Los homosexuales suecos no han conseguido adoptar ningún niño extranjero en dos años

En los países occidentales, donde el aborto es común, no hay apenas niños sanos para adoptar (adoptar niños enfermos es mucho más fácil). Los matrimon…

En los países occidentales, donde el aborto es común, no hay apenas niños sanos para adoptar (adoptar niños enfermos es mucho más fácil). Los matrimonios (o parejas) de Europa que quieren adoptar niños suelen acudir a la adopción internacional, un proceso largo, caro y complicado. Al final llega el niño de China, Rusia, Haití…
 
En Suecia, donde las parejas del mismo sexo pueden adoptar desde el 1 de febrero de 2003, aún ninguna ha conseguido adoptar un niño de otro país, según reconocía ayer a EUROPA PRESS la responsable de la Autoridad Nacional Sueca de Adopciones Internacionales, Marie Alm.  El gobierno socialista español continuamente se ha referido al caso de Suecia como su modelo a imitar, con la diferencia de que las parejas del mismo sexo en Suecia no reciben el nombre de "matrimonio" (reservado a la uniónd e un hombre y una mujer). Con todo, la pareja del mismo sexo en Suecia se constituye a través de una ceremonia civil de inscripción en un registro y sus consecuencias jurídicas son equivalentes al matrimonio.

En Suecia hay seis organizaciones acreditadas para gestionar adopciones internacionales en unos 20 ó 30 países diferentes. Sin embargo, ninguno de estos países consiente en entregar sus niños a parejas que no estén formadas por un padre y una madre.
 
"Simplemente dicen que no lo aceptan -explica la responsable sueca de adopciones internacionales-. Nosotros nos dedicamos a informarles de la situación sueca, de nuestra legislación, pero ellos no lo aceptan, no reconocen estas uniones".

En realidad, Suecia no está muy poblada y sus homosexuales -como los del resto del mundo- no están especialmente apasionados por dedicarse a cuidar niños. Oficialmente sólo cuatro parejas del mismo sexo han intentado la adopción internacional y ninguna lo ha conseguido.

 
En España, la secretaria de Estado de Servicios Sociales, Familia y Discapacidad, Amparo Valcarce, anunció la semana pasada que el Gobierno quiere hacer convenios con países que puedan entregar niños a parejas del mismo sexo. Pero ¿dónde encontrarán estos países? La experiencia sueca demuestra que no existen. Sólo lo aceptan países ricos, precisamente aquellos que por su cultura abortista y anticonceptiva no tienen niños que puedan ser adoptados y en los que miles de padres engrosan listas de espera para adoptar.  
 
Un caso que se comentaba recientemente en ambientes gay es Sudáfrica, cuyo  Tribunal Constitucional permitió hace poco a una pareja homosexual sudafricana que adoptase a un menor mediante una sentencia. Sin embargo, el país africano explicó a EUROPA PRESS que falta una normativa interna para adopciones internacionales y que con la gran cantidad de solicitantes heterosexuales no hay voluntad de dar niños a homosexuales. Casar homosexuales no va a solucionar los problemas de los huérfanos del mundo.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>