Los obispos de Getafe y Alcalá contra la Ley LGTBI, sorprende el silencio del de Madrid

Los prelados publican unas reflexiones pastorales sobre la “Ley de identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid” que privilegia a este colectivo por encima de otros marginados

El obispo de Getafe, monseñor Joaquín Mª López de Andújar, su obispo auxiliar, monseñor José Rico, y el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig, han hecho públicas unas reflexiones pastorales sobre la “Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid” aprobada el pasado día 17 de marzo.

Los obispos consideran que la aprobación de esta ley es un hecho grave y afirman que “se trata, en su esencia, de una ley injusta y, por tanto, a nadie obliga en conciencia”.

En el Artículo 4 de la mencionada ley, titulado Reconocimiento del derecho a la identidad de género libremente manifestada, leemos lo siguiente: “Toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, género y su orientación sexual”. Los obispos consideran que este “supuesto derecho” es una expresión ideológica del legislador que choca frontalmente con la antropología cristiana que ha dado sustento y soporte a lo que se ha venido en llamar civilización cristiana u occidental. Como bien nos recordaba Benedicto XVI en su Carta Encíclica Caritas in veritate, “hoy es preciso afirmar que la cuestión social se ha convertido radicalmente en una cuestión antropológica” (n. 75).

El concepto de libertad que maneja el legislador cuando se refiere a la “identidad de género libremente manifestada” (Art. 4) es también, según explican los obispos, un concepto ideológico que no responde a la experiencia humana. Se trata de un concepto individualista de la libertad desvinculado del ser de la persona y de su naturaleza específica: la persona es un ser creado por la infinita sabiduría de Dios y la libertad está enraizada en el propio ser “dado”. Nadie se crea a sí mismo, sino que recibe el ser. La libertad no crea el ser, sino que es el camino para su perfección. Esto es lo que llamamos el bien de la persona según la propia naturaleza.

El propio Papa Francisco en la Encíclica Laudato Si’ (n. 155) enseña: “La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda “cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma”“.

1435866160_137712_1435866797_noticia_normal

Además de estas cuestiones fundamentales, los obispos desarrollan los siguientes epígrafes: ciencia y técnica con conciencia, la ideología de género y sus derivados, nihilismo posthumano, todo está relacionado, derivación en el campo educativo y sanitario, derecho de los niños y de los padres, libertad religiosa, emergencia cívica de los católicos y una conclusión.

Así mismo, los obispos de Alcalá de Henares y Getafe recuerdan, particularmente, el siguiente texto del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios: “No se puede violar la integridad física de una persona para el tratamiento de un mal de origen psíquico o espiritual. En estas circunstancias no se presentan órganos enfermos o funcionando mal; así que su manipulación médico-quirúrgica es una alteración arbitraria de la integridad física de la persona. No es lícito sacrificar al todo, mutilándolo, modificándolo o extirpándole una parte que no se relaciona patológicamente con el todo. Es por esto que no se puede correctamente asumir el principio de totalidad como criterio de legitimación de la esterilización antiprocreativa, del aborto terapéutico y la medicina y c

El silencio del arzobispo de Madrid

Al mismo tiempo que se hacía pública esta nota de los obispos de Getafe y Alcalá, llamaba la atención el silencio ante el mismo hecho del arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro. Precisamente, el prelado es el que asume la responsabilidad de la Iglesia en la ciudad donde se ha tomado la iniciativa política de esta ley.

Es de suponer que quizás en los próximos días el Arzobispado de Madrid manifiesta su postura ante esta ley LGTBI que privilegia a un colectivo por encima de los otros. Cabe reflexionar, en ese sentido, sobre la necesidad de que este tipo de leyes –en Cataluña se aprobó una similar en la anterior legislatura- se conviertan en leyes contra la discriminación en general y no en favor de una parte de la población.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    Esos son los obispos católicos que necesitamos los laicos, quienes tenemos que batallar en este mundo anticristiano. Mis oraciones por los tres. Y Dios quisiera que hubiera muchos como ellos y que no solamente habla Osoro sino también y en primer lugar, el Obispo de Roma.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>