentados.
“Cuando las familias fracasan, como con tanta frecuencia ocurre hoy en día, nos queda al resto de nosotros, a través de las agencias e instituciones del gobierno, el pagar estos fracasos”, apunta el informe.
El estudio sostiene que aunque algunos afirman que la estructura familiar no importa, debido a la evidencia del impacto económico que este hecho provoca en la sociedad, es legítimo que los gobiernos se preocupen por el futuro de la familia. “Las rupturas familiares son mucho más que un asunto privado, puesto que son una parte vital de la sociedad”, subraya el documento que evidencia “la gran pérdida de autoestima y la sensación de desamparo por depender de la ayuda social” de las personas que se encontraban en esta situación.
El Instituto, según información de Zenit.org, añadía que las rupturas familiares llevan a lo que se ha descrito como las tres Des: “disolución, disfrunción y falta de ‘dad’ (papá)”.
El organismo explica que cuando se liberalizó la ley del divorcio en Canadá, se asumió, en general, que lo que era bueno para los padres sería bueno para los hijos, aunque admite que se ha observado que en numerosos casos no es así: “El punto a debatir no es si la falta de los progenitores casados importa de cara a los hijos sino más bien qué se puede hacer cuando esto ocurre”.
La proporción de familias con los dos progenitores casados está disminuyendo de modo inequívoco lo cual es negativo para la economía ya que los adultos casados tienden a participar de modo más pleno en la economía y a generar más ingresos por impuestos.
En el Reino Unido el impacto económico es superior
Otro estudio al que se hace referencia es al informe del Centre for Social Justice de Londres que situaba el coste de las rupturas familiares en una tasa anual de 20.000 millones de libras (32.000 millones de dólares).
En el mismo sentido, la British Relationships Foundation, descrita como un think tank independiente dedicado a la promoción y mejora de las relaciones para una sociedad más fuerte, ponía el coste de las rupturas familiares en 37.030 millones de libras (61.070 millones de dólares al año.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>