Los obispos brasileños denuncian las maniobras que amparan el trabajo esclavo

La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) de la Conferencia Episcopal Brasileña ha hecho pública una nota sobre el trabajo esclavo,…

La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) de la Conferencia Episcopal Brasileña ha hecho pública una nota sobre el trabajo esclavo, una verdadera lacra en este gran país, con el título “Trabajo Esclavo, un crimen que persiste”, en la que señala que ya es hora “de poner fin a esta explotación vergonzosa”.

La CPT, tras recordar que se cumplen 8 años de la masacre de Unai, en la que fueron asesinados cuatro empleados federales que investigaban las condiciones laborales en el campo, ha expresado su indignación por la demora escandalosa en la tramitación judicial de este crimen.

La comisión de los obispos lamenta los procedimientos judiciales “que van a paso de tortuga y que no dan las respuestas que espera la sociedad de modo ansioso”.

Lo mismo ocurre con el poder legislativo, señala la nota. El Senado aprobó la confiscación de las propiedades que se dedican al trabajo esclavo y su asignación para la reforma agraria. La Cámara Federal también lo aprobó, en primera votación, el 19 de agosto de 2004, a la espera de una segunda votación.

A pesar de los llamamientos y constantes apelaciones de organizaciones civiles y de varios diputados de diferentes partidos, no se ha sometido a la segunda votación que la aprobaría. La nota se pregunta: "¿La economía volverá a ponerse por encima de los derechos más básicos, como el derecho al trabajo digno y seguro?”

La CPT señala también que se ha puesto una demanda de inconstitucionalidad contra el registro de empresarios que utilizan mano de obra esclava, conocido como la Lista Sucia, que se creara en el 2004. Si se suprime, desaparecería un instrumento eficaz contra los agentes económicos y financieros envueltos en las cadenas productivas de esclavitud moderna.

“Es hora de poner fin a esta explotación vergonzosa. Como decía Santiago, en su carta: “Mirad, el salario que no habéis pagado a los obreros que segaron vuestros campos está gritando; y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos” (Santiago 5, 4).

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>