Los nuevos bárbaros

bárbaros

Bárbaros, los extraños para griegos y romanos, los que no pertenecían a su civilización y que ciertamente con su triunfo destruyeron toda una cultura, que costó de rehacer a lo largo de toda la baja edad media y sus sucesivos renacimientos carolingio y otoniano. Esta visión no es del todo justa, porque “los bárbaros”, pueblos germanos y eslavos, también eran portadores de una cultura, que hibridó en las leyes y costumbres del Imperio. Pero lo cierto es que, con la destrucción de las instituciones imperiales romanas, por sí mismas ya muy degradadas, reinó un tiempo de desorden y violencia que solo la Iglesia y el recuerdo de la cultura clásica, consiguió superar. Y de ese desorden deriva otro concepto, el de barbarie como sinónimo de mentalidad destructiva, inculta y grosera.

Pero después de aquella época los barbaros de la barbaridad, volvieron en otras ocasiones, por ejemplo, con el bienio de terror en la Revolución francesa entre 1792 y 1793, con el nazismo y con el ejército soviético ocupando el este europeo, y el comunismo estalinista.

Pero hay otros bárbaros entre nosotros, tal y como lo apunta en las líneas finales de Tras la Virtud, MacIntyre:

Sin embargo, en nuestra época los bárbaros no esperan al otro lado de las fronteras, sino que llevan gobernándonos hace algún tiempo. Y nuestra falta de conciencia de ello constituye parte de nuestra difícil situación. No estamos esperando a Godot, sino a otro, sin duda muy diferente, a San Benito.

Son hijos de la generación del 68 a la que han despojado de toda idea de transformación socioeconómica y han forjado una alianza poderosa en torno a la satisfacción de los impulsos primarios de la satisfacción del deseo en aquello que es más primario, sexo, dinero y poder, contemplados no como medios al servicio de la realización humana, sino como fines de la misma, provocando así un círculo vicioso del que la sociedad cada vez muestra más impotencia para romper. Esta alianza promovida por la élite cosmopolita y globalizadora se presenta bajo el barniz progresista de la liberación de las costumbres, un concepto que da para todo, y que en realidad convierte a los trabajadores en precariado, hace ver a las mujeres que su máxima realización consiste en convertirse en fuerza de trabajo, que cabalga bajo la envoltura de la ideología de género con sus dos caballos políticos: el feminismo de género y las identidades sexuales LGBTI, transformadas en categorías políticas. La contradicción en la que vivimos no es asimilable: mientras que la dimensión religiosa se exige que sea un hecho privado, doméstico, convierten la homosexualidad en una identidad colectiva pública, que debe ser enseñada en las escuelas, junto con una llamada educación sexual en la que el embarazo es tratado como una enfermedad de trasmisión sexual más. En el dominio de lo público radica el signo de la hegemonía. Y esta tiene tres componentes: la concepción económica liberal-globalizadora apoyada por una interpretación de la escuela neoclásica, la perspectiva de género LGBTI y su particular desarrollo del feminismo, y la concepción cultural que crea el relato de todo ello basado en las emociones.

Estos nuevos bárbaros están liquidando nuestra cultura en todo lo que tenga de tradición y dimensión clásica, excepto aquella estrecha ventana que casa con sus tesis. Por eso las humanidades desaparecen de la enseñanza o quedan reducidas a caricaturas. Por eso el debate racional no existe en la universidad, convertida cada vez más en una escuela de formación profesional avanzada. Por eso en las facultades de económicas solo se enseña una visión de la economía, la que cuadra a las elites, como si fuera la única concepción posible. Por eso la universidad se convierte en una plataforma reglada de difusión de la ideología de género. No son ilustrados, aunque algunos, los más viejos, como Pinker, lo pretendan, porque carecen de humanismo, de amor por los clásicos, y censuran todo debate racional mediante la descalificación de las personas apelando con habilidad exclusivamente a las emociones.

Una de las últimas víctimas es el del respeto a la justicia. La sentencia no tiene porque estar excluida del debate racional, pero su contenido no puede quedar al albur de los gustos de la manifestación callejera promovida por la parte interesada. Cuando la justicia baja a la calle, desaparece y se transforma en ajuste de cuentas o venganza. Esto sucedió con el caso de “La Manada”. Que el delito sea repugnante, no significa que la justicia para serlo deba castigar más allá de lo que el tribunal considera hechos probados. Incluso antes de la sentencia los grupos de presión del feminismo de género se lanzaron a la calle para presionar a los jueces, que supieron actuar con independencia de las presiones, y que después, cuando la concesión de la libertad provisional después de dos años en prisión, el plazo máximo ordinario, se repitiera el mismo movimiento, para impedir su excarcelación hasta su ingreso en prisión, convirtiendo así la medida preventiva en sentencia en firme antes de agotar todo el camino que ofrece la presentación del recurso ante la instancia superior.

Las instituciones españolas están acabadas, empezando por el gobierno. Si ellas, la sociedad y los medios de comunicación, no son capaces de censurar este tipo de actuaciones callejeras, en lugar de apoyarlas como ha hecho el débil gobierno Sánchez, si cada grupo que disiente de la ley o de su aplicación persigue legitimar su oposición echando mano a la calle, a las televisiones que se apuntan al espectáculo y las redes sociales, el Estado de derecho quedara finiquitado. Ahora hay dos grupos en España que imponen esta lógica de manera continua e imparable, el independentismo catalán y el lobby del feminismo de género y LGBTI, al que por lo visto no les basta haber cambiado de manera radical la legislación española, sino que quiere supeditar toda decisión a sus prejuicios.

Si, son los nuevos bárbaros y el camino es el del desastre

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1
  2. 2

    Un artículo muy lúcido de la situación por la que estamos pasando. Si no se estudia desde la ESO la historia,que nos ha llevado a apreciar a valorar las humanidades transmitidas por nuestros antepasados, volveremos al tiempo de los barbaros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>