Los médicos británicos dejan la “neutralidad” y votan contra la eutanasia

Hace un año que se habla de "suicidio asistido" en el Reino Unido. Aunque al principio parecía haber un extraño consenso a favor de esta prá…

Hace un año que se habla de "suicidio asistido" en el Reino Unido. Aunque al principio parecía haber un extraño consenso a favor de esta práctica (que un médico o sanitario mate a un enfermo que quiere suicidarse y no puede o no quiere hacerlo por sí solo) se ha ido viendo que la sociedad, los políticos y los médicos son más reacios de lo que la prensa sugería.
 
En julio de 2005, una propuesta de Lord Joffe a favor del suicidio asistido estaba pendiente de aprobación en la Cámara de los Lores. Entonces los médicos de la BMA (Asociación Médica Británica) decidieron ejercer una "neutralidad" sobre el tema, y votaron por "no tomar posición".
 
Grupos pro-vida y defensores de la ética médica les recriminaron por no oponerse, ya que la práctica empieza a implantarse silenciosa e ilegalmente en el país. Además, un tribunal dictaminó que un paciente incapaz "no tiene el derecho a no ser deshidratado hasta la muerte". O dicho de otra forma, que unos médicos
pueden decidir no hidratar a un enfermo, dejando que muera de sed. Los grupos pro-vida denuncian que todo estos pasos allanan el camino a la eutanasia generalizada.
 
Cambia la orientación: los médicos, con la vida
 
En una votación esta semana la BMA por fin se afirmó claramente contra el suicidio asistido por médicos o personal sanitario: el 65% de los 500 doctores en el encuentro de la BMA en Belfast votaron contra la propuesta de suicidio asistido
 
La propuesta pro-suicidio que impulsaba Lord Joffe fue bloqueada en mayo; sus impulsores quieren seguir proponiéndola, pero esta votación de los médicos significa un grave revés para los pro-suicidio ya que socava su autoridad moral. 
 
Una reciente encuesta entre doctores del Reino Unido mostró que el 70% de los médicos británicos se oponen al suicidio asistido. El doctor Andrew Davies, de Cardiff, explicó a la BBC que sus pacientes tienen muchas cosas que les preocupan, pero su principal inquietud es cómo su enfermedad afecta a sus familias: "temo que un derecho a morir se convierta en una obligación de morir, un deber para aliviar, descargar a sus familias".
.
El caso de la alumna brillante pero discapacitada
 
El diario español El País recogía (29/06/06) la historia de Alba Gañán, una chica de 17 años de San Fernando de Henares, que ha sacado una media final de 8,6 tras la selectividad. Brillante, quiere estudiar filología árabe. Pero tiene distrofia muscular, no puede usar las piernas, y los brazos muy poco, necesita una gran silla de ruedas que le imposibilita ir en transporte público y así no puede llegar a la Universidad.
 
Cuando un alumno discapacitado termina la enseñanza obligatoria, faltan los recursos para facilitar su acceso a la universidad. El Comité Español de Representantes de Minusválidos ha propuesto que Alba viva en un colegio mayor adaptado y que vaya en taxi adaptado desde allí, con los 520 euros que le dará la Comunidad de Madrid.
 
Pero todo está muy cogido con alfileres y sin confirmar. "Representa el fracaso estructural del sistema", dice el secretario general del Comité de Minusválidos, Luis Cayo. Y en una sociedad donde se elimina a los enfermos, ¿habrá incentivo para cambiar los errores estructurales del sistema?
 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>