Los jóvenes españoles, “líderes” europeos en el consumo de cocaína, cannabis y éxtasis

España ya encabeza el ranking de la Unión Europea en lo que a consumo de cocaína, cannabis y éxtasis se refiere. La ministra de Sanidad, Elena Salgado…

España ya encabeza el ranking de la Unión Europea en lo que a consumo de cocaína, cannabis y éxtasis se refiere. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha presentado este martes, 14 de septiembre, en el Congreso de los Diputados un informe que pone de manifiesto el estrepitoso fracaso de las políticas adoptadas hasta ahora por las administraciones para intentar reducir el consumo de drogas. Según declaraciones de la propia ministra, “estamos perdiendo la batalla contra las drogas” y los principales afectados son los jóvenes menores de 18 años. Este anómalo comportamiento de los adolescentes españoles viene a sumarse a otra serie de actitudes y conductas, vinculados a la formación, que llaman poderosamente la atención: aumento de los embarazos y abortos, de las enfermedades de transmisión sexual, del fracaso escolar, de la violencia juvenil, de los accidentes de tráfico y de las enfermedades mentales, entre otros. Todo este cúmulo de comportamientos anormales entre los jóvenes no parecen ser una mera coincidencia y, tal como decía Salgado en su comparecencia para explicar los datos sobre el consumo de drogas, “algo no funciona” bien en nuestra sociedad.

 

Elena Salgado ha anunciado una revisión de las políticas de lucha contra el consumo de drogas, dado que más de un millón de españoles son consumidores, un consumo que aumenta progresivamente a medida que desciende la percepción de la población sobre el peligro de los estupefacientes. Según el borrador del último informe del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías, España encabeza en Europa el consumo de cocaína, con cifras similares a las registradas en Estados Unidos. También comparte el primer puesto con Reino Unido y Dinamarca en consumo de cannabis, la droga más consumida entre los jóvenes de 14 a 18 años. Otro tanto sucede con el consumo de éxtasis, alcohol, tabaco, tranquilizantes y somníferos.

 

Cifras preocupantes

 

Con respecto a la cocaína, la proporción de jóvenes que la han tomado en los últimos 12 meses ha pasado de un 1,8 por ciento en 1994 a un 6,8 por ciento en 2004. En 1992 había 932 personas tratadas por primera vez por dependencia a la cocaína; en 2002 la cifra se disparaba hasta los 7.125 adictos tratados. Además, la proporción de urgencias hospitalarias por intoxicación de cocaína ha pasado del 26 por ciento en 1996 al 49 por ciento de este año. El número de consumidores que ha probado el éxtasis ha pasado de un 2 por ciento en 1995 a un 4,6 por ciento en 2003. La droga ilegal más extendida es el cannabis, y los jóvenes de 14 a 18 años que la han consumido en el último año pasan de un 18,2 por ciento en 1994 a un 36,1 por ciento en 2004, que da una cifra de 760.000 adolescentes. La heroína se mantiene estable desde 1994, con un 0,1 por ciento de españoles que la han consumido en el último mes. Por último, el alcohol, la droga tradicional por excelencia, ha afectado en 1994 a un 21 por ciento de jóvenes entre 14 y 18 años que reconocen haberse emborrachado en el último mes; frente a un 27 por ciento que lo ha hecho en el 2004.

 

Demasiadas coincidencias

 

A los datos expuestos por la ministra de Sanidad, que requerirán según sus propias palabras una profunda reflexión de la estrategia a seguir para combatir el incremento del consumo de drogas, cabe añadir también toda una serie de comportamientos anómalos entre la juventud que no parecen ser una simple coincidencia. Según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas presentado el 6 de julio en Madrid, ha crecido espectacularmente el número de embarazos no deseados entre las adolescentes menores de 18 años y la mitad de esos embarazos acabó en aborto en el 2001. También aumenta el número de jóvenes con enfermedades de transmisión sexual, al haber un uso masivo del preservativo que, además de los posibles fallos de fabricación, no es efectivo en casos como el de la clamidia. Por otra parte, crece la preocupación en España por la pérdida de calidad en la enseñanza pública, a pesar de que el gasto de la Administración española está por encima de la media europea. El fracaso escolar entre los adolescentes es un hecho incuestionable. También ha aumentado la agresividad entre los jóvenes, según el último informe anual de la ONG Proyecto Hombre, como consecuencia entre otras cosas del consumo de drogas. Y cada vez son más los jóvenes que mueren al volante en las carreteras españolas como consecuencia de conductas irregulares. En el 2002 murieron en accidente de tráfico 3.267 personas. De ellas, 1.172 tenían entre 15 y 29 años. Para acabar, según datos del Servicio de Psiquiatría Infantil del Hospital San Juan de Dios de Barcelona, alrededor de un 15 por ciento de los adolescentes padece algún tipo de trastorno de la conducta que afecta a su entorno familiar. A la vista de todos estos datos, es obvio que este modelo de sociedad, basada en la desvinculación de toda norma y valor, y que no transmite al adolescente el sentido de las virtudes, nos está llevando a una situación límite.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>