‘Los mitos del nacionalismo vasco’, de José Díaz Herrera

Extrañamente, y de vez en cuando, libros volumétricos de más de 800 páginas se convierten en best-sellers. La obra de José Díaz Herrera es uno de esto…

Extrañamente, y de vez en cuando, libros volumétricos de más de 800 páginas se convierten en best-sellers. La obra de José Díaz Herrera es uno de estos casos. El tema y el título ayudan y, en honor al autor, hay que decir que las páginas se devoran con avidez inusual. No obstante debemos decir al lector que no encontrará en el libro un análisis de las “mitologías” propias del nacionalismo, sino un relato entre histórico y periodístico en el que –con ciertos aires de síntesis- se pretende resumir la historia y los intríngulis del nacionalismo vasco desde la Guerra civil hasta nuestros días.
 
El libro está lleno de aciertos de los que expondremos algunos, aunque tampoco va a más allá de contar lo que ha pasado. Esto es lo trágico. El silencio durante la transición española ha sido tan brutal que una obra de estas características se ha convertido en una novedad y en un soplo de aire fresco. Buena parte de las cosas que se cuentan en este libro y de las tesis que se defienden las he oído contar a buenas gentes del País vasco.
 
Sintetizar una obra tan extensa no puede realizarse sin cierto temor, pero ahí va el intento:
 
1.- Respecto a la Guerra civil hay que decir que no fue una guerra de España contra “Euzkadi”, como pretenden los nacionalistas. El PNV aportó al Ejército del Norte un tercio de los batallones de voluntarios que combatieron ahí, entre los que se hallaban batallones del PSOE, del PCE o de la CNT.

Los batallones de Gudaris no se destacaron por su valor y arrojo y buena parte de su intervención en la guerra no quisieron “contaminarse” con otros batallones y no intervinieron en acciones conjuntas. Eran además los primeros que salían huyendo cuando llegaban las tropas moras de Franco. La rendición de Santoña de los batallones del PNV a los italianos fue antológica. Antes habían intentando pactar con Mussolini para establecer una República bajo la protección del Duce. Y, como no, buena parte de los dirigentes o hijos de dirigentes del PNV se “libraron” de ir al frente.
 
A su favor hay que decir que el PNV en Navarra y Álava se pasó en masa a los Tercios de requetés carlistas. Que muchos gudaris presos se alistaron como voluntarios en las Fuerzas nacionales y demostraron mucho más valor que luchando en el bando republicano. Que gracias a su rendición y la protección de los Altos Hornos, las tropas franquistas pudieron dirigirse hacia el resto de España contando con la industria de los Altos Hornos para mantener la Guerra.
 
2.-El PNV –especialmente su oligarquía- intentó practicar el exterminio sistemático de sus enemigo. Especialmente sangrante es la matanza en los barcos –prisión y en las cárceles de Guipúzcoa y Vizcaya durante la Guerra. La cifra de asesinatos cuadriplica a las víctimas del bombardeo de Guernica.

Los detenidos en Vascongadas lo fueron por su ideología. Para ello se había establecido una “Junta Calificadora Central” a fin de establecer quién era un enemigo de la patria vasca. El PNV colaboró con este sistema “soviético” . Por otro lado, la represión franquista no fue tan amarga y muchos “gudaris” pudieron reincorporarse a su vida normal. Vivieron en España durante el franquismo y no les pasó nunca nada.
 
3.-Tras la Guerra, el PNV mantuvo un ridículo “Gobierno” en el exilio de una ridícula “República de Euzkadi”. Este gobierno carteaba, sin mucho casos por parte de los destinatarios, con Churchill, Franklin o De Gaulle. El “Gobierno” de esta “República” elabora presupuestos anuales –todo montado sobre la más pura ficción- y reclamaba a las Instituciones internacionales que se reconocieran “84 naciones” de que se componía Europa.

José Antonio Aguierre, tras la Guerra, se dejó caer por Berlín buscando que la todavía triunfante Alemania nazi creara un “protectorado” nazi en Vascongadas. El intento no fructificó. Los militantes franceses del PNV quisieron montar una “División azul” contra el comunismo, en colaboración con el Ejército alemán. 

Frustrados estos intentos de supervivencia, los dirigentes del PNV se vendieron al mejor postor, esto es a los servicios de inteligencia ingleses y norteamericanos. En la CIA conocían a los militantes del PNV como “nuestros perros amigos” (“our airedales friends”). Ciertos miembros del PNV estuvieron en la nómina de la CIA y del FBI y viviendo de los fondos de los Rockefeller. Muchos nacionalistas en el exilio se convirtieron en espías infiltrados en partidos nacionalistas hispanoamericanos y tuvieron informados a los servicios de inteligencia de Estados Unidos de sus estrategias políticas.
 
4.- Otra parte cualitativamente diferente de este libro trata de los orígenes de ETA y sus vinculaciones con la Iglesia y el PNV. ETA sirvió al viejo sector empresarial vasco nacionalista para vengarse del “otro” empresariado vasco. Ni que decirse tiene que el franquismo permitió que el tejido industrial y empresarial vasco resucitara y gozara de los momentos más gloriosos de su historia. La transición ha servido para desmontar todo ese tejido y ETA ha sido el verdugo.

Aunque ETA se presentó como una luchadora contra el franquismo, su  papel principal lo realizó durante la transición, especialmente durante la transición con sus asesinatos sistemáticos de alcaldes del centro-derecha españolista o carlistas o viejos alcaldes franquistas. El PNV pensaba que el futuro Estatuto lo redactarían los alcaldes, como cuando el de la República. ETA sirvió a la estrategia del PNV aniquilando sistemáticamente a una clase política u obligándola a marchar al exilio. El final de la obra está destinado a demostrar que el PNV nunca hubiera llegado a donde ha llegado sino fuera por la cooperación inapreciable del entramado etarra.
 
Sería interminable seguir esta reseña. Lo mejor que pueden hacer es leer este libro. Verán el nacionalismo, a partir de entonces, con otros ojos.
 

Los mitos del nacionalismo vasco.
De la guerra civil a la secesión.
José Díaz Herrera
Barcelona, 2005
Planeta
887 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>