Los obispos piden a los políticos católicos de todos los partidos que voten “no” al matrimonio gay

La Conferencia Episcopal Española hizo pública, el martes 20 de julio, una nota de su Comité Ejecutivo en la que pide a todos los católicos, y en espe…

Forum Libertas

La Conferencia Episcopal Española hizo pública, el martes 20 de julio, una nota de su Comité Ejecutivo en la que pide a todos los católicos, y en especial a los políticos de todos los partidos con su voto parlamentario, que se opongan a cualquier texto que legalice el matrimonio homosexual, que implica automáticamente la adopción. El escrito, titulado En favor del verdadero matrimonio, enmarca sus reflexiones en la reciente aprobación, en el Congreso de los Diputados (29 de junio), de una proposición no de ley que insta al Gobierno a equiparar al matrimonio civil las uniones entre personas del mismo sexo, así como en las anunciadas intenciones gubernamentales de aprobar la iniciativa mediante proyecto de ley presentado desde el Ministerio de Justicia. En el segundo párrafo, y antes de asegurar que “el matrimonio no puede ser contraído más que por personas de diverso sexo”, los prelados recuerdan que gays y lesbianas “están dotados de la dignidad inalienable que corresponde a cada ser humano”, y califica de inaceptable “que se les menosprecie, maltrate o discrimine”. En esta línea, animan a los católicos “a respetarles y acogerles como corresponde a una caridad verdadera y coherente”.

Esta nota comenta, por otro lado, que “el Estado no puede reconocer este derecho inexistente (al matrimonio entre homosexuales), a no ser que actúe de un modo arbitrario que excede sus capacidades y que dañará, sin duda muy seriamente, el bien común”. A continuación, entre las “razones antropológicas, sociales y jurídicas”, los obispos exponen varios argumentos concretos. Por ejemplo, recuerdan que “los significados unitivo y procreativo de la sexualidad humana se fundamentan en la realidad antropológica de la diferencia sexual y de la vocación al amor que nace de ella, abierta a la fecundidad”. En otra reflexión destacada, la nota afirma que “la figura del padre y la madre es fundamental para la neta identificación sexual de la persona”.

Ante el argumento de acabar con la supuesta discriminación, utilizado por los partidarios del matrimonio entre gays o lesbianas, la Conferencia Episcopal recuerda que impedirlo “no supone discriminación alguna. En cambio, sí sería injusto y discriminatorio que el verdadero matrimonio fuera tratado igual que la unión de personas del mismo sexo”. Y sobre las razones de tipo jurídico para justificarlo, los obispos afirman que “lo justo es que (las parejas del mismo sexo) acudan al derecho común para obtener la tutela de situaciones jurídicas de interés recíproco”.

Los dos pasos siguientes: la educación y la vía penal

Las reflexiones de la Conferencia Episcopal Española ponen sobre la mesa, al referirse a la inminente legalización del matrimonio homosexual, un problema grave que, como también recuerda la última declaración de E-Cristians, supone “una ruptura antropológica”. Pero el verdadero problema no está en la simple entrada en vigor de la reforma del Código Civil que lo permita, sino en lo que vendrá después: la inclusión de la educación homosexual en la escuela (como ya declararon las organizaciones de gays y lesbianas en su última fiesta anual a finales de junio) y, después de esto, la conversión de la crítica al colectivo homosexual en delito penal.

Sobre la educación que contemple la orientación gay y lesbiana, la Comisión de Cultura del Parlamento de Cataluña ya aprobó, concretamente el 20 de febrero de 2003, una proposición no de ley presentada por el grupo socialista que encargó al Gobierno catalán (todavía de Convergencia i Unió) establecer la obligatoriedad de dar a conocer la homosexualidad en las escuelas. El texto tuvo el visto bueno de la cámara con la abstención del Partido Popular y el voto favorable del resto de los grupos: Convergència i Unió y Partido Socialista (PSC), que habían pactado la aprobación, y también Esquerra Republicana (ERC) e Iniciativa-Verds (IC-V). Se trata de una iniciativa que pide introducir en los currículos escolares “el conocimiento de la diversidad de orientaciones sexuales” entendida como “un requisito exigible para su homologación por el Departamento de Enseñanza”. También se exige “garantizar la existencia de todas las opciones sexuales en el material de las bibliotecas y de los centros escolares”, y se plantea la necesidad de formar al profesorado “en el descubrimiento y tratamiento de cualquiera de las opciones sexuales” de los menores.

Y en cuanto al siguiente paso, el de convertir en delito penal la crítica al colectivo homosexual, tenemos otro ejemplo aún más reciente, del cual ya se hizo eco ForumLibertas.com recientemente. Es lo que le pasó al pastor pentecostal Ake Green, que fue condenado a un mes de cárcel en Suecia por haber calificado la orientación gay o lesbiana de “anormal” y de “horrible tumor canceroso en el cuerpo de la sociedad”. Lo había hecho en un sermón religiosos, sin insultar a las personas y basándose en la primera carta de San Pablo a los Corintios (1 Co 6, 9), que dice esto: “Los homosexuales no heredarán el Reino de Dios”. Este hecho es sólo uno de los cada vez más numerosos casos de denuncia por “incitar al odio”, como si fuese racismo, que se están produciendo en el mundo. Basta discrepar con el pensamiento homosexualista para ser denunciado.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar