Los medios, de nuevo al acecho: el blanqueo de dinero del ‘banco vaticano’ es solo un “error de procedimiento”

El presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el economista Ettore Gotti Tedeschi, deploró que se use "un error de …

El presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el economista Ettore Gotti Tedeschi, deploró que se use "un error de procedimiento" en esta institución para atacar a la Santa Sede con una investigación por supuesto blanqueo de dinero contra los responsables del llamado banco vaticano.

En una entrevista publicada hoy por el diario financiero ‘Il Sole 24 ore’, Tedeschi declaró que "se está usando un error de procedimiento como una excusa para atacar al instituto (IOR), a su presidente, y al Vaticano en general".
El economista dijo que la transacción que consistía en transferir en total 23 millones de euros, incautados por orden de la jueza María Teresa Covatta, "fue una operación normal de tesorería e implicaba una transferencia desde cuentas del banco del Vaticano a otras cuentas del banco del Vaticano".
Cabe destacar que el director del IOR es un profesional de recorrido y oficio y con el aval de haber sido el máximo responsable del grupo Santander en Italia. Sorprende que algunos medios den tanta credibilidad a algo que, evidentemente, ha sido un error técnico. Sobre todo teniendo en cuenta lo evidente y fácil de detectar el error.
Esta circunstancia es el tipo de hecho que promueve el escándalo para que, posteriormente, se quede en nada. Lo que el director del IOR ha cerrado en dos líneas al aclarar que se trata de “un error de procedimiento” ha sido utilizado para promover el escándalo dándole una magnitud y un protagonismo en los medios que no tiene.
El hecho, es que, de tanto en tanto, Italia protagoniza algún hecho singular relacionado con la Iglesia Católica. Por ejemplo, un episodio que no se olvidará fácilmente fue el que afectó al anterior arzobispo de Barcelona, Ricard María Carles, que sin saber cómo se vio implicado en el juicio a unos mafiosos que estaba teniendo lugar en el país alpino.
Los acontecimientos se originaron cuando un fiscal italiano que instruía una causa sobre un tema financiero que afectaba a unos mafiosos (cabe explicar que en Italia a diferencia de España, son los fiscales y no los jueces quienes instruyen la causa) quiso que el arzobispo barcelonés declarara por una grabación que supuestamente le implicaba.
Ese hecho acabó en nada ya que el fiscal (que a la postre se desvelaría anticatólico) solamente tenía para esa supuesta implicación una grabación en la que los dos mafiosos afirmaban tener que hablar un tema “en Barcelona con el cardenal”.
El abogado que llevaba la causa afirmó que no había absolutamente nada contra el arzobispo de Barcelona, pero el fiscal levantó una polémica que salpicó innecesariamente al purpurado y de paso sirvió en bandeja la cabeza de Carles para un juicio público que aprovecharon los medios que tradicionalmente protagonizan una línea editorial bélica con la Iglesia.
De hecho, los propios mafiosos ni siquiera sabían quién era el cardenal Ricard Maria Carles, lo cual desveló el despropósito que desde el inicio había provocado el fiscal sin más pruebas que una grabación agrandada por sus propios prejuicios.
El IOR: transparencia y responsabilidad social
En el caso del director del IOR, Tedeschi explicó que en los últimos diez meses el banco "ha estado adaptando todos sus trámites internos para estar en armonía con los estándares de transparencia internacional".
Sobre este tema, el diario vaticano L’Osservatore Romano publicó un artículo en primera plana titulado "La transparencia del IOR" en el que explica detalladamente los procedimientos que este organismo financiero realiza para adaptarse a los mencionados estándares.
El artículo señala que la Unidad de Información Financiera de la Banca de Italia advirtió en las transferencias investigadas "una posible violación de las normas contra el blanqueo. Sin embargo, desde el inicio del año los órganos de la Banca de Italia y el IOR trabajan en estrecha colaboración para adecuar las operaciones del IOR a los procedimientos contra el blanqueo".
Con este fin se ha creado dentro del IOR una oficina de información financiera bajo el control del Cardenal Attilio Nicora; y en ese sentido se entiende las constantes colaboraciones del IOR con la OCSE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional contra el blanqueo de capitales).
"A los dos organismos se les entregó documentación para la inscripción de la Santa Sede en la llamada White List, que reúne a los países que se adhieren a las normas contra el blanqueo", añade el texto.
Seguidamente explica que "para la adecuación a las exigencias que nacen de la inclusión de la Santa Sede entre los estados que operan contra el blanqueo y el terrorismo, el Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone, también creó una comisión presidida por el mismo Cardenal Nicora. Además la dirección del IOR se esfuerza desde hace tiempo –y sobre esto la Banca de Italia está bien informada– en adecuar las estructuras informáticas a las reglas vigentes en materia de lucha contra el blanqueo".
"El inconveniente ha sido causado por una incomprensión en vía de aclaración, entre el IOR y el banco que recibió la orden de transferencia. Con la certeza de que ninguna nueva cuenta se ha abierto sin la estricta observancia de las reglas dictadas por Bankitalia, vale la pena reiterar que el IOR no puede considerarse un banco en la acepción corriente ya que administra bienes de instituciones católicas a nivel internacional, y estando ubicada en el Estado de la Ciudad del Vaticano, está fuera de las jurisdicciones de los distintos bancos nacionales".
Finalmente, el artículo recuerda que "la integridad y la capacidad del profesor Gotti Tedeschi son bien conocidas en los ambientes financieros italianos e internacionales".
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>