Los obispos españoles, al Gobierno: todavía esperan una respuesta de acogida a refugiados sirios

La CEE había planteado hace dos años al Ejecutivo español una propuesta para acoger a un grupo de refugiados sirios cristianos. Advierten del peligro de que “la repetición de los hechos acabara anestesiándonos” y que “la globalización de la indiferencia acabara por secarnos las lágrimas”

Diferentes voces de la Iglesia han salido al paso con declaraciones en torno a la crisis humanitaria propiciada por el éxodo masivo de inmigrantes hacia el sur de Europa proveniente fundamentalmente de Siria. Miles de personas intentan entrar cada día en Europa arriesgando su vida. En muchas ocasiones pierden su vida en el camino, como el pequeño Aylan de tres años que falleció en las costas turcas mientras intentaba alcanzar alguna isla de Grecia que se encuentran a pocos kilómetros de distancia. Esta es una de las miles de historias que se repiten cada día en las fronteras de Europa. Ante esta grave crisis migratoria los obispos españoles han animado a los países del viejo continente a actuar con “mayor generosidad en la acogida de refugiados y desplazados”. En un comunicado dado a conocer este jueves y firmado por la Comisión Episcopal de Migraciones los obispos españoles advierten del peligro de que “la repetición de los hechos acabara anestesiándonos” y que “la globalización de la indiferencia acabara por secarnos las lágrimas”. La situación que ya se califica de “verdadera catástrofe humanitaria” y que, según precisan los obispos españoles “reclama respuestas urgentes, eficaces y generosas”. Por eso han hecho un llamamiento a Europa “a cuyas puertas llaman angustiadas estas personas pidiendo refugio” para que se “implique con mayor empeño en buscar soluciones globales”. El comunicado de la Comisión de Migraciones destaca la importancia de que los gobiernos se comprometan “de manera efectiva”, pero también apelan a los ciudadanos a quienes animan a “ponerse en la piel del otro para entender qué esperanzas y deseos les mueven a dejar su tierra, su familia, los lugares conocidos; de qué situaciones busca escapar”. Los obispos también recuerdan que esperan desde hace dos años la respuesta del Gobierno a quienes pidieron desde la Conferencia Episcopal la acogida en España de un grupo de refugiados sirios. Ante la falta de respuesta, los prelados han reiterado la petición y han pedido también la comprensión y colaboración de todos los ciudadanos. “Los cristianos tenemos por razones humanitarias y evangélicas un especial deber de justicia y caridad, distintivo de nuestra condición”, precisan en el comunicado. Obispos de Europa: la debilidad del sistema de la Comunidad europea Del mismo modo, recientemente el padre Luis Okulik, secretario de la Comisión “Caritas In Veritate” del CCEE (Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas), declaró a Radio Vaticana que “estamos frente a una debilidad de todo el sistema europeo”. Okulik considera que “la tendencia de algunos gobiernos a auto-gestionar de manera muy drástica y cerrada estas emergencias crea muchas dificultades para el conjunto de los países miembros. El hecho de que los países más expuestos, porque se encuentran más cerca de las fronteras extra-europeas, tengan que sufrir el mayor peso no es un principio de respeto de los acuerdos de la Comunidad Europea”. El padre expuso de esta manera a la Radio Vaticana las situaciones más críticas frente a los prófugos y migrantes, además de comentar negativamente la propuesta de Londres de cerrar las fronteras incluso a los ciudadanos europeos. “Del encuentro extraordinario sobre la inmigración, en programa para el 14 de septiembre -añadió Okulik-, espero que se comprenda con cierta celeridad la necesidad de modificar algunas de las normativas europeas relacionadas con los flujos migratorios: en sustancia los Acuerdos de Dublín (porque han frenado en los hechos a algunos Estados a la hora de tomar decisiones relacionadas con la acogida de los migrantes en los últimos tiempos)”. “Pero espero, sobre todo -concluyó el representante del CCEE- que Europa tenga una mirada de conjunto sobre la realidad que estamos viviendo, cosa que la Iglesia católica siempre ha hecho gracias a su carácter universal. Creo que esto, sinceramente, podría dar un alcance mayor a las resoluciones que siempre deben partir del respeto de la dignidad de cada persona. De lo contrario, la UE no logrará mantenerse en pie como un faro de civilización”.

Hazte socio

También te puede gustar