Los otros turismos de España: reproductivo, sexual, de borrachera y de aborto

“Los europeos acuden a clínicas españolas para someterse a técnicas de fertilidad” porque su legislación “es más permisiva que la europea”, advierte un experto. Los macroburdeles, el Saloufest o las clínicas abortistas, otros ejemplos de una no deseable “marca España”

El turismo reproductivo crece en España, como lo hace también el sexual, el de borrachera, y el del aborto El turismo reproductivo crece en España, como lo hace también el sexual, el de borrachera, y el del aborto

España, que el año pasado cerró con un récord de más de 75 millones de turistas y este verano tendrá un 9% más de visitantes extranjeros, según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, es el mejor país del mundo para hacer turismo en 2017. Esas son las conclusiones del informe bianual del World Economic Forum (Foro Económico Mundial), donde se exponen los lugares del mundo más acogedores para los turistas.

Sin embargo, tras esas alentadoras estadísticas, hay una serie de zonas oscuras que no llaman precisamente al optimismo. Son los otros turismos: el turismo reproductivo, el sexual o de la prostitución, el de borrachera y el del aborto.

Tienen que ver con las extranjeras que viajan a España para acudir a clínicas especializadas en distintas técnicas de fertilidad y reproducción asistida, en la que este país es líder europeo; con los miles de desplazamientos al año que clientes de la prostitución hacen para visitar los macroburdeles que abundan en zonas como el norte de Cataluña, líder europea en el comercio del sexo; con el turismo de jóvenes que solo buscan sexo y botellón en eventos como el Saloufest; o con el negocio del aborto, que sitúa a España como destino elegido por ciudadanas europeas gracias a su laxa legislación.

En España está prohibido pagar por donar óvulos, así que se paga una "compensación" de alrededor de más de mil euros

En España está prohibido pagar por donar óvulos, así que se paga una “compensación” de más de mil euros

“España, un país de turismo reproductivo”

“En el extranjero lo que se dice, en el ámbito del Derecho y la Bioética, es que España se ha convertido en un país de turismo reproductivo. Se ha convertido en eso, sí”. Quien así se manifiesta es el catedrático Romeo Casabona, miembro del Comité de Bioética de España.

Casabona afirma que esto se debe a que la legislación española “es más permisiva que la legislación europea. Incluso vienen personas a tratarse de fuera de España” en clínicas españolas para someterse a distintas técnicas de fertilidad como la ovodonación.

De hecho, según el último registro nacional, de los cerca de 100.000 ciclos realizados en 2014, 12.240 fueron de pacientes extranjeras. Según la doctora Rocío Núñez Calonge, “hay centros de reproducción asistida donde más del 90% de las pacientes son extranjeras. Sobre todo en la costa”.

Además, alrededor de la ovodonación hay más un interés crematístico que altruista. “Sí, te pagan, pero no te pagan por donar óvulos. Te pagan por las molestias. Porque en España está prohibido pagar por donar óvulos y es una compensación. Y dije, aparte de que ayudas a personas, también ganas algo para ti que lo necesitas”, afirma un testimonio en un artículo publicado el pasado domingo, 9 de julio, en el diario El País.

¿Una compensación? ¿Se puede considerar solo una compensación los más de mil euros que ofrecen a la donante en cada sesión de donación? Además, “luego ya recomendé a más amigas mías que también fueron. Aparte a las donantes de allí les dan 150 euros por cada persona que vaya si al final las aceptan”, agrega.

En ese sentido, Núñez Calonge habla de las dificultades de encontrar donantes sin dinero a cambio: “tanto la parte conservadora como la parte feminista coinciden en que la donación es una explotación. Hicimos el año pasado una campaña en una universidad y cero. Nada. Es que hasta te arrancan los carteles”.

Agustín Ballesteros, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad, agrega que la ovodonación “puede suponer un 20% de los ciclos de reproducción asistida que se hacen en España. Estamos en situación crítica en cuanto a la edad a la que se buscan embarazos”, que cada vez es más avanzada.

Y luego está la cosificación del neonato: para el testimonio al que nos hemos referido, “si hay niños por ahí, como dice la gente, que tienen tu cara me da igual. Ni los he parido yo, ni los he criado yo, ni los quiero”.

El turismo sexual a los macroprostíbulos denigra a la mujer

El turismo sexual en busca de macroprostíbulos denigra a la mujer

Los macroprostíbulos, atracción para el turismo sexual

Otra de las zonas oscuras del turismo en España tiene que ver con el turismo sexual, que se desplaza hacia España, sobre todo en la zona norte de Cataluña, líder de macroburdeles en Europa, en busca de sexo fácil con jóvenes prostitutas de todos los colores, algo que ya en 2005 provocaba el malestar de entidades vecinales próximas a algunos de los macroprostíbulos.

Sin embargo, a pesar de ello, en ocasiones es la propia justicia la que, en el marco de una legislación ambigua, en el que la prostitución sigue en un ‘limbo’ legal, da el visto bueno a este tipo de actividades, como en el reciente caso de dos macroprostíbulos en Mataró (Cataluña), a los que el Tribunal Supremo ha autorizado recientemente su implantación.

El Saloufest, el paradigma del turismo de borrachera en España

El Saloufest, el paradigma del turismo de borrachera en España

Turismo de borrachera, el Saloufest como estandarte

España también es escogida como destino turístico de borrachera por un gran número de jóvenes visitantes extranjeros para los que, las agencias de viajes, programan desplazamientos garantizando sexo y botellón, el principal reclamo del Saloufest con sus ‘Epic Nights’ para jóvenes ingleses.

La empresa ‘I love tour’ es la encargada de ofrecer a cerca de 7.000 estudiantes un mes de sol y playa, descontrol con noches eternas sin dormir y fiesta que califican de “excelentes” mientras desde el Ayuntamiento de Salou se lamentaban el año pasado de que ese evento “es privado y no lo podemos prohibir”, decía su alcalde, Pere Granados.

Por su parte, la vicepresidenta de la asociación de vecinos del Cap Salou, Josepa Loos, argumentaba que la aportación que supone acoger este evento “son millones”. “No podemos escupir el dinero”, se justificaba.

El 'caso Morín', un ejemplo de cómo las europeas hacen turismo del aborto en España

El ‘caso Morín’, un ejemplo de cómo las europeas hacen turismo del aborto en España

El aborto para extranjeras, otro efecto llamada

Una zona aún más oscura del turismo en España es la que atrae a muchas ciudadanas europeas hacia España para poder abortar, dado que la legislación en este país es suficientemente laxa en comparación con sus países de origen.

De hecho, hay webs donde se informa sobre el aborto para extranjeras en España, tras la última reforma de la Ley del Aborto, que entró en vigor el 5 de julio de 2010 y que apuesta por el aborto libre.

Ya con la anterior ley de supuestos, en referencia al tercero de ellos, el de riesgo físico o psíquico para la madre, se producía un coladero de abortos, y así lo admitía en 2009 el propio Consejo de Estado en un informe.

Se trata de “una regulación que ha hecho de España un paraíso del ‘turismo abortista’ y el lugar donde más crece el número de abortos en la Unión Europea”, afirmaba el informe.

Tras la nueva ley, no se ha realizado un control de las clínicas abortistas lo cual ya es un ejemplo relevante de la falta de intención de realizar una verdadera aplicación de la norma. Son las propias clínicas las que sin ningún control facilitan los datos a las administraciones, lo que convierte el negocio del aborto el algo más que dudoso, como se demostró con el caso del doctor Morín.

En junio del año pasado, la justicia condenó al doctor Morín a 5 años y medio de prisión por 11 abortos ilegales, aunque por diferentes atenuantes la condena quedó reducida a un año y medio. Además, ese caso demostró que, gracias a la legislación española, este país era el destino elegido por las ciudadanas europeas para realizar abortos.

En ese sentido, vale la pena  recordar el contenido de las cámaras ocultas que llevaron a Morín a juicio. Todo empezó precisamente en 2004 con un reportaje del dominical inglés The Sunday Telegraph sobre las clínicas de este doctor abortista, en el que una periodista embarazada acudía supuestamente para informarse sobre la posibilidad de abortar.

Posteriormente, en 2006, una cinta de la televisión pública danesa se hizo aún más famosa y se emitió en el país nórdico y en televisión pública francesa, mientras se silenció en España.

En este otro documental se mostraba amplia información, contexto, declaraciones de expertos, entre otras cuestiones; pero lo realmente valioso eran los diálogos en inglés grabados “a escondidas” por los periodistas con el doctor Morín.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>