Los niños, esperanza de nuestra sociedad

El pasado domingo, 18 de noviembre, se celebró la Diada de la Germanor (Día de la Hermandad) en los templos catalanes. Mi Eucarist&iacut…

Forum Libertas

El pasado domingo, 18 de noviembre, se celebró la Diada de la Germanor (Día de la Hermandad) en los templos catalanes. Mi Eucaristía dominical tuvo lugar en la Catedral de Solsona. Asistí como un fiel más a la misa presidida por el obispo de la diócesis, monseñor Xavier Novell, anunciada y retrasada media hora en su horario habitual con motivo de la XVIII Trobada General de Pueri Cantores de Catalunya (XVIII Encuentro General de Pueri Cantores de Cataluña).

El órgano de tubos, el instrumento preferente en la liturgia, acompañó una ceremonia de duración cercana a las dos horas. Los bancos de la zona delantera (la mitad del templo) estaban ocupados por niños y niñas y por jóvenes adolescentes pertenecientes a los distintos coros de pueri cantores de Cataluña. Acudieron con sus directores/as. No de paisano sino revestidos con su indumentaria propia de cada coro de pueri cantores que tomó parte en el evento. Éste se trataba de su encuentro anual de convivencia en fin de semana. La misa, con asistencia de padres y madres, era el evento central del encuentro.

En la oración de los fieles, distintos pueri cantores leyeron las preces. La última fue la del señor obispo pidiendo por las vocaciones sacerdotales, religiosas y matrimoniales. Pidiendo también el esfuerzo monetario en bien de las personas que carecen de lo necesario.

Llegué al templo con tiempo suficiente para recoger en la entrada un ejemplar del plan pastoral diocesano. El mismo que Forum Libertas reprodujo el pasado 31 de octubre: Plan Pastoral de la diócesis de Solsona.

El canto coral infantil está muy introducido en Cataluña en corales federadas de ámbito laico. Pero también lo está en el ámbito parroquial, allí donde ha sido y es posible crear y trabajar por la existencia de coros infantiles y adolescentes que cantan los salmos, entonan aleluyas y hasta se atreven como el pasado domingo con el Ave Verum de Mozart.

En nuestra sociedad hay desigualdades y menosprecios a la infancia. En nuestra sociedad hay niños y niñas que cantan y que cantan bien, tanto en el ámbito laico –que no ateo– como en el espiritual litúrgico. Esos niños son la esperanza en nuestra sociedad.

Hazte socio

También te puede gustar