Los niños españoles hoy son más inteligentes que los de hace 30 años

Un estudio publicado recientemente en la revista científica INTELLIGENCE, de EEUU, compara las pruebas de inteligencia hechas a 275 niños españoles de…

Un estudio publicado recientemente en la revista científica INTELLIGENCE, de EEUU, compara las pruebas de inteligencia hechas a 275 niños españoles de 7 años de 1999 con los resultados de pruebas idénticas del año 1970. En aquel año, el 25% de los niños puntuaban menos de 45 en la escala de coeficiente intelectual de Pressey, es decir, eran “poco inteligentes”, mientras que en el estudio de 1999 sólo un 5% están bajo ese nivel.

 

En general, los investigadores, de universidades de Madrid y Barcelona, calculan que los niños de 7 años actuales son un 10% más inteligentes de lo que eran sus padres. No se ha producido “una generación de Einsteins”, pero se ha reducido el número de niños poco inteligentes.

 

El mérito no radica en la educación, sino que se atribuye a una mejor nutrición y atención médica. El tipo de inteligencia que se ha desarrollado es la llamada “inteligencia espacial”, que no es fácil de enseñar, mientras que la “inteligencia verbal”, la que se enseña, no se ha desarrollado tanto.

 

Comer mejor es clave

 

La mejora en la inteligencia infantil se atribuye a una mejor alimentación. Por desgracia, al crecer muchas personas, especialmente hombres, pierden los buenos hábitos alimenticios. Es interesante un estudio que acaba de publicar el JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY HEALTH a partir de los hábitos de casi 40.000 hombres estadounidenses que deberían estar concienciados por cuidar su salud, ya que más de la mitad eran dentistas, y el resto incluían veterinarios, farmacéuticos, ópticos y osteópatas. El estudio, de un equipo de la escuela de salud pública de Harvard, demuestra que los hombres comen mejor cuando están casados

 

Los viudos, por ejemplo, comen menos vegetales y beben más alcohol. Los solteros beben más bebidas azucaradas y menos verdura. Viudos y divorciados se vuelcan sobre las comidas prefabricadas, congelados para freir, etc…

Cuando los divorciados o viudos vuelven a casarse retoman hábitos de comida más saludable, comidas más regulares y equilibradas. En cambio, disminuye su actividad deportiva.

 

Los autores del estudio piensan que los cambios de salud según el status marital pueden ser más radicales en hombres de clases culturales y económicas menores, ya que este estudio se centraba en los hábitos de la clase médica. Con todo, se añaden más evidencias a algo que ya demostraban otros estudios: la gente casada tiene menos riesgo de morir prematuramente.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>