Los nuevos Adanes: El próximo plan para el Bachillerato

La aprobación por parte del gobierno de las nuevas enseñanzas de bachillerato ha abierto una nueva y justificada polémica sobre una cuestión que deber…

Forum Libertas

La aprobación por parte del gobierno de las nuevas enseñanzas de bachillerato ha abierto una nueva y justificada polémica sobre una cuestión que debería basarse en el consenso: la enseñanza. Si hay algo que esté afectando gravemente el presente y el futuro de este país es la degradación progresiva de la enseñanza secundaria y, con ella, el bachillerato.

La idea de que ahora se pueda pasar el curso de bachillerato arrastrando cuatro asignaturas y cursando algunas del segundo año, lo que conlleva, en definitiva, un bachillerato a tres años, está siendo criticada porque por una parte es vista como una forma de ocultar el fracaso escolar, y por otra, desde las organizaciones profesionales de profesores –incluso en aquellos que están de acuerdo con el nuevo enfoque- porque resulta tremendamente complicado de organizar a pie de escuela la multiplicidad de variaciones a que puede dar lugar.

En este sentido el Ministerio de Educación continúa con la añeja tradición española de legislar sin tener presente que después las leyes se han de poder aplicar. En el fondo de la cuestión laten problemas estructurales que no se resuelven de esta manera, y que forman parte de la crisis de la escuela: la liquidación de la autoridad de los profesores, la falta de cultura al esfuerzo y un largo etcétera. Y también, hay que subrayarlo, el hecho de que se haga continuar a gente que no tiene ganas y el problema que significa un bachillerato de dos años, el más corto de Europa.

Pero, no se trata solo de eso, todo y ser muy importante, también se dan otros problemas. El nuevo enfoque reduce la historia de España al siglo XIX y XX.

De las ocho partes en que está dividida esta asignatura ¡solo una está dirigida a conocer la historia anterior al siglo XIX!

No es un hecho anecdótico. De esta manera se magnifica la historia más próxima, la República, el franquismo, y desaparece toda perspectiva real del pasado, la formación de las raíces, y de una cultura específica. De esta manera también se minimiza la importancia del cristianismo hasta hacerlo desaparecer. Ahora la impresión que sacarán los estudiantes será que la Iglesia ha sido un factor de conflicto en la historia de España, porque éste es el signo de parte de los dos últimos siglos, cuanto en realidad el cristianismo ha sido el agente de la construcción cultural de este país.

Una vez más inventan sobre el vacío ¿qué sentido tiene la historia de Francia sin su Edad Media y el Renacimiento? Ninguna, muy poco, ¿Quién niega la importancia mundial de la Revolución Francesa? Nadie. A pesar de ello a ningún ministro/a de educación francés se le ha ocurrido contar la historia de Francia básicamente desde el siglo XVIII. Aquí la hacemos todavía más corta, la reducimos prácticamente al siglo XIX en adelante e ignoramos de esta manera la formación del canon cultural de España.

Es un desastre, al que se une el riesgo que corre la filosofía, el latín y el griego. Los fundamentos del pensamiento y del conocimiento clásico quedarán reducidos a escombros. La coincidencia es absoluta: para quienes gobiernan, la cosa ha empezado hace cuatro días, se consideran Adanes de una nueva civilización. Ahora solo es necesario que los expulsemos del Paraíso.

Hazte socio

También te puede gustar